Los ministros de Defensa de Kazajstán y Rusia, Adilbek Dzhaksibekov y Serguei Shoigu han firmado un acuerdo sobre la creación del sistema regional unificado de defensa antiaérea, según han informado fuentes del departamento militar kazajo.

Las fuentes han añadido que, “con la firma del documento culminan las conversaciones entre Dzhaksibekov y Shoigu, quien cumple su primera visita oficial a Kazajstán”. Y además, agregaron que la entrada en vigor del acuerdo “permitirá proporcionar seguridad en el espacio aéreo de Kazajstán y en la zona fronteriza de Rusia”.

Hasta la fecha Rusia contaba con la firma de un acuerdo similar sólo con Bielorrusia. Aunque los preparativos para crear el sistema de defensa antiaérea conjunto con Armenia están en desarrollo. Y es más que previsible que Uzbekistán y Tayikistán pasen a formar parte del sistema unificado.

Con anterioridad a la fecha, el jefe de la defensa antiaérea de Kazajstán, Nurzhán Mukanov, manifestó que Astaná espera recibir los sistemas rusos S-300 ya el año en curso. Según la parte kazaja, Rusia suministrará esta arma a fondo perdido.

Efectúa un seguimiento simultáneo de 6 blancos y dispara 12 cohetes a la vez

El S-300 (SA-10 Grumble, según designación de la OTAN), es un sistema antiaéreo diseñado para proteger instalaciones militares y centros industriales y de mando de los ataques masivos desde el aire y el espacio. Es capaz de destruir todo tipo de aviones, cohetes balísticos y de crucero y, teóricamente, puede atacar objetivos terrestres. Entró en servicio operacional en el Ejército de la URSS en 1979. La versión básica del S-300 incluye un radar multifuncional, rampa de lanzamiento móvil y medios de localización de objetivos y guiado.

Está provisto de misiles de combustible sólido de una etapa que alcanzan una velocidad máxima superior a 2.000 metros/segundo. Tienen un alcance: de 3 a 150 kilómetros, y una altitud de destrucción de blancos de 20 metros a 30 kilómetros.

El sistema S-300 es capaz de efectuar el seguimiento simultáneo de 6 blancos y disparar contra ellos hasta 12 cohetes a la vez. Transportado en camiones, el sistema necesita 5 minutos para ponerse en posición de ataque.