Libros Recomendados

El “Juan Carlos I” (L-61), catalogado como Buque de Proyección Estratégica (BPE) y también como “buque multipropósito”, es en realidad un moderno “buque de asalto anfibio” abanderado por la Armada española. Su ingeniería y configuración es similar a los LHDWasp estadounidense y cuando en el año 2013 se encuentre en pleno servicio operativo será el mayor buque del que haya dispuesto la Fuerza Naval en toda su historia y el primero en utilizar una versión de propulsión diésel-eléctrica de larga autonomía.] (Landing Helicopter Dock) de la Clase

El diseño fue aprobado en septiembre de 2003 y se comenzó a construir el 20 de mayo de 2005. Fue botado por Navantia el 10 de marzo de 2008 y dado de alta en la Lista Oficial de Buques de la Armada, pasando a situación de disponibilidad o “tercera situación”, el día 30 de septiembre de 2010. El pasado 2 de mayo partió de la Base Naval de Rota (Cádiz) para realizar un crucero de “resistencia y adiestramiento” prolongado hasta el 11 de junio, con una escala estratégica en Estambul (Turquía) para apoyar la acción comercial de Navantia ante la Armada turca.

[] []Su incorporación a la Armada se encuadra en el marco arbitrario de un plan presupuestario y de modernización de las Fuerzas Armadas, que prima sobre todo los intereses de nuestros aliados y el esnobismo en la asunción de compromisos internacionales por encima del rango político de España. Una constante que se arrastra desde hace más de 30 años, cuando se inició el flaco empeño de disponer de una flota oceánica y “ofensiva”, incoherente con nuestra dimensión real como país y con escasa afección a sus intereses estratégicos y a las necesidades reales de la defensa nacional.

Como plataforma de carácter polivalente, el "Juan Carlos I" (L-61) desempeñará un papel relevante en la flota de la Armada, permitiendo la proyección de fuerzas de Infantería de Marina y del Ejército de Tierra, conforme a sus elementos y formas propias de acción, y sirviendo, además, como plataforma para los sistemas aéreos embarcados, de ataque y autoprotección. En la terminología oficial, su adaptabilidad combina cuatro configuraciones básicas diferentes que, en realidad, son las que subyacen en su genuina función de transporte de tropas y desembarco anfibio:

  • Vector de proyección de Fuerzas de Infantería de Marina
  • Vector de proyección de Fuerzas del Ejército de Tierra
  • Plataforma eventual para la aviación embarcada
  • Operaciones no bélicas

Sin embargo, en principio no contempla la capacidad hospitalaria de 600 camas y seis quirófanos de los LHP estadounidenses de la Clase Wasp, de referencia.

Capacidad aérea

Dispone de una cubierta de vuelo corrida de popa a proa de 202,3 metros de eslora y 32 de manga, con un ski-jump a babor de 12º de pendiente que permite las operaciones de aviones VSTOL del tipo AV-8S y JSF. Su apontaje incluye:

La capacidad aérea del buque permite transportar hasta 30 aeronaves] entre helicópteros NH-90 y CH-47 “Chinook”, o 10 aparatos F35B o “Harrier” cuando actúe con perfil de misión de portaviones, en los periodos en el que el “Príncipe de Asturias “(R-11) no esté operativo.

La cubierta dispone de espacio suficiente para que cuatro helicópteros tipo “Chinook” puedan efectuar operaciones de toma y despegue a un mismo tiempo.

Capacidad anfibia

El LHD dispone de un dique inundable de 69,3 m de eslora y 16,8 m de manga, con capacidad para alojar 4 transportes de desembarco anfibio LCM-1E y otras 4 unidades "Supercat” o un “hovercraft" LCAC (Landing Craft Air Cushion). Puede transportar unidades “Supercat” adicionales en el dique (sobre las LCM-1E) y/o en el garaje de vehículos, así como material pesado en detrimento de la capacidad de carga de vehículos.

Misiones humanitarias

De forma oportunista, la adscripción simultánea de este buque a “misiones humanitarias”, pretende encubrir de forma gratuita su naturaleza militar “ofensiva”, con supuestos que llegan a una eventual utilización como centro de coordinación de autoridades civiles en situación de catástrofe. Función que, en todo caso, podrían desarrollar en mejores condiciones otros buques sin sistemas de guerra a bordo (hospitales flotantes, plataformas de apoyo logístico, mercantes...).

En su adaptación a ese tipo de misiones, el “Juan Carlos I” también podría albergar hasta 1.000 personas civiles ajenas a su plena dotación. A esos efectos, dispone igualmente de plantas potabilizadoras de agua de mar por ósmosis inversa, con una capacidad de suministro para un total de 5.000 personas, y cuenta con un generador de electricidad cuya potencia permite un eventual suministro a pequeñas zonas urbanas. Además, el buque puede transportar y desembarcar hasta 170 vehículos y 50 contenedores en puertos que no dispongan de infraestructura normalizada completa.

Sistemas de combate y de mando y control

  • Sistema de Apoyo al Mando del Buque CMS (Red Táctica y de Combate)
  • Sistema de Apoyo al Mando Naval Embarcado (Red de Mando y Control)
  • Infraestructura de Apoyo al Mando de la Fuerza Embarcada (Red de Mando y Control)
  • Radar Aéreo 3D
  • Radar de Superficie y Control de Helicópteros
  • Radar de Navegación
  • Radar de Aproximación de Precisión (PAR)
  • IFF asociado al radar 3D
  • ESM/ECM de comunicaciones para interceptación y monitorización de emisiones
  • Sistema Optrónico para Identificación y Autodefensa (Fase II)
  • Sistema de Detección de Minas tipo Vehículo no Tripulado guiado por cable desde a bordo (reserva de espacio y peso)
  • Lanzador de Señuelos Anti-Radar (Chaff) y anti-IR (Flares)
  • NIXIE (reserva de peso y espacio)
  • Sistema Integrado de Comunicaciones (internas y externas), incluyendo MHS, enlaces tácticos Link 11 y Link 22/16 (Fase II) y Comunicaciones vía satélite militar y civil
  • Cuatro cañones de 20 mm
  • Dos ametralladoras de 12,70 mm
  • Sistema de Defensa de Punto Antimisil (reserva de peso y espacio)

Especificaciones y datos técnicos:

 

  • Eslora Total: 230,82 m
  • Eslora en la Flotación: 207,20 m
  • Manga Máxima: 32 m
  • Manga en Flotación: 29,935 m
  • Calado de Diseño: 6,8 m
  • Puntal a la Cubierta de Vuelo: 27,5 m
  • Peso en Rosca: 19.805 t
  • Peso Muerto en Plena Carga: 6.908 t
  • · Margen de Futuro Crecimiento: 850 t
  • Desplazamiento a Plena Carga: 27.563 t
  • Desplazamiento en Operaciones Aéreas: 25.437 t
  • Velocidad Máxima en Plena Carga: 20 n
  • Velocidad Máxima en Operaciones Aéreas: 21 n
  • Velocidad Máxima Sostenida: 19 n
  • Autonomía a 15 n: 9.000 mn
  • Área Hangar y Cubierta de Carga Ligera: 2.870 m²
  • Área Dique y Cubierta de Carga Pesada: 2.575 m²
  • Área en Cubierta de Vuelo: 5.360 m²
  • Capacidad Dique (LCM 1E, Supercat, LCAC): 4:4:1
  • Spots Helicópteros (NH90, SH-3D, CH-47): 6:6:4
  • Operaciones Vuelo Aviones VSTOL: AV-88, JSF
  • Estado Mayor: 103 personas
  • Unidad Aérea Embarcada: 172 personas
  • Grupo Naval de Playa: 23 personas
  • Fuerzas Embarcadas: 890 personas
  • Capacidad Habilitación: 1.435 personas
  • Víveres Dotación, EM, UNAEMB, GNP, FD: 20 días
  • Víveres Fuerzas Embarcadas: 30 días
  • Capacidad de carga en bodegas:
  1. Gambuzas y panales de víveres 260 t
  2. Raciones de combate  60 t
  3. Almacenes generales  80 t
  4. Suministros y repuestos  105 t

El buque dispone de 60 t adicionales de carga de raciones de combate, que se considerarán integradas en los vehículos transportados en garaje. En cualquier caso, su capacidad total de transporte asegura durante 30 días el sostenimiento de las operaciones en tierra de la fuerza proyectada.

Vulnerabilidad

Como buque tipo LHD 1, Clase Wasp, carece de defensas específicas frente a amenazas submarinas, lo que limita su operatividad a misiones integradas en un grupo de combate o con escoltas que cubran esa vulnerabilidad.

El objetivo comercial de la exportación

La Armada de Bélgica consideró la compra de un buque LHD similar al “Juan Carlos I” (L-61), descartándola por motivos presupuestarios.

Por otro lado, después de una larga competencia con la industria naval francesa (Armaris - DCNS), que proponía una versión modificada de la Clase Mistral, muy parecida al diseño español pero algo reducida (24.000 toneladas a plena carga), Australia optó en 2007 por la adquisición de dos unidades basadas en el diseño del L-61 español, conocidas como Clase Camberra, el HMAS “Camberra” y el HMAS “Adelaide”. Un logro importante acrecentado por el hecho de que su competidor fuera un buque en servicio desde el año anterior, mientras que entonces el español no pasaba de ser un proyecto.

El contrato australiano asciende a 1.411,6 millones de euros, de los que 915 serán facturados por Navantia, encargada del diseño, de la construcción del casco y del suministro de motores y del sistema integrado de control de la plataforma. Las super-estructuras serán incorporadas en Australia por la compañía BAE Systems Australia (antes Tenix Defence), donde también se integrarán el sistema de combate y algunos equipos especiales, parte de los cuales deben adaptarse a las normativas australianas, especialmente de carácter medioambiental. Está previsto que la primer unidad de la Armada australiana entre en servicio a partir de 2013.

Tomando como base el L-61, Navantia participó en un concurso para dotar a la Armada rusa con buques portahelicópteros, decantado finalmente a favor de la oferta francesa basada en el “Mistral”. Los diseños español (de Navantia) y francés (de Amaris - DCNS) seguirán compitiendo para cubrir las necesidades de este tipo de “buque multipropósito” ya anunciadas por varios países: Noruega, Chile, Sudáfrica, Malasia y Turquía.


 

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue