Libros Recomendados

Militares

Un JEMAD solvente, crítico con el modelo profesional de las FAS

(…) La realidad histórica es que el teniente general Rodrigo, en su condición de JEMAD, fue un crítico plausible de la escalada electoralista desatada a propósito de las elecciones legislativas del 3 de marzo de 1996, que llevaron por primera vez a José María Aznar a la Presidencia del Gobierno. En su programa electoral, el PP alimentó el desmantelamiento del modelo de Defensa Nacional vigente (mixto con soldados de reemplazo y creciente incorporación de voluntarios profesionales), encontrándose con la razonable oposición del PSOE, entonces todavía en el Gobierno, apoyado decididamente por la cúpula militar…

 

Un curioso ideólogo militar “pacifista” e indolente

canohevia2(...) Su perfil de ideólogo militar “pacifista” quedó evidenciado en varias de sus comparecencias públicas. En un debate celebrado el 21 de junio de 1988 sobre la temática “Europa entre la amenaza y el desarme”, organizado conjuntamente por el Club Diálogos para la Democracia y el Instituto Ciencia y Sociedad, propuso un “desarme de los corazones como medio eficaz para alcanzar la paz”, denunciando también entonces el fracaso de la generación que dirigía el mundo, “que posiblemente comete un error al hablar sólo de armas, porque llevar las cosas sólo a ese terreno ha conducido a la escalada de armamento”. El 21 de octubre de 1988, durante su participación en el “Seminario de Investigación para la Paz” celebrado en Zaragoza, el teniente general Cano Hevia se definió efectivamente como “un pacifista convencido”. Sin embargo, hablando a continuación de la industria del armamento, sostuvo de forma ciertamente incoherente que “si en USA desapareciera esta clase de industria, el dinero que se dedicaba a ella no podría ser destinado para ayudar a los países subdesarrollados, ya que se provocaría una hecatombe económica”...

El agente del CESID que se enfrentó al terrorismo de Estado

perote11En su libro “Confesiones de Perote”, publicado en 1999 antes de que se repitiera su procesamiento por escuchas ilegales, junto a comentarios en efecto positivos sobre el funcionamiento del CESID, también evidenció con informaciones inéditas la desafortunada deriva por la que navegaban los Servicios de Inteligencia, que en algunos aspectos concretos fue realmente escandalosa, con el consiguiente disgusto del establishment político empeñado en su persecución judicial. En ese contexto, destacan hasta alcanzar un gran valor histórico todos los datos relativos a las implicaciones directas del CESID y de alguno de sus miembros más significados en el golpe del 23-F, con algunas descripciones tan expresivas como esta: “¿Armada inocente? Los capitanes Camacho, Rubio y Carranza [se refiere a Carlos Guerrero Carranza], así como el sargento Rando, no daban crédito a sus oídos. Haber descubierto y denunciado la implicación del general les ponía en una situación difícil, incluso kafkiana. Les había convertido en una especie de mosqueteros de la democracia a las ordenes directas de Richelieu”.

Una notable carrera militar amparada en las sombras del 23-F

(...) El 25 de abril de 1981, con el escándalo del 23-F bien vivo, sustituyó al comandante José Luis Cortina al frente de la AOME (Agrupación Operativa de Medios Especiales), unidad que había prestado apoyo técnico y logístico a los asaltantes del Congreso de los Diputados. En aquellos difíciles momentos, su principal labor consistió en “barrer” cualquier pista o sospecha que evidenciara las connotaciones golpistas del propio CESID, entonces bajo la supervisión directa del controvertido Javier Calderón, que era su secretario general técnico...

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue