A medio camino entre Moscú y San Petersburgo, antiguo Leningrado, yace la ciudad rusa de Nóvgorod. En sus arrabales pasó gran parte de su tiempo en el frente soviético la División Azul española (División 250 de la Wehrmacht), allí queda hoy un cementerio de los divisionarios y la población aún recuerda a sus combatientes.

“Frente a lo que se permitían otros (alemanes y sus aliados) en territorios ocupados, el comportamiento de los divisionarios fue el más digno”, continúa su relato el historiador ruso Borís Kovaliov. En la imagen, soldados de la División Azul sacan a pasear a niños rusos.

Cuando en 1941 los voluntarios ocuparon una franja de 50 kilómetros cerca del lago Ilmen, en las inmediaciones del río Voljov, comenzó el invierno ruso. La magnitud del “general invierno”, con temperaturas de 25-30 grados centígrados bajo cero, tomó por sorpresa a los divisionarios, a quienes el mando alemán “olvidó proveer de equipo invernal”.

Para no morir de frío, relata Kovaliov, los españoles irrumpían en las “izbas” (casas de troncos de madera), y se peleaban por el mejor lugar frente a la estufa, en la que, a veces, introducían los pies para entrar en calor. Por esta actitud los lugareños les comenzaron a llamar “soldados de botas quemadas”.

“Compartían alimentos con los civiles. Algunos habitantes de Nóvgorod me contaron que la primera vez que probaron naranjas fue cuando los divisionarios los obsequiaron con ellas”, reseña Kovaliov.

Por este y otros detalles su imagen entre la población de los territorios ocupados difiere mucho de la fama que se merecieron otros soldados de las potencias del Eje.

Los habitantes de territorios ocupados apenas tienen malos recuerdos de los españoles. Sus testimonios evidencian que los divisionarios sentían más apego hacia los lugareños que a sus aliados alemanes, cuyo comportamiento tachaban de inhumano, asegura el investigador.

Esta información queda respaldada, en parte, por los documentos secretos soviéticos a los que tuvo acceso Kovaliov, donde se indica que los delitos graves perpetrados por los divisionarios españoles fueron siempre casos puntuales que nunca tuvieron carácter masivo.

“Los españoles no destacaron por la crueldad. Se les podría llamar buenos invasores”, resume el historiador ruso.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS

¡NOVEDAD!

El Tiempo por Meteoblue