Libros Recomendados

Militares

Un buen gestor del SECED, discreto y eficaz

El propio SECED facilitaría, incluso, el pasaporte correspondiente a varios de los asistentes, incluido el propio Felipe González, entonces conocido como “Isidoro”, que allí fue elegido secretario general de la organización socialista “renovada”, sin detener a ninguno de ellos al regresar a España. Los oficiales del SECED que mantuvieron desde entonces contacto con los nuevos dirigentes socialistas, entre ellos José Faura, Andrés Cassinello, Manuel De la Pascua o el propio García Mauriño, sólo fueron los interlocutores circunstanciales dentro de un plan de gran alcance político imputable de forma directa al comandante Valverde, a pesar de que los dos primeros se encargaran de capitalizar aquella oportunidad de forma sobrada con los futuros gobiernos socialistas.

El brazo “cristiano-falangista” de la milicia franquista

(...) En 1979 fue promovido a general de brigada, accediendo en julio de ese mismo año a la dirección de la Academia General Militar con la oposición de gran parte del generalato, destino en el que pretendió introducir de forma infructuosa algunas reformas mal vistas por sus compañeros de armas.  En él vivió los sucesos del 23-F haciendo gala de un excesivo celo democrático. De hecho, tras desobedecer las órdenes del capitán general de la V Región Militar, Antonio Elicegui, sobre la disposición de la tropa bajo su mando, llegó incluso a acusarle de golpista ante el propio rey Juan Carlos (por supuesto de forma velada), cuando aquél ya estaba en plena sintonía con Su Majestad....

luis_alejandre_sintes_miniaturaUn JEME solvente, víctima de la traición y el caciquismo ministerial

 (...) Luis Alejandre fue cesado como JEME por el nuevo ministro de Defensa, el socialista José Bono, el 26 de junio de 2004, tras una trama aparentemente vinculada a presiones políticas catalanas nacidas por su oposición a desalojar las instalaciones militares del Castillo de Montjuic, iniciada cuando se encontraba al frente de la Región Militar Pirenaica. Sin embargo, la realidad es que su destitución, sobrevenida cuando incluso era el candidato previsto como nuevo Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) a tenor de los turnos rotatorios establecidos al efecto entre los tres ejércitos, fue consecuencia de un auténtico contubernio de intereses personales generado en el aparato político-militar del Ministerio de Defensa, dominado por el almirante Francisco Torrente...

La cabeza de turco contra el reformismo militar democrático

(...) La realidad es que, debido a su justa fama de militar aperturista, Manuel Díez-Alegría también fue el candidato “tapado” de la UMD para liderar la reconversión del régimen franquista dentro de las Fuerzas Armadas y ocupar, al menos, una vicepresidencia en el hipotético nuevo “gobierno democratizado” que este movimiento hubiera podido auspiciar. Como manifestó el propio general Gutiérrez Mellado, y según recogió su biógrafo Fernando Puell en la obra “Gutiérrez Mellado, un militar del siglo xx: 1912-1995” (Editorial Biblioteca Nueva, 1997), aquel cese de Díez-Alegría se debió, sobre todo, a que Franco “llegó a convencerse de que era una especie de Spínola español”...

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue