Portada - Últimas noticias

CARACAS (Sputnik) — El diputado opositor, Juan Guaidó, anunció que se encuentra en Colombia donde está previsto que se reúna con el presidente de ese país, Iván Duque, y con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, confirmaron a Sputnik fuentes cercanas al parlamentario.

"Está previsto un encuentro con Pompeo el lunes, y con Duque este domingo", indicó la fuente.

Guaidó escribió este domingo en su cuenta en la red social Twitter "ya en Colombia", y agradeció el apoyo de Duque.

Por su parte, el mandatario colombiano confirmó que el parlamentario participará en la Cumbre Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, a la que asistirá el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo.

Esta es la segunda vez que Guaidó sale de Venezuela hacia Colombia, violando la prohibición de salida del país que pesa en su contra, de acuerdo a una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

En febrero del año pasado Guaidó viajó a Colombia para participar en una reunión del denominado Grupo de Lima y en un concierto Aid Live, para recaudar fondos para su país.

En esa ocasión se registró una de las mayores crisis diplomáticas entre ambas naciones, pues desde la ciudad colombiana de Cúcuta intentaron ingresar a Venezuela, a través de puentes fronterizos, camiones con alimentos e insumos médicos, donados principalmente por Estados Unidos, a pesar de la negativa del presidente Nicolás Maduro.

Además, se señaló a Guaidó de haber cruzado la frontera de forma clandestina con apoyo de paramilitares y posteriormente incluso se le acusó a él y a los parlamentarios que lo respaldan de malversar los 2,5 millones de dólares recaudados.

El 23 de enero pasado, Guaidó se autoproclamó presidente encargado de Venezuela, tras desconocer la toma de posesión de Maduro para el período 2019-2025 y recibió el respaldo de 53 países.

Sin embargo, Maduro es quien ha asumido el rol del poder ejecutivo el último año, a pesar de las presiones financieras y diplomáticas de Estados Unidos y otro grupo de países.

Presidente de Colombia se reúne con el opositor venezolano Guaidó

MOSCÚ (Sputnik) — El presidente de Colombia, Iván Duque, se reunió en Bogotá con el diputado opositor venezolano Juan Guaidó, quien se autoproclamó hace casi un año "presidente encargado" de Venezuela.

"Muy productiva reunión de trabajo con el Presidente de Venezuela Juan Guaidó. Compartimos avances en atención a migrantes radicados en Colombia, y resaltamos la importancia de restablecer la democracia en el vecino país", escribió Duque en su cuenta de Twitter.

El opositor venezolano anunció que se encuentra en Colombia y que prevé reunirse allí con Iván Duque y con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, quien viaja mañana lunes al país sudamericano para la Cumbre de Cumbre Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo.

Se trata de la segunda vez que Guaidó sale de Venezuela hacia Colombia, violando la prohibición de salida del país que pesa en su contra, de acuerdo a una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

En febrero del año pasado Guaidó viajó a Colombia para participar en una reunión del denominado Grupo de Lima y en un concierto Aid Live, para recaudar fondos para su país.

En esa ocasión se registró una de las mayores crisis diplomáticas entre ambas naciones, pues desde la ciudad colombiana de Cúcuta intentaron ingresar a Venezuela, a través de puentes fronterizos, camiones con alimentos e insumos médicos, donados principalmente por Estados Unidos, a pesar de la negativa del presidente Nicolás Maduro.

Además, se señaló a Guaidó se haber cruzado la frontera de forma clandestina con apoyo de paramilitares y posteriormente incluso se le acusó a él y a los parlamentarios que lo respaldan de malversar los 2,5 millones de dólares recaudados.

Asesinan a otro líder social en Colombia, y ya son 25 en este 2020

Informan del asesinato de otro líder social en el norte de Colombia, con lo que ya son 25 los activistas ejecutados en lo que llevamos del año 2020.

De acuerdo con un informe publicado ayer domingo por la Fundación Social Cordoberxia, el líder social Luis Darío Rodríguez, miembro de la Unión de Familias Desplazadas y Vulnerables del municipio Tierralta, del departamento de Córdoba (norte de Colombia), fue asesinato el viernes a tiros por hombres desconocidos que viajaban en una motocicleta.

La muerte de Darío Rodríguez, también miembro de la Red de los Derechos Humanos del Sur del departamento de Córdoba, eleva a 25 el número de activistas colombianos asesinados en este año 2020, y también se trata del segundo asesinato de líderes sociales en lo que va de este año.

En este sentido, la Fundación Social Cordoberxia ha exigido al Gobierno colombiano presidido por Iván Duque que garantice la vida y los ejercicios sociales en defensa de los derechos humanos en el país.

Después de lo ocurrido, el expresidente colombiano Ernesto Samper denunció que “cada líder social y cada desmovilizado asesinado es un nuevo asesinato de la paz”.

Carlos Ruiz Massieu, jefe de Misión de Verificación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia, expresó también su “preocupación sobre la seguridad de excombatientes, líderes sociales y defensores de derechos humanos, en las comunidades, algunos departamentos como el Cauca [suroeste], Nariño [suroeste], y Chocó [noroeste], son de especial preocupación”.

De hecho, en las multitudinarias marchas celebradas en noviembre y diciembre de 2019 contra el Gobierno de Duque en el marco del llamado paro nacional demandaban que cesara el asesinato de líderes sociales y defensores de derechos humanos.

Según un informe del Instituto de Estudios para la Paz (Indepaz), solo en el año 2019  se registraron 234 asesinatos de defensores de derechos humanos y líderes sociales, la mayoría indígenas.

Venezuela denuncia que EEUU financia a los golpistas

Venezuela condena las injerencias de EE.UU. en sus asuntos internos, y denuncia financiamiento extranjero a la Asamblea Nacional, controlada por la oposición.

El Gobierno de Estados Unidos no se debe meter en los asuntos que son únicamente de Venezuela”, advirtió el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, en una entrevista concedida el domingo al diario estadounidense The Washington Post.

Maduro también condenó un informe de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), en el que se admite haber pagado más de 460 millones de dólares a sectores de la ultraderecha venezolana so pretexto de la “asistencia humanitaria”.

Según el documento de la USAID, dice el presidente del país bolivariano, Estados Unidos le entregó al líder opositor venezolano Juan Guaidó unos 467 millones de dólares. “¿Qué pueden pensar los congresistas de Estados Unidos de que el gobierno de su país haya entregado 467 millones de dólares a una persona en el mundo y no se sepa dónde está ese dinero? ¿Qué piensa la Contraloría y el Congreso de Estados Unidos?”, dijo Maduro.

Además, afirmó Maduro, el único responsable de haber perdido la elección del pasado 5 de enero para la Presidencia de la Asamblea Nacional (AN) fue el propio Guaidó, por sus propias “torpezas en el liderazgo y por su corrupción”.

Tras la mencionada elección y la designación de Luis Parra como nuevo presidente de la AN, Guaidó, el anterior titular de este órgano, y un grupo de diputados protagonizaron acciones violentas.

El presidente del país bolivariano, a continuación, dijo que, a pesar de las agresiones e injerencias de Estados Unidos, está de acuerdo con mantener un diálogo directo con el presidente estadounidense, Donald Trump, pero hizo hincapié en la importancia del “respecto” para poder entablar un nuevo tipo de relaciones con Washington.

“Si hay respeto entre los gobiernos, no importa cuán grande sea Estados Unidos, y si hay un diálogo, un intercambio de información veraz, entonces asegúrese de que podamos crear un nuevo tipo de relación”, subrayó Maduro.

Análisis: Lo que realmente esconde la división de la oposición en Venezuela

Marco Teruggi

La oposición se encuentra en plena disputa en Venezuela. No se trata solamente de una pelea por la Asamblea Nacional, sino por algo más profundo: seguir el camino trazado por Estados Unidos o conformar una alternativa nacional. En la mira están las próximas elecciones legislativas de este año que aún no tienen fecha.

La política venezolana es un tablero en pleno movimiento, disputas y asaltos en preparación. Los hechos ocurridos en la Asamblea Nacional (AN), donde Juan Guaidó perdió la Presidencia, son solamente una parte emergente de las piezas que están en juego.

El escenario en desarrollo comenzó a construirse a partir de mediados del 2019, marcado sobre un punto central: la incapacidad de derrocar al presidente Nicolás Maduro. Los cálculos, hechos por los estrategas y financistas de la ingeniería del Gobierno paralelo que tenía a Guaidó a la cabeza, no dieron los resultados esperados.

Esa derrota de la matemática golpista no solamente tuvo como resultado la permanencia del Gobierno de Maduro, sino la disputa hasta el quiebre dentro de las filas de la oposición. Esa división expresa, a su vez, algo central: las vías por las cuales podría dirimirse el conflicto en Venezuela, si de manera extranjerizada y violenta, o de forma nacional con elecciones.

Las oposiciones

Las disputas dentro de la oposición comenzaron a hacerse públicas a finales del 2019, cuando ya no pudo esconderse la perdida de fuerza y credibilidad de la hoja de ruta enunciada por Estados Unidos a través de Guaidó. Esa división apareció a través de un elemento que define muchas veces la política: el dinero.

"Hay una disputa interna entre ellos producto de una pugna por el control de los ingresos", explica a Sputnik María Alejandra Díaz, diputada a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Esa disputa se dio en torno al financiamiento externo "que se calcula según cifras de la USAID en 630 millones de dólares en los últimos cuatro años", según Díaz.

Ese acaparamiento de los recursos se unió con otros elementos, como la falta de democracia interna dentro de los partidos, las divergencias en la estrategia y las ambiciones personales.

"Hay una rebelión por parte de miembros de partidos de oposición que han sido relegados desde las regiones y que tienen un año reclamando espacio", opina la diputada. Esa disputa, cruzada por señalamientos mutuos de corrupción y sobornos, se tradujo en que el 5 de enero un grupo de opositores, encabezados por Luis Parra, presentó su lista para presidir la AN. La división se expresó así en la disputa por el principal espacio de despliegue de la oposición donde Guaidó quedó desplazado.

El bloque de Parra "no está pidiendo invasión y manifiesta querer reinstitucionalizar la AN", explica Díaz. Su postura se distancia de Guaidó, definido por la constituyente como "la ficha principal de EEUU".

El planteo de Parra consolida una postura política que estaba expresada en la Mesa Nacional de Diálogo, un espacio de interlocución entre el chavismo y factores de la oposición creado a fines del 2019. La oposición sentada en la Mesa, "se ha manifestado abiertamente contra el bloqueo y contra cualquier tipo de invasión, es un sector que adversa al Gobierno, pero tiene algunos pisos de defensa del país", sostiene Díaz.

La oposición, que, a principios del 2019, estaba mayoritariamente unificada públicamente bajo la hoja de ruta de EEUU, ahora tiene dos bloques diferenciados: el de Guaidó y el de Parra, que detenta la presidencia del legislativo, junto con la Mesa Nacional de Diálogo.

"Creo que si se suma el sector de esa oposición que está sentado en la Mesa conjuntamente con el sector disidente de Parra dentro de la AN podría hacerse una oposición que confronte a los extremistas que le han hecho mucho daño al país".

Las próximas elecciones

El debate está en el marco de las elecciones legislativas que tendrán lugar este año. La división dentro de la oposición ya está anunciada: participar o sabotear.

La cuestión electoral está atravesada por el punto que concierne al Consejo Nacional Electoral (CNE) y su renovación.

"En la AN no se llegó a un acuerdo porque Guaidó se niega, el sector de Parra está dispuesto a retomar esas negociaciones, eso es un escenario interesante porque entre la oposición sentada en la Mesa y la de Parra pudiera llegarse a una negociación con el Gobierno para elegir a nuevos miembros o toda la directiva, eso no se sabe aún, y sería una decisión política", explica Díaz.

El objetivo es que la renovación surja desde la AN reconocida por los demás poderes del Estado, es decir aquella que encabeza Parra, como parte de un acuerdo para que la mayor cantidad de factores políticos validen al CNE y las próximas elecciones.

Dentro del escenario de inestabilidad, Díaz plantea que puede existir la posibilidad de que ese acuerdo no se logre a través de la AN, y surja de la Mesa Nacional de Diálogo. Entonces "queda el camino de que, para garantizar los acuerdos de la Mesa, la designación sea vía ANC".

Ese es el cuadro al que apuesta el chavismo: acuerdo político con una amplitud de factores de oposición nacionales, contrarios al bloqueo y la intervención internacional, para tener la legitimidad necesaria y luego realizar las elecciones legislativas.

Guaidó ya anunció que no reconocerá ni un cambio de CNE, ni la convocatoria, ni las elecciones que tendrán lugar. "Van a sabotear porque no les interesa que se retome la institucionalidad del país, y como no controlan ya la presidencia de la AN su legitimidad dentro del país está aún más disminuida", sostiene Díaz.

Esa posición anunciada por Guaidó expresa la estrategia de EEUU. El Gobierno norteamericano y sus aliados, como Colombia, o la Unión Europea, han anunciado reconocer únicamente a la AN encabezada por Guaidó, y la necesidad de lograr un Gobierno de transición que sea quien lleve adelante las elecciones.

"En esa disputa de poder EEUU no va a ceder, van  apretar aún más las tuercas internamente para que algún sector se rinda", explica la constituyente. Eso abarca desde la agudización del bloqueo económico, el intento de operaciones armadas encubiertas, y la presión vía ataques personales sobre la dirección del chavismo, así como quienes se han unido a la oposición que se alejó de Guaidó y la estrategia norteamericana.

Las piezas que faltan

Aún no ha terminado el mapa de reconfiguración de la oposición. El paso que actualmente está en desarrollo es la disputa a lo interno de los partidos para saber qué sector se quedará con la directiva.

Así, por ejemplo, el partido Primero Justicia, está bajo disputa. Por un lado, el sector de Parra, y por el otro lado, el de dirigentes como Julio Borges. Esa disputa deberá ser dirimida por el Tribunal Supremo de Justicia y, en caso de ganar el sector de Parra, entonces el partido Primero Justicia y un sector de sus dirigentes seguramente participaría de las elecciones legislativas venideras.

María Alejandra Díaz extiende ese cuadro de inestabilidad interna a otras fuerzas. "Por eso Guaidó renuncia a Voluntad Popular, porque no controla ese partido", explica, en alusión a la decisión anunciada de Guaidó a principio de enero de desprenderse del partido a través del cual llegó a la presidencia de la AN.

Ese tablero podría conformar unas elecciones donde la mayor parte de la oposición participe y el sector pro norteamericano quede aislado. Aún es temprano para anticipar si ese será el resultado en un marco donde las acciones para sabotear esa hoja de ruta serán permanentes.

Ese conjunto de variables políticas indica para Díaz que existen posibilidades de ganar la mayoría en la AN. Pero, subraya, la dimensión económica será determinante: "la gente vota con el corazón, el hígado o el estómago, tiene que haber una mejoría sensible de la situación mediante medidas que deben tomarse para proteger al más débil de toda esta ecuación, que es el pueblo".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19