Libros Recomendados


En relación con la cúpula militar, el Gobierno presidido por Mariano Rajoy se limitó de forma inmediata a nombrar un nuevo Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el almirante Fernando García Sánchez, entonces segundo jefe de Estado Mayor de la Armada y persona nada conflictiva que concitaba el respeto de todos sus compañeros.

La razón de este nombramiento selectivo no fue otra que la aversión de los populares a quien entonces ocupaba el cargo, el general del Aire José Julio Rodríguez, dado que Rajoy llegó a considerar seriamente la continuidad de los otros tres jefes de Estado Mayor pendientes de relevo. De hecho, esta política continuista fue propiciada por el actual JEME, Fulgencio Coll, con amigos y compañeros de armas muy próximos al PP, quien llegó a recibir en su despacho oficial del Palacio de Buenavista a Mariano Rajoy (junto a su jefe de Gabinete, Jorge Moragas, y a la portavoz popular de Defensa en el Congreso de los Diputados, Beatriz Salmones) cuando el actual presidente del Gobierno todavía era jefe de la Oposición.

El sentido común, y por supuesto el malestar generado en los tres Ejércitos por una política continuista sin precedentes, que taponaría las últimas posibilidades de ascenso en los tres Ejércitos, ha llevado a tranquilizar los ánimos anunciando un próximo relevo de sus respectivos jefes de Estado Mayor en el entorno del Día de las Fuerzas Armadas, que se conmemorará el próximo 2 de junio en Valladolid. El mensaje filtrado por el titular de Defensa, Pedro Morenés, de que con el retraso de esos nombramientos ha querido señalar que los relevos en la cúpula militar no tienen por qué estar vinculados al cambio de Gobierno, no deja de ser retórico.

Como ha sucedido en ocasiones anteriores, el relevo en la cúpula de los tres Ejércitos ha desatado pequeñas campañas informativas, con las “quinielas interesadas” correspondientes.

Así hemos visto que para el cargo de Jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME) se barajan varios nombres: los de los tenientes generales Juan Martín Villalón y César Muro Benayas y el del todavía general de división Alberto Asarta Cuevas.

El general Martín Villalón, que es el mejor colocado para la designación de JEME, nació en Melilla hace 61 años, está casado y tiene dos hijos. Obtuvo el despacho de teniente del Arma de Artillería en julio de 1973como número uno de su promoción y ascendió a teniente general en agosto de 2009. Ha estado destinado en la UNPROFOR (Sarajevo), en el Eurocuerpo (Estrasburgo), al mando de su División de Artillería de Campaña, yen la representación militar ante la OTAN y ante el Comité Militar de la UE (Bruselas), ocupando también la jefatura de la Academia de Artillería de Segovia y diversos puestos de  asesor en el Ministerio de Defensa y en el Estado Mayor del Ejército. Habla inglés, francés e italiano y ha realizado varios cursos militares nacionales e internacionales, junto con una licenciatura enGeneral Villalón graduated as Statistical Mathematics licentiate and holds a Masters Degree in Political Science. Matemática Estadística y un máster en Ciencias Políticas.

Por otra parte, parece que la designación del nuevo almirante-jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA) recaerá en el actual jefe de la División de Estrategia y Planes del Estado Mayor Conjunto (EMACON), almirante Juan Francisco Martínez Núñez, que ya fue asesor del ministro Morenés cuando éste desempeñó el cargo de secretario de Estado de Defensa (SEDEF). Martínez Núñez, que en 2003 mandó el “Juan Sebastián Elcano”, ha tenido un papel importante en el EMACON durante la guerra de Libia de 2011.

Finalmente, el designado como jefe de Estado Mayor del Aire (JEMA), debería ser el teniente general Juan Luis Abad Cellini, excelente piloto, muy apreciado y respetado por sus compañeros, y perfecto conocedor de todos los Mandos y Unidades del Ejército del Aire, puesto que antes de  ascender a teniente general ostentó el cargo de segundo jefe de Estado Mayor del Aire. No obstante, para este puesto se considera también al teniente general Fernando Sacristán Ruano, con menor antigüedad en el empleo, e incluso al general de División Ángel Mazo Dapena.

La circunstancia de que el actual JEMAD, almirante General García Sánchez, haya sido más moderno en empleos militares anteriores que cualquiera de los tres candidatos razonablemente previstos para ser designados como jefes de Estado Mayor de sus respectivos Ejércitos (ver fotografías), no descarta que, finalmente, se opte por un rejuvenecimiento total de toda la cúpula militar. En ese caso, el Gobierno podría nombrar a un vicealmirante como AJEMA y a dos generales de División, Alberto Asarta como JEME y Ángel Mazo como JEMA.

Ya existen precedentes de ascensos “acelerados” precisamente con motivo de las designaciones para ocupar la cúpula militar. Félix Sanz Roldán sólo permaneció un mes y medio en el empleo de teniente general antes de ser nombrado JEMAD, momento en el que fue ascendido preceptivamente a general de Ejército; aunque el primer record en esa práctica lo alcanzó un general de División del Aire, Francisco José García de la Vega, quien en el mismo día fue ascendido a teniente general y, de forma simultánea, a General del Aire, ocupando el puesto de JEMA.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue