Libros Recomendados


El general Ricardo Martínez Isidoro, colaborador asiduo de la revista Ateneadigital.es, ha publicado en ese medio informativo un artículo titulado “Una asociación para la inteligencia española”, fechado el 4 de junio de 2012, en el que anuncia la creación de una curiosa organización, de la que, a tenor de su privilegiada información sobre el tema, habría que suponerle promotor o miembro fundador. El invento se denomina “Asociación de Ex Miembros del Servicio de Inteligencia Español (AEMSIE)” y, obviamente, a ella podrán pertenecer quienes ostenten esa específica condición.

Lo que pasa es que, de entrada, esta organización veta de forma poco comprensible a quienes pertenecieron a esos mismos servicios en su legítima formulación originaria: el Servicio Central de Documentación (SECED).

De esa forma, una de las finalidades sustanciales de la AEMSIE (nada más y nada menos que la de “contribuir a mantener la imagen del Servicio de Inteligencia español, preservar su memoria y reivindicar su contribución a los logros de la sociedad española”), queda segmentada y en verdadero entredicho. Y ello sin entrar a dilucidar qué es lo que, de forma particular, han aportado realmente al Estado español el SECED, el CESID y el CNI, tanto en términos políticos como de interés ciudadano.

No menos significativo es el desprecio personal que, con esa discriminación manifiesta, muestra la AEMSIE con los militares que prestaron sus servicios en el SECED, cuya categoría profesional, convicción patriótica y entrega al servicio de España están, para quienes saben algo del tema, fuera de toda duda. De momento, ni siquiera merece la pena aclarar cuántos oficiales y jefes con destino en cada una de las tres nomenclaturas que ha tenido el Servicio de Inteligencia alcanzaron el generalato, ni cuáles han sido los méritos y deméritos de unos y otros en favor de la democracia y el Estado de Derecho, con el 23-F, la “guerra sucia” contra ETA y otros temas polémicos aparte.

Otro aspecto de AEMSIE que no deja de sorprender es la distinción que hace entre sus asociados: fundadores, socios de número y socios de honor. Algo así como advertir llanamente quienes son los que van a mangonearla, quienes harán bulto y quienes van a ser objeto de especial “peloteo” o manipulación.

Nada tenemos que objetar sobre el asociacionismo, que es un derecho constitucional indiscutible. Por cierto, con un defensor pionero en el ámbito militar, el coronel José Conde Monge, ya retirado, fundador de Hepermisa (después transformada en la actual Asociación de Militares Españoles), que durante la denominada “Transición” prestó destacados servicios a España destinado precisamente en el SECED, como otros muchos compañeros del momento.

Lo que puede preocupar a muchos ciudadanos, es la posible vinculación de la AEMSIE a intereses que vayan más allá de los declarados en el artículo del general Martínez Isidoro. La aparente vinculación de esta organización  de espías amortizados con el Grupo Atenea y su posicionamiento en la estela de “Ojos de España” (otro tenderete de agentes secretos bien conocido en Atenea y particularmente por José Luis Cortina), pone los pelos de punta a cualquiera que conozca la historia más controvertida de nuestros Servicios de Inteligencia.

Ya veremos por donde camina esta llamativa asociación de espías que pregonan su identidad a los cuatro vientos sin que nadie se lo pida, que se muestran especialmente solidarios entre sí y que, tras confesarse eméritos, muestran su disposición a “prestar apoyo, en su caso, al Servicio de Inteligencia español”… Algo que suena raro, raro, raro…

Claro está que la AEMSIE parecería menos curiosa y singular si el general Martínez Isidoro hubiera especificado el nombre de las asociaciones “semejantes” que dice existen en Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, país este último que, en efecto, conoce muy bien y en el que dejó huellas profesionales imborrables... Por supuesto que en el mundo hay infinidad de asociaciones militares, algunas organizaciones privadas dedicadas a la Inteligencia y unos pocos círculos de opinión informada sobre el tema, pero realmente asépticas y sin las connotaciones que apunta esta “versión a la española”.

También habría que preguntarse si alguien, y en particular el Ministerio de Presidencia, ha comprobado si la instrumentación de AEMSIE conculca o no el artículo 5.1 de la Ley 11/2002, de 6 de mayo, reguladora del Centro Nacional de Inteligencia… Y si alguien, dentro del propio CNI, ha verificado si esta asociación de agentes secretos es acorde o discorde con el “deber de reserva” establecido en el artículo 38 de su propio régimen estatutario… Porque, al final, sería gracioso que el Gobierno tuviera que declararla “secreta”.

Con todo, las dos preguntas del millón sobre el caso son estas: ¿El CNI está detrás, delante o al lado de AEMSIE…? Y, sea como sea, ¿está o estará subvencionada con fondos reservados…?

Para que nuestros lectores puedan conformar su opinión al respecto con total libertad y conocimiento de causa, aquí tienen la transcripción literal del artículo de marras:

Una asociación para la inteligencia española

Ricardo Martínez Isidoro

Lunes, o4 de junio de 2012

Recientemente han culminado todos los trámites reglamentarios para el registro en el Ministerio del Interior de la ASOCIACION DE EX MIEMBROS DEL SERVICIO DE INTELIGENCIA ESPAÑOL (AEMSIE), al amparo de la Ley Orgánica 1/2002 de 22 de marzo, con lo que la citada asociación es ya una realidad.

La iniciativa ha sido largamente anhelada por todos aquellos que han dedicado parte de su vida a una actividad que por sus características implícitas de discreción les obligaba a mantenerse distantes de los canales normales que comunican al individuo con la sociedad en general.

Junto a esa sensación de aislamiento necesario, los componentes del Servicio de Inteligencia experimentan y practican un sentimiento de servicio a España que solo los muy conocedores de estos ambientes son capaces de atisbar en su justa medida. El término de su vida activa significaba una vida repleta de conocimientos y sensaciones sin conexión con el mundo exterior.

La asociación que hoy ve la luz trata de paliar muchas de estas carencias y aprovechar las grandes posibilidades del personal ex miembro para revertirlas de nuevo en la sociedad con el mismo objetivo de servicio a España que en el pasado activo.

AEMSIE nace con la firme voluntad de reunir a los ex miembros de todos los niveles del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID) y de su sucesor el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), tiene una vocación de servicio, enraizada en los valores democráticos, ausente de ánimo de lucro, y participativa con la sociedad española.

La asociación tiene las siguientes finalidades:

-Mantener lazos de amistad y solidaridad entre los ex miembros del Servicio de Inteligencia español.

-Prestar asistencia a sus asociados en situación de dificultad personal o familiar.
-Contribuir a mantener la imagen del Servicio de Inteligencia español, preservar su memoria y reivindicar su contribución a los logros de la sociedad española.

-Prestar apoyo, en su caso, al Servicio de Inteligencia español.

-Establecer y mantener, en su caso, relaciones de amistad con asociaciones similares extranjeras.

-Contribuir a la difusión de la cultura de inteligencia.

Cuenta con tres tipos de socios: Socios fundadores, socios de número y socios de honor, personas que por su prestigio o por su contribución abren el camino de la asociación en dirección a la sociedad.

El asociacionismo de los ex miembros de los servicios de inteligencia tiene una gran solera en los países occidentales, en especial en Estados Unidos con su gran comunidad de inteligencia. En Europa, en países como Francia y Gran Bretaña, con un fuerte desarrollo de la cultura de inteligencia, existen también asociaciones semejantes.

AEMSIE se reafirma en su decisión de mantenerse autónoma, independiente de otros organismos, con capacidad propia de obrar y actuar para alcanzar sus finalidades, con ello cobra todo su valor para la Inteligencia Española.

Si hay debate, seguiremos hablando del tema.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue