Brasil y Francia han manifestado su interés de mantener y profundizar la cooperación en materia de defensa, con la participación conjunta en el seguimiento de las transferencias de tecnología en beneficio de la industria sectorial de ambos países. El anuncio se realizó el jueves 13 de diciembre en París, mediante una declaración conjunta emitida después de la reunión que sostuvieron la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el presidente de la República Francesa, François Hollande.

“Los presidentes de Brasil y Francia comunican con satisfacción el amplio alcance de la calidad y la densidad de la cooperación bilateral en materia de defensa. La participación de Brasil en las consultas para la elaboración del Libro Blanco sobre Defensa y Seguridad Nacional francesa demuestra el alto nivel de confianza establecido entre Brasil y Francia en los últimos años”, se afirmaba en el comunicado emitido por el ministerio francés de Asuntos Exteriores.

Brasil está desarrollando con Francia uno de sus más grandes proyectos de modernización de medios militares operativos: el Programa de Desarrollo de Submarinos (PROSUB), que incluye la construcción de cuatro submarinos diesel-eléctricos y la fabricación de un submarino avanzado con tecnología de propulsión nuclear. “Basado en la exitosa implementación de los programas en curso, los presidentes recuerdan el interés común de la cooperación entre los dos países, porque ambos son comparables y complementarios en muchos aspectos, industrial y tecnológico, así como en su concepción de los temas estratégicos y su búsqueda de la autonomía”, matiza el texto difundido.

Según dicho documento, la cooperación franco-brasileña se produce en los sectores de la aeronáutica, naval, terrestre y del espacio. Corresponderá a los ministros de Defensa de ambos países la formulación de nuevas propuestas de cooperación en estas áreas.

En el comunicado conjunto también se destaca el deseo de Brasil y Francia de profundizar en  la relación entre las Fuerzas Armadas de los dos países, a través de reuniones enmarcadas en los planes de cooperación de los funcionarios y en los programas de colaboración bilateral: “El objetivo principal es mejorar la interoperabilidad de las fuerzas, la profundización de los intercambios en materia de doctrina, organización y desarrollo de la formación para la defensa”.

Por último, el documento menciona la intención de los dos países de elevar el nivel de la cooperación operativa en la frontera de la Guayana Francesa, promover y facilitar la participación en operaciones conjuntas bajo mandato de la ONU (como ocurre en Haití) e incrementar las actividades en las áreas de interés común en el Atlántico Sur y el Caribe, así como en África Occidental y el Golfo de Guinea. Además de la cooperación en materia de defensa, en la declaración se señala también la voluntad de fortalecer la cooperación política, promover el aumento del comercio bilateral, apoyar la cooperación en los campos de la ciencia, la tecnología, la innovación y  explorar las oportunidades para establecer asociaciones industriales.