Libros Recomendados

El Ministerio de Defensa dotará a las tropas españolas desplegadas en Afganistán con un sistema de morteros de última generaciónfabricado por la empresa israelí Soltam Systems (del Grupo Elbit Systems), que está considerado como el de más precisión estadística del mundo, totalmente automático, asociado con sistemas de dirección digital,con un avanzado sistema de retroceso y con excelentes prestaciones en cadencia de tiro y precisión. Además, puede utilizar tubos tanto de 81 mm como de 120 mm, intercambiables en apenas cinco minutos, y ser integrado en cualquier vehículo de las Fuerzas Armadas (para su uso en Afganistán se montarán sobre los VAMTAC, Vehículo de Alta Movilidad Táctica, de Urovesa).

La inversión prevista para esta adquisición asciende a 6,5 millones de euros y su aprobación no deja de ser tardía. Ahora, el Ministerio de Defensa pretende que la entrega de los morteros al Ejército de Tierra coincida al menos con la retirada de las tropas destacadas en aquella conflictiva zona, cuyo inicio se prevé para finales de 2012, seis meses después de lo previsto, repatriando un 10 por 100 del contingente total de 1.521 efectivos; en 2013 se deberá retirar otro 40 por 100 y en 2014 el 50 por 100 restante.

Esta dotación de morteros, especialmente útil en el teatro de operaciones afgano, además de tener que haberse solventado mucho antes, choca en todo caso con la política del Ministerio de Defensa, que en la etapa de gobierno socialista optó por constreñir las “reglas de enfrentamiento” (ROES) establecidas de forma generalizada por el mando de la ISAF(Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán), limitandola capacidad operativa y la respuesta armada de las tropas españolas, con el consiguiente incremento de su inseguridad. Situación también mantenida hasta ahora por el gobierno popular de Mariano Rajoy.

Siendo cierto que las ROES son dictadas por la ISAF y que los 41 países implicados no tienen potestad para cambiarlas, cada uno de ellos tiene el derecho de poder restringirlas a través de los correspondientes “caveats”(aplazamientos o limitaciones políticas y jurídicas a las propias “reglas de enfrentamiento”), marcando así las diferencias entre las capacidades de actuación de unos ejércitos y otros en el plano operativo.

De hecho, las tropas españolas tienen un buen numero de restricciones a las ROES establecidas por la ISAF, entre otras no actuar de noche y no atacar o desplegarse fuera de su estricta zona de asignación, con el teórico fin de exponerlas lo menos posible. Sin embargo, estas restricciones son aprovechadas por el enemigo, por ejemplo, para avanzar y estabilizarse en nuevas posiciones, aumentando así su ventaja y los riesgos de las fuerzas opuestas.

Todo ello, con el reconocimiento político generalizado de que, como dijo la ministra Carmen Chacón en su momento, “España está en Afganistán llevando a cabo la misión más dura, más compleja y más arriesgada que hemos hecho nunca”. Una guerra abierta que desde 2002 ya se ha cobrado la vida de 98 militares españoles y dos intérpretes nacionalizados, con otros 82 soldados y un intérprete más heridos por diversas causas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue