Libros Recomendados


La compañía Instalaza, fundada en 1943 y cuya tecnología de vanguardia en la fabricación de material bélico para la Infantería es conocida y reconocida por las Fuerzas Armadas de muchos países, ha incorporado en su página web una nota aclaratoria sobre su granada de mortero MAT-120 (bomba de racimo), directamente conectada con la noticia publicada en esta web el pasado 10 de mayo, titulada “El Gobierno debe aclarar el papel de Morenés en el “caso Instalaza”.

En la medida que la nota informativa de Instalaza pueda contribuir a preservar su prestigio empresarial dentro de la industria de defensa y la imagen de calidad técnica de sus productos, que es algo muy distinto del contencioso político y social vinculado a las “bombas de racimo”, nos parece adecuado publicitarla de forma literal:

SOBRE EL MAT-120

MUNICIÓN DE RACIMO PROHIBIDA POR DECISIÓN DEL CONSEJO DE MINISTROS DE ESPAÑA DE 11 DE JULIO DE 2008, Y LA POSTERIOR FIRMA DEL TEXTO DE LA CONVENCIÓN DE OSLO EL 3 DE DICIEMBRE DE 2008.

La munición MAT-120 de INSTALAZA fue diseñada con el objetivo de ANULAR  el riesgo de explosión accidental, en caso de que alguna sub-munición no hubiese detonado al impactar con el terreno.

Para ello, INSTALAZA desarrolló la tecnología registrada como [sD]2 (que en inglés representa auto-destrucción + auto-desactivación). Consiste en varios elementos de seguridad redundantes, de modo que si la sub-munición no detona al impacto con el terreno, se autodestruye tras unos segundos, e incluso si este dispositivo de autodestrucción también fallase, se auto-desactiva infaliblemente en menos de 10 minutos, lo que anula el riesgo de provocar un accidente posterior a su uso. La infalibilidad del diseño de la auto-desactivación se basa en la acción de una Ley Física, que como tal Ley se cumple absolutamente siempre.

Para su evaluación, las Fuerzas Armadas Españolas y de otro país europeo realizaron disparos con cerca de 300 municiones MAT-120, suponiendo más de 6.000 sub-municiones, sobre un campo de tiro vallado que se reconocía tras cada serie de disparos, verificándose el 0,0% de fallos peligrosos.

Para demostrar a personal no técnico esta ausencia total de fallos peligrosos, INSTALAZA realizó una serie de ensayos que presentó tanto a la Comisión de Defensa de Congreso y Senado, como a la OTAN, y más notablemente en la Convención de Ciertas Armas Convencionales de la ONU en Ginebra. Dichos ensayos suponían realizar agresiones a las sub-municiones ya disparadas que pudieran quedar sobre el terreno, tales como caída libre desde gran altura, impactos con objetos de todo tipo, por ejemplo una masa de acero de 9 kilos de peso lanzada desde 4,3 metros de altura, golpes con picos y azadas, e incluso quema de rastrojos, sin que en ningún caso explosionase ninguna de las sub-municiones.

Este nivel de seguridad y fiabilidad no había sido alcanzado por ninguna otra munición de su género.

Dicho lo anterior, es obvio que INSTALAZA S.A. siempre acata y cumple escrupulosamente las decisiones del Gobierno de España, como ha hecho en sus más de 60 años de historia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue