Valentín Katasonov

El 24 de febrero, la publicación conservadora británica THE EXPOSÉ publicó un artículo " ¿Hay más en el conflicto ucraniano-ruso de lo que parece?". El punto es que Rusia podría y debería haber llevado a cabo una operación militar basada en los intereses de su seguridad. Una amenaza muy grave para la vida y la salud de la población de la Federación de Rusia ha estado emanando desde hace mucho tiempo del territorio de Ucrania. Estamos hablando de los laboratorios biológicos militares estadounidenses.

En total, unos 400 laboratorios controlados por el Pentágono están repartidos por todo el mundo en Estados Unidos y más allá, donde se están desarrollando armas biológicas. Emplean a unos 13.000 científicos que están ocupados creando cepas de patógenos asesinos de combate (gérmenes y virus) que son resistentes a las vacunas. Así lo informa , en particular, el profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Illinois en Champaign (EE.UU.) Francis Boyle, autor de la ley contra el terrorismo biológico ( Biological Weapons Anti-Terrorism Act of 1989, BWATA ).

En los últimos veinte años, según Boyle, Estados Unidos ha gastado alrededor de 100.000 millones de dólares en el desarrollo de armas de guerra biológica. “De hecho, ahora tenemos una industria de armas biológicas ofensiva que viola la Convención de Armas Biológicas y la Ley Antiterrorista de Armas Biológicas de 1989”, dice el científico estadounidense. Los laboratorios representan una amenaza para las personas que viven incluso a grandes distancias de ellos. Una investigación de USA Today mostró que más de 1500 accidentes y violaciones de seguridad ocurrieron en 200 biolaboratorios militares en los Estados Unidos entre 2006 y 2013. Se han notificado muchos casos de pérdida de viales con bacterias patógenas, la huida de ratones de laboratorio infectados con virus mortales. Los residuos generados en los laboratorios no se sometieron a la desinfección necesaria y terminaron en vertederos y redes de alcantarillado. La investigación encontró que la supervisión de los biolaboratorios es "fragmentaria". E incluso cuando ocurrieron "las brechas de seguridad más atroces", los reguladores federales lo mantuvieron en secreto. En el verano de 2019, se cerró el principal laboratorio de armas biológicas en Fort Detrick y se ordenó detener la investigación sobre patógenos mortales debido a la preocupación de que los desechos contaminados pudieran terminar en las aguas residuales.

Para encubrir la violación de la ley estadounidense BWATA y reducir los riesgos de posibles fugas de patógenos de laboratorios en los Estados Unidos, el Pentágono y los departamentos médicos estadounidenses tomaron la decisión de trasladar los laboratorios fuera de los Estados Unidos.

Estados Unidos ha establecido laboratorios biológicos en 25 países de todo el mundo: en el Medio Oriente, África y el Sudeste Asiático. En el territorio de la antigua Unión Soviética, los laboratorios biológicos militares estadounidenses están ubicados en Ucrania, Azerbaiyán, Armenia, Georgia, Kazajstán, Kirguistán, Moldavia y Uzbekistán. Rusia está literalmente rodeada de laboratorios biológicos estadounidenses. Estamos discutiendo el hecho de que el bloque de la OTAN se ha acercado a las fronteras occidentales de la Federación Rusa (despliegue de misiles, aviación, vehículos blindados, etc.), y los laboratorios biológicos estadounidenses también son parte de la OTAN, y nos amenazan no solo del oeste, pero también del sur. Es cierto que los estadounidenses niegan la orientación militar de la investigación en tales laboratorios, pero el régimen de secreto en los laboratorios "civiles" es comparable al régimen en las instalaciones militares más importantes. Y no hay informes sobre el trabajo de dichos laboratorios.

Según los expertos, los laboratorios de Armenia y Ucrania representan la mayor amenaza en el espacio postsoviético. En otros países de la antigua URSS, las autoridades locales tienen acceso a los laboratorios, está en vigor el principio de "dos llaves". Y en Armenia (12 laboratorios) y Ucrania (al menos 15 laboratorios), solo los estadounidenses tienen la llave.

En mayo de 2021 se llevó a cabo en la capital de Kirguistán la Conferencia de Estaciones Sanitarias del Pentágono: Un Sistema de Biolaboratorios en el Espacio Post-Soviético. Asistieron representantes de organizaciones públicas de Rusia, Kirguistán, Kazajstán, Estados Unidos e Israel. La conferencia fue inaugurada por Ivan Kopyl, periodista y experto de la organización pública Fair Defense. “Durante la existencia de laboratorios en Ucrania y Armenia”, dijo, “Los biólogos estadounidenses no han demostrado públicamente ningún logro científico y los resultados de su investigación no se publican en ninguna parte en fuentes abiertas. Mientras tanto, durante la pandemia de coronavirus, comenzaron a circular informes de que podría provenir de una fuga de laboratorios, y estos, a su vez, son financiados casi en su totalidad con el presupuesto del Departamento de Defensa de EE. UU. Agregaré a esto que Ucrania en este sentido es más peligrosa para nosotros que Armenia, porque algunos de los primeros laboratorios están ubicados muy cerca de la frontera con la Federación Rusa.

Hoy en día, se sabe con certeza de los laboratorios ubicados en Odessa, Vinnitsa, Uzhgorod, Lvov (tres), Kharkov, Kyiv (también tres), Kherson, Ternopil, Dnepropetrovsk, así como cerca de Lugansk y la frontera con Crimea. Solo se enumeran aquellos laboratorios que fueron reconocidos oficialmente por los Estados Unidos en la primavera de 2020. Hasta ese momento, la SBU, en respuesta a las solicitudes de los diputados de la Verkhovna Rada, negó la presencia de laboratorios biológicos extranjeros en el territorio de Ucrania.

En 2005, se firmó un acuerdo entre el Pentágono y el Ministerio de Salud de Ucrania sobre cooperación en el campo de la investigación biológica. En 2013, los partidos de oposición lograron que la Verjovna Rada aprobara una decisión para poner fin a esa “cooperación”, pero el golpe de estado en Kiev en febrero de 2014 impidió la implementación de esta decisión. La colaboración continuó. En Kharkiv, donde se encuentra uno de los laboratorios de referencia del Pentágono, 20 soldados ucranianos murieron de gripe porcina en enero de 2016 y otros 200 fueron hospitalizados. La infección comenzó a extenderse a otras regiones, en marzo del mismo año, 364 personas murieron a causa de la gripe porcina en Ucrania ... Los brotes de peste porcina africana (PPA) se volvieron regulares. En 2019 se registró un brote de una enfermedad "similar en síntomas a la peste". Luego, Rusia reforzó drásticamente el control en la frontera con Ucrania.

Y en caso de incidentes graves, el gobierno de EE. UU. se saldrá con la suya. Después de todo, la participación del Pentágono en el trabajo de los laboratorios no es directa, el Departamento de Defensa de los EE. UU. opera a través de ejecutores privados que reciben dinero del presupuesto de los EE. UU. Por lo tanto, supongo que, en ciertas etapas de la operación militar especial de las fuerzas armadas rusas que se está llevando a cabo actualmente en Ucrania, operarán especialistas que, teniendo en cuenta todas las precauciones, se dedicarán a la "limpieza" de estos objetos peligrosos.