Aleksandr Bovdunov

Tradicionalmente se acepta dividir la concepción polaca de su misión geopolítica en dos direcciones: la idea jagellónica y la idea piastiana. Cada una de ellas hace referencia a dos épocas de la historia de Polonia y a dos dinastías: los Piasto, que fundaron el Estado polaco y llevaron a cabo una activa política exterior en el oeste (Alemania, la República Checa y Hungría), y los Jaguelones, que unieron Polonia con Lituania, desplazando el foco de la política exterior polaca hacia el este.

La geopolítica jagellónica ve a Polonia como la protectora del mundo cristiano occidental frente a Rusia; Polonia como portadora de una misión de promoción de la civilización occidental en Oriente. Es una referencia simbólica a los tiempos de la Rzeczpospolita, al legado geopolítico e ideológico de Pilsudski (nacional-conservadurismo), al sarmatismo, a la nobleza, a los conceptos de "inter-mar", "prometeísmo", a la ULB de Giedroyc-Meroszewski (Ucrania, Lituania, Bielorrusia). Esta es la geopolítica contemporánea de Polonia.

Por el contrario, la idea pastoviana se caracterizó siempre por el énfasis en la confrontación con el Occidente germánico. El paradigma pastoviano era característico de Roman Dmowski y de los demócratas nacionales, los oponentes de Piłsudski "a la derecha". Los nacionalistas y los nacional-demócratas (símbolo de la "Espada de los Valientes") y los partidos campesinos ("Partido Campesino Polaco Piast") recurrieron lógicamente a símbolos que hacían referencia a la antigua época del Piast.

Por un lado, el Piast se convirtió en un símbolo de autenticidad, de "politicidad" (por eso en tiempos de la Rzeczpospolita un candidato al trono real se llamaba Piast, y no de origen extranjero). Por otra parte, la referencia a la herencia piast se convirtió en un símbolo de conexión con la tierra y en una dimensión campesina, en parte opuesta a la dimensión "noble" y "jagellónica" del nacionalismo polaco, que los campesinos miraban con recelo. No es de extrañar que, como señaló el primer primer ministro de la Polonia independiente, Witos Wincenty, fundador del partido Piast, en 1918 los campesinos se mostraran recelosos ante la reconstitución del Estado polaco, temiendo el regreso de los antiguos órdenes feudales[1]. En particular, al final de la Segunda Guerra Mundial, Vincenty se convirtió en uno de los vicepresidentes de la Krajowa Rada Narodowa, el gobierno prosoviético de Polonia, que en 1944 emprendió una amplia reforma agraria que eliminó los últimos restos de "panchyna"[2] en las tierras polacas.

Los comunistas polacos, entre los que -a diferencia de muchos de sus hermanos de la Comintern- el nacionalismo de izquierdas era tradicionalmente fuerte, una vez que llegaron al poder comenzaron a construir el socialismo con un "rostro panchyna", no sólo polaco. Las referencias simbólicas a la época piastiana y no a la jagellónica implicaban una apelación al pueblo y a los campesinos, un atrincheramiento étnico (en lugar del federalismo multiétnico de la Mancomunidad Polaco-Lituana), pero también una política exterior antioccidental en bloque con la URSS, justificando incluso el desplazamiento de las fronteras de Polonia hacia el oeste como un retorno a la "herencia piastiana".

Según el historiador polaco Adam Zamoyski, el régimen "se presentaba como una versión socialista del reino medieval de Piast"[3]. La invocación simbólica del legado de Piast tuvo lugar a todos los niveles: desde la insistencia en los documentos oficiales de que el escudo de armas polaco es "el águila de Piast" hasta los carteles de propaganda que muestran a los antiguos reyes eslavos esperando conquistas territoriales en Occidente. La creación de la Organización del Pacto de Varsovia para contrarrestar a Occidente, donde Polonia era la segunda potencia militar después de la URSS, puede considerarse la culminación de la geopolítica "piastiana" de Polonia en el siglo XX.

El discurso histórico oficial contemporáneo en Polonia tiende a pasar por alto tanto el carácter nacionalista de izquierdas del PND en los primeros años de su existencia y tras el regreso de Vladislav Gomulka al poder en 1956, como el apoyo masivo a la reforma campesina llevado a cabo por los propios comunistas.

Las represiones y la implicación de los órganos de seguridad del Estado soviético, el descontento de las masas con el patrocinio militar soviético, la naturaleza alienada de la ideología marxista, todo ello contribuye a la demonización del legado y la experiencia del PND en la Polonia contemporánea, y en gran medida es lo que ha provocado el declive del PND como proyecto "nacional-bolchevique" distintivo.

Al mismo tiempo, tanto los aspectos geopolíticos como los sociales e historiográficos de la recreación del "reino de Piast" en una envoltura socialista atestiguan de forma convincente que esta forma se opuso a la ortodoxia comunista en muchos aspectos y se convirtió en una expresión de las tendencias sociales y políticas internas de Polonia, especialmente las que se oponían a la Polonia "jagellónica" de Piłsudski. Esto puede explicar la colaboración con los comunistas de Witos Wincenty o Bolesław Piasecki, líder del movimiento nacional conservador-revolucionario Falanga, que se convirtió en el jefe de la asociación católica PAX en la nueva Polonia[4]. Otros líderes del campo nacional-demócrata, que apoyaron una serie de transformaciones en la nueva Polonia, son el escritor Wladyslaw Grabski (hijo del primer ministro polaco) y el colaborador de Roman Dmowski, el historiador Stanisław Kozicki.

Un ejemplo interesante y trágico es el destino de otra figura destacada de la democracia nacional, Adam Doboszynski. Opositor categórico al bolchevismo y al marxismo, regresó a Polonia en 1947. Al no aceptar el régimen comunista, buscó vínculos con la resistencia armada, tratando de demostrar que el Occidente capitalista no acudiría en ayuda de los nacionalistas polacos. Doboszynski, aunque rechazaba la ideología comunista, elogió el desplazamiento de las fronteras en dirección occidental y la nacionalización de las empresas, y argumentó que los cambios económicos y especialmente la reforma agraria de los comunistas "representaban un paso hacia un orden cristiano, no hacia el marxismo"[5].

Doboshinsky, en su libro inacabado Halfway Through, señaló que "ni la victoria del capitalismo de amiguetes estadounidense ni el marxismo totalitario de los soviéticos" en la Guerra Fría en curso llevarían a la humanidad a una cura. Por el contrario, en su opinión, el rápido desarrollo de la tecnología y la caída de los valores religiosos y morales anunciaban un "escenario apocalíptico" del que, tras una sucesión de guerras y catástrofes, surgiría una nueva humanidad.

Para Polonia, veía la salvación en apoyarse en el catolicismo, abogando por una renovación intelectual (neotomismo) y espiritual de la fe y por la construcción de un nuevo sistema político, social y económico basado en los valores cristianos y en un amplio autogobierno popular. Sin embargo, Doboszynski dejó el legado de no descartar toda la herencia de los tiempos del socialismo, de preservar lo que corresponde al espíritu anticapitalista cristiano y de intentar cambiar el sistema socialista desde dentro.

En 1949, Adam Doboszynski fue ejecutado en Varsovia. Tras la caída del socialismo, su voluntad no se cumplió. Polonia siguió el camino de la transformación del mercado y la "terapia de choque" en el espíritu neoliberal.

La posición y la trayectoria vital de Adam D o b o s h i n , y de algunos otros nacionaldemócratas polacos de la posguerra, eran similares a las de los eurasiáticos y nacionalbolcheviques rusos que le precedieron durante dos décadas. También se oponían claramente a la ideología del marxismo, pero creían que muchas transformaciones antiburguesas en la Rusia soviética podían servir a la causa del renacimiento nacional. Al igual que Doboshinsky, muchos euroasiáticos y el ideólogo nacionalbolchevique Nikolai Ustryalov visitaron la URSS y apostaron por cambios internos en el sistema o por su debilitamiento por grupos patrióticos desde dentro. Al igual que Ustryalov, Doboshinsky pagó con su vida el regreso a su patria.

Por un lado, la represión o la marginación de los partidarios del "bolchevismo nacional" en el socialismo real puede servir de argumento para el fracaso de sus proyectos y la incapacidad del sistema marxista para renacer fundamentalmente en un espíritu neonazi. Por otra parte, su propia presencia, así como las características "naródicas" y heterodoxas del socialismo real, no permiten considerar este fenómeno como accidental o sin importancia.

En el caso polaco, donde las referencias simbólicas de los nacionalistas al componente popular de la oficialidad del PRP y de las fuerzas campesinas a la figura de Piast combinan orgánicamente la geopolítica continental, la antiburguesía, la autoctonía, la autenticidad, la apelación al horizonte campesino y la dimensión popular eslava de la identidad polaca, podemos hablar no sólo de un símbolo, sino también de una "Gestalt de Piast".

La "Gestalt" en este caso se entiende en el sentido más general de este término de la lengua germánica como una estructura integral, no derivada de sus componentes constituyentes, sino que los precede, se sitúa detrás de ellos. Una Gestalt no es una unidad construida artificialmente, sino una totalidad encontrada que se expresa en el contexto de diversas ideologías, brillando a través de las acciones, las declaraciones y el pensamiento de los individuos.

La "Gestalt de Piast" -el rey labrador eslavo solar, fundador de la primera dinastía histórica de reyes polacos- es esa dimensión de la identidad polaca cuyo único atractivo puede desarrollar una comprensión del papel y del futuro geopolítico de Polonia diferente de la que se le ofrece actualmente.

Esto es extremadamente importante para Rusia en las actuales circunstancias históricas, cuando Polonia se ha convertido en uno de los bastiones más importantes del atlantismo y la rusofobia, cuando es a través de Polonia que se nutre en gran medida el régimen de Kiev en oposición a Rusia. Sin embargo, tanto los rusos como los polacos tendrán que encontrar finalmente un lenguaje común y coexistir de alguna manera en el espacio euroasiático. La actual ideología pseudoconservadora del partido gobernante, Ley y Justicia, no sugiere en absoluto esa coexistencia, lo que lleva a Varsovia, si no al suicidio geopolítico, a una grave crisis. Se puede encontrar una alternativa si se va más allá de los tópicos historiográficos de la enemistad permanente y se recurre a las ideas, figuras y símbolos asociados a la Gestalt de Piast.

Abordar la Gestalt de Piast como una unidad semántica en la que se revelan la geopolítica, la ideología y la historiografía es un gesto revolucionario porque exige negarse a considerar la geopolítica polaca contemporánea y la tradición nacional-romántica que la sustenta como un imperativo normativo o autoevidente. Pero también es un gesto rotundamente conservador porque supone abordar los aspectos más antiguos y profundos de la identidad eslava polaca.

La unidad común eslava y cristiana, las tradiciones de la democracia y el autogobierno de los pueblos eslavos, la apelación al horizonte campesino son también importantes áreas de investigación en el análisis geofísico y noológico[6]. También pueden estar relacionados específicamente con la Gestalt de Pestvo.

El desarrollo y la comprensión de la Gestalt de Pästätlt también podría convertirse en un componente importante del diálogo y la investigación polaco-rusa en el espíritu de la Cuarta Teoría Política[7]. Por parte rusa, este tema requiere una sensibilidad extrema, la comprensión del contexto polaco, la empatía y el respeto por el interlocutor, y el rechazo de los clichés ideológicos soviéticos y postsoviéticos.

En lugar de actuar como un instrumento obediente del Occidente euroatlántico en su lucha con Rusia y de tratar de vengar los agravios y las derrotas del pasado, promoviendo en última instancia valores en el Este que son incompatibles con la dimensión folclórica cristiana o precristiana de la identidad polaca, Varsovia podría convertirse en un bastión de la tradición. El verdadero desafío a la polisidad hoy en día no proviene de Oriente, sino del Occidente descristianizado. Pero esto también requiere un replanteamiento del componente sármico y noble de la idea nacional polaca, que es prerrogativa de los propios polacos.

Para más información sobre la geopolítica de las relaciones entre Polonia y Rusia, véase el libro de A.L. Bovdunov La gran Europa del Este: geopolítica. Geosofía. El tercer tradicionalismo.

[1] Entonces, ¿cómo se convirtieron los campesinos en polacos? URL:https://whereispoland.com/en/who-was-polish/7

[2] Миколай Глиньский. Колониализм по-польски, или длинная тень панщины URL: https://culture.pl/ru/article/kolonializm-po-polski-ili-dlinnaya-ten-panshchiny

[3] Kozdra, J. R. (2017). "¿Qué clase de comunistas son ustedes?" La lucha entre el nacionalismo y la ideología en Polonia entre 1944 y 1956. https://ro.ecu.edu.au/theses/1955.

[4] Engelgard. J. Bolesław Piasecki 1939-1956. Wydawnictwo Myśl Polska, Varsovia 2015.

[5] Doboszyński А.  W pół drogi cz. III. URL: https://dzienniknarodowy.pl/adam-doboszynski-pol-drogi-cz-iii/.

[6] Дугин А.Г. Номахия: войны ума. Восточная Европа. Славянский Логос: балканская Навь и сарматский стиль. - М.: Академический проект, 2018.

[7] Дугин А.Г. Четвёртая политическая теория. М.:2009, Дугин АГ. Четвертый Путь. Введение в Четвертую Политическую Теорию. М.: 2014.

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS