El Ministerio de Defensa quiere amortizar económicamente a sus militares según publicó recientemente Elconfidencialdigital. Para ello, está ofreciendo a diversas comunidades autónomas la puesta a su disposición de efectivos y vehículos para la lucha contra incendios y labores de vigilancia y disuasión. Los gobiernos locales correrían con los gastos.

Se trata de extender la operación ‘Centinela Gallego’ al resto de España poniendo a disposición de las comunidades autónomas interesadas a grupos de militares para realizar labores de prevención de incendios laborales. El objetivo es que las patrullas disuadan a posibles pirómanos en las épocas con mayor riesgo de incendios del año.

Esta colaboración asentará sus bases en convenios como el que se viene firmando con la Xunta de Galicia desde 1999, y por el que el gobierno autonómico aporta una importante suma de dinero por el millar aproximado de militares que se despliegan en los montes gallegos.

Según informa El Confidencial Digital tras consultar a fuentes militares conocedoras de los detalles del convenio, Defensa exigirá a los interesados un adelanto de los gastos de dicha campaña, que deberán ser asumidos por las respectivas consejerías competentes en materia de incendios.

Se trata de partidas correspondientes a dietas y pluses de los militares, además de gastos operativos como el traslado de material, el gasto de combustible o otros gastos en materia de comunicación. En total, explican, el coste de una operación similar a la gallega asciende a cerca de medio millón de euros.

Tal y como explican estas fuentes, Defensa ofrecerá en próximas fechas este convenio a aquellas comunidades con mayor riesgo de incendios forestales. Sin embargo, ya hay alguna comunidad a la que se le ha ofrecido, pero la propuesta ha sido rechazada al considerarla “fuera de presupuesto”.