Orçun Göktürk *

Estados Unidos y China están nuevamente involucrados en un conflicto en el Pacífico después de que Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, visitara Taiwán. El problema no es solo una provocación que Estados Unidos juegue la carta de Taiwán. Si echamos un vistazo completo, el único objetivo de EE. UU. al apoyar el movimiento separatista en Turkestán Oriental, el intento de revolución naranja en Hong Kong en 2019 y al lanzar estrategias de guerra comercial contra China es evitar el ascenso pacífico de China.

Además, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), el acuerdo de libre comercio más grande del mundo, que también incluye a aliados de EE. UU. como Japón, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Australia, se firmó bajo el liderazgo de China e interrumpió el equilibrio de poder con EE. UU. Por lo tanto, Estados Unidos, cuya hegemonía ha sido lesionada, desarrolla una estrategia para “luchar contra China” una vez más. Incluso mientras desarrolla su propia doctrina de defensa en esta dirección, EE. UU. está tratando desesperadamente de incluir a la OTAN y las naciones del G7 en esta “lucha”. Y no olvidemos la declaración de Joe Biden en 2020 después de ser elegido presidente de los Estados Unidos en unas turbias elecciones: “El principal desafío en el siglo XXI será entre nosotros y China”.

Las raíces históricas del problema de Taiwán

Taiwán, a la que los líderes del Partido Comunista Chino (PCCh) se refieren como “la última fase del Siglo de la Humillación”, fue invadida por los Países Bajos y España en el siglo XVII. En tiempos modernos, Taiwán fue ocupada dos veces por el imperialismo japonés en 1874 y 1895. Chiang Kai-shek, líder del Partido Nacionalista Chino (Kuomintang-KMT), huyó a Taiwán, que había sido liberado de la ocupación japonesa en 1945, después de que su partido perdió la guerra civil en 1949.

Chiang Kai-shek reprimió brutalmente la revuelta contra el KMT en Taiwán, que los medios occidentales describen como la “isla de la democracia”, y el país siguió siendo autoritario y despótico durante 25 años. Taiwán permaneció bajo la ley marcial hasta 1987 después de Chiang Kai-shek.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y Estados Unidos reconocieron al gobierno títere de Taiwán, con 13 millones de habitantes, como el verdadero representante de China hasta 1971, en lugar de la República Popular China, que fue fundada en Beijing en 1949 con la población más grande del mundo (550 millones en ese momento). En 1971, esta situación irracional llegó a su fin y la mayor parte del mundo reconoció a la República Popular China gobernada por el PCCh como el verdadero representante de China, y la República de China con sede en Taiwán fue expulsada de la ONU. En consecuencia, Taiwán fue aceptado como parte de China dentro de la "Política de Una China".

Sin embargo, desde la década de 1950, ha habido múltiples casos relacionados con la crisis de Taiwán. Como resultado de las importantes inversiones en infraestructura de los EE. UU. en Taiwán, que los EE. UU. ven como una de las principales bases en sus planes de contención del Pacífico y China, la economía de Taiwán ha sido testigo de una mejora notable. Sobre el Estrecho de Taiwán, la Séptima Flota del Ejército de EE. UU. navega regularmente mientras grita propaganda sobre “defender a Taiwán del PCCh”. Con el tiempo, a medida que más personal de la CIA se establecía allí, el área se transformó progresivamente en una base estadounidense.

La política con Taiwán de China

En comparación con la era de Mao, la política exterior de China, que fue remodelada con la “Reforma y Apertura” después de 1978, fue más pasiva en términos de interacciones internacionales y se trataba de evitar conexiones complejas que priorizaran y pusieran en peligro el desarrollo económico. Además, Taiwán cruzó algunas líneas rojas en la década de 1990 como resultado de la creciente influencia neoliberal y los lazos más fuertes con Occidente. Cabe señalar que las empresas de Taiwán han trasladado gradualmente sus bases de fabricación al continente como resultado de este proceso de liberalización económica.

Deng Xiaoping enfatizó que Taiwán “podría tener su propio ejército”, aunque subrayó que “no sería del todo autónomo” en su discurso de 1983, titulado “Una idea para la reunificación pacífica de China continental y Taiwán”, en EE.UU. Esto condujo a una nueva expansión de la influencia estadounidense. A pesar de esto, China se vio obligada a reafirmar sus líneas rojas durante la Tercera Crisis del Estrecho de Taiwán en 1996.

Solución 'Un país, dos sistemas'

La administración de Xi Jinping continúa la estrategia elaborada en 1993. Así, en Taiwán, bajo los nombres de “Región Administrativa Especial”, “Un País-Dos Sistemas”, como Macao y Hong Kong, se prevé una administración vista dentro de la integridad de China, una vez más. La principal oposición en Taiwán, el KMT, es un partido que tiende a fusionarse con China continental, a diferencia del pasado.

Aunque el títere estadounidense Partido Progresista Democrático (DPP), que volvió a ganar las elecciones en 2020, recibió 8 millones 170 mil 231 votos, el prounificador KMT batió el récord de votación en la historia del partido con 7 millones 658 mil 724 votos. Junto con el intento de “golpe naranja” en curso en Hong Kong, el 2 de enero de 2020, el helicóptero que transportaba al principal oficial militar de Taiwán, Shen Yi Ming, y otros soldados de alto rango se estrelló de manera sospechosa y los mató. Tuvo un impacto en las elecciones en Taiwán, resultando en una fuerte victoria pro estadounidense.

Aumentan las provocaciones estadounidenses

Hoy, la política estadounidense, que se aleja gradualmente de la “política de una sola China”, es la principal causa de la creciente reacción de China a la visita de Pelosi. Las provocaciones respaldadas por Estados Unidos se intensificaron tras la reelección del gobierno local taiwanés como colaborador estadounidense. Lo que sucedió en el pasado reciente se puede resumir de la siguiente manera:

  • En mayo de 2020, la revista The Economist publicó el titular “La región más peligrosa del mundo” para Taiwán y afirmó que China pronto intervendría militarmente en la isla.
  • En agosto de 2020, el entonces ministro de Salud de EE. UU., Alex Azar, viajó a Taiwán. Esta fue la visita diplomática más alta de Estados Unidos a la Isla en 40 años.
  • Taiwán “se ha convertido en el punto más explosivo del mundo que puede conducir a una guerra entre Estados Unidos, China y posiblemente otras grandes potencias”, según un informe del American Council on Foreign Relations (CFR), también conocido como el “ Shadow Foreign Affairs” de Estados Unidos, que se estrenó en febrero de 2021.
  • En marzo de 2021, el comandante del Comando Indo-Pacífico de EE. UU., el almirante Philip Davidson, afirmó que China podría atacar militarmente a Taiwán para 2027. Después de eso, en sus declaraciones ante el Comité de Relaciones Exteriores, el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, se refirió a Taiwán como un “país”.
  • Un representante del Pentágono admitió a AFP en noviembre de 2021 que estaban entrenando en secreto al ejército de Taiwán.
  • Taiwán fue invitado a la “Cumbre de la Democracia” organizada por los EE. UU. en diciembre de 2021.
  • En marzo de 2022, Biden envió una delegación de ex altos funcionarios de seguridad y defensa a Taiwán, donde Estados Unidos vende armas constantemente. El exjefe de personal Mike Mullen encabezó la delegación.
  • En mayo de 2022, la declaración "Estados Unidos no apoya la independencia de Taiwán" se eliminó de la página Relaciones con Taiwán del sitio web del Departamento de Estado de EE. UU.
  • En junio de 2022, tres senadores estadounidenses viajaron a Taiwán en un avión militar. Una delegación de la Cámara de Representantes presentó un expediente de la “Ley de Política de Taiwán de 2022” al Senado después de la visita. La ley es muy similar a la que se aprobó para aumentar la cantidad de armas suministradas a Ucrania.
  • El 2 de agosto, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, hizo escala en Taipei como parte de su viaje al sudeste asiático.

Estados Unidos es la verdadera causa de los problemas.

Taiwán es actualmente uno de los principales inversores en China. Durante los últimos 30 años, Taiwán ha sido autorizado a gastar 193.510 millones de dólares en China. Cada año, el comercio entre Taiwán y la República Popular China se acerca a los 200.000 millones de dólares. La economía de Taiwán depende en gran medida del continente.

En una encuesta realizada en junio de 2022, solo el 5,2% de los encuestados taiwaneses dijeron que apoyaban la separación política de Taiwán de China y el establecimiento de un estado independiente. No estaríamos discutiendo el tema de Taiwán en el mundo de hoy si no existieran las políticas imperialistas estadounidenses. Solo 13 naciones han reconocido a Taiwán como una nación independiente, mientras que 157 no reconocen la “independencia” de Taiwán.

El fracaso del imperialismo estadounidense en lograr sus objetivos en Hong Kong y Xinjiang queda demostrado por la decisión de EE. UU. de jugar la carta de Taiwán una vez más. Hasta ahora, China ha luchado por mantener su estructura unitaria bajo el PCCh sin dudarlo. En el Libro Blanco “La cuestión de Taiwán y la reunificación de China”, publicado en agosto de 1993, el PCCh mantiene sus políticas. China establece claramente en este documento de política que utilizará la fuerza para defenderse en caso de interferencia externa. Luego de la visita de Pelosi, Beijing realizará ejercicios militares cerca de la isla de Taiwán para demostrar su preparación para la acción militar.

Por otro lado, Beijing también consideró el posible impacto de una posible intervención en el avión de Pelosi, sobre el pueblo taiwanés, que podría ser comparable a los impactos del accidente del helicóptero militar antes de las elecciones de 2020. Además, es evidente a partir de las crecientes provocaciones de EE. UU. que los candidatos a favor de la unificación, no los separatistas, probablemente prevalecerán en las elecciones de Taiwán de 2024. Estados Unidos carece del poder para obstruir la reunificación pacífica de Taiwán con China como resultado del fracaso de la fútil alianza QUAD-AUKUS en el Pacífico.

* Secretario de la Oficina de Relaciones Internacionales del Partido Turco Vatan

Fuente: https://uwidata.com/26189-the-united-states-miscalculation-in-taiwan/

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS