Los pescadores de La Línea volvieron a ser interceptados por la “Policía” de Gibraltar cuando estaban faenando en las aguas que rodean el Peñón, según informó a Efe el presidente de la Cofradía de Pescadores de La Línea, Leoncio Fernández. Según explicó, sobre las nueve de la mañana del miércoles, cuando unos seis marisqueros de La Línea habían ido a faenar a las aguas que rodean el Peñón, se acercó una embarcación de la denominada Policía de Gibraltar para conminarles a que se fueran del lugar.

Inmediatamente, según el presidente de la Cofradía, la Guardia Civil acudió al lugar para proteger a los pescadores, tras lo que la lancha de la Policía gibraltareña se retiró de la zona.

"Esto pasa todos los días, hasta que algún día pase algo grave", afirmó Leoncio Fernández, tras asegurar que los pescadores de la zona, en su mayoría pequeños marisqueros, no le ven "el fin" al conflicto y que, a pesar de ello, no cejarán en su empeño de pescar "donde se ha pescado toda la vida y donde se va a seguir pescando".

De hecho, hay que recordar que estos episodios han provocado importantes conflictos diplomáticos, con la intervención de representantes de los gobiernos español y británico. También, desde el Peñón, sus mandatarios llegaron a imponer una prohibición a los pescadores de la zona. Fabian Picardo rompió en marzo de 2012 un acuerdo de 1999 que permitía faenar a los pesqueros de La Línea y Algeciras en las aguas que rodean Gibraltar. La prohibición sigue en vigor, pendiente de un informe de expertos, pero los pesqueros siguen yendo a esas aguas escoltados por la Guardia Civil. El Peñón alega como excusa que no se pueden utilizar determinadas artes de pesca.

Por otro lado, los gibraltareños parecen tener ganas de conflicto. La gasolinera flotante Aeolos (85.000 tons) ha fondeado enfrente del Istmo, casi alineado con la playa de Levante de La Línea, mientras que un buque de prospección geológica usado para detectar yacimientos de gas ha navegado a unas tres millas de la costa española en el mediodía y primera hora de la tarde del jueves.

¿Provocación para buscar una reacción española que pueda ser presentada como agresiva o contraria a la libertad de navegación? Todo es posible en la narcocolonia.