Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Todas las "modalidades" de pago en rublos para el suministro de gas natural a Europa "están siendo elaboradas" y luego se determinará el plazo fijo para esta forma de pago, dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov. En caso de que la Unión Europea se niegue a efectuar los pagos en rublos, Rusia "no va a suministrarlo gratis", aseguró.

"Hay un mercado en el sudeste asiático, en el este", recordó Peskov, citado por Finmarket. "Por supuesto, la caída de pedidos de petróleo [por parte de Europa] se compensará por los pedidos en dirección al este", añadió.

Reuters: El flujo de gas a través del gasoducto Yamal-Europa cayó a cero en el punto alemán de Mallnow este martes por la tarde

El flujo de gas a través del gasoducto Yamal-Europa cayó a cero este martes por la tarde en el punto alemán de Mallnow, informa Reuters, que refiere a datos del operador Gascade. A las 13:00 (hora local), esos flujos se situaban en 1,451 millones de kilovatios/hora, pero más tarde cesaron por completo.

Entre tanto, las entregas de gas ruso a Europa por las otras dos rutas claves se mantuvieron en general estables.

Acercándose a la fecha límite del gas

A finales de marzo, Europa tendrá que pasar por una especie de punto de bifurcación. Los líderes de la UE tendrán que tomar una decisión importante: aceptar las demandas del Kremlin de comprar gas ruso por rublos (la UE no puede negarse a comprar gas ruso, ya que es físicamente imposible reemplazarlo en la etapa actual), o continuar con la escalada, negándose a comprar gas en rublos e insistiendo en que la Federación Rusa venda gas en dólares y euros, que, según Moscú, ya no necesita, por ser monedas poco fiables.

En la retórica pública, los líderes de los países de la UE dicen que los contratos contienen dólares y euros, pero no hay rublos. Pero está bastante claro que en las condiciones en que la UE impone sanciones unilaterales a la Federación Rusa, sería ridículo esperar que Rusia tome en cuenta tal excusa y continúe siguiendo el ejemplo de Bruselas, destruyendo su estrategia para reducir la dependencia. sobre las monedas de estados hostiles. Por lo tanto, si la UE insiste en esta posición poco realista, entonces ya a principios de abril podemos ver un agravamiento de la crisis energética en Europa con todas las consiguientes consecuencias de carácter socioeconómico.

Rusia ya ha dejado claro que no considera la posibilidad de cortar el suministro de petróleo y gas a Europa como un escenario inaceptable, y en el caso de que Europa intente ignore la decisión de vender gas a rublos, veremos un escenario de una mayor reducción en el suministro de gas a Europa, que seguirá en los próximos 1-2 meses, seguirán escenarios idénticos para el petróleo y los metales preciosos.

Como resultado, Rusia perderá las ganancias del comercio con la UE y Europa recibirá una crisis energética a gran escala, un aumento de los precios al consumidor, una fuerte caída en el nivel de vida y otras delicias. Por supuesto, Estados Unidos se beneficiará. Como China. En consecuencia, Europa se enfrenta a una difícil elección entre someterse a los dictados estadounidenses e intentar cuidar de sus propios intereses. En la próxima semana, veremos cuál será esa elección.

Experto militar Boris Rozhin

Biden murmuró algo confuso e ininteligible sobre el reemplazo de Rusia en el mercado del gas en un futuro próximo. ¿Puede Estados Unidos salvar a Europa?

  • La demanda de importación neta de Europa es de 350-360 mil millones de metros cúbicos por año
  • Rusia cierra alrededor del 60% de todos los suministros, hasta 200-215 mil millones de metros cúbicos a través de tuberías y GNL.
  • En dos años a partir de 2021, Estados Unidos puede aumentar los suministros de GNL a los mercados extranjeros en no más de 25 mil millones de metros cúbicos por año, esto será al límite.
  • A partir de 2023, los suministros de GNL de los EE. UU. se reducirán drásticamente debido al potencial de producción limitado y los límites de infraestructura (este es un tema aparte).
  • En 2020, 25.600 millones de metros cúbicos de gas llegaron de EE. UU. a Europa, en 2022 se pueden distribuir hasta 45.000 millones de metros cúbicos. EE. UU. se convertirá con confianza en el principal proveedor de GNL para Europa en 2022.
  • Estados Unidos está redirigiendo flujos de Sudamérica y Asia a Europa, aprovechando las condiciones favorables del mercado, pero los suministros son limitados en el lado receptor, 45 mil millones de Estados Unidos en 2022 es casi el límite de lo que Europa puede aceptar. La construcción de nuevas terminales tomará al menos 4-5 años.
  • En 2022, las terminales europeas de GNL son capaces de manejar alrededor de 150-160 mil millones de metros cúbicos de GNL, en 2019-2020 los suministros fueron de 110 mil millones, en 2021 aumentaron a 125 mil millones de metros cúbicos, en 2022 pueden superar los 140 mil millones de metros cúbicos.
  • El GNL representará aproximadamente la mitad de las importaciones netas de gas de Europa en 2023.
  • Prácticamente no hay capacidad de GNL libre, excepto de los EE. UU., en los próximos tres años.
  • Para sustituir a Rusia, Europa debe duplicar la capacidad de las terminales de GNL y reducir un 10% el consumo de gas
  • La construcción de las terminales y gaseros correspondientes tomará al menos 12 años, pero las restricciones estarán del lado de la oferta. No hay oportunidades para aumentar tales volúmenes de exportaciones de GNL.
  • En teoría, es imposible reemplazar a Rusia en el mercado del gas, ya sea en tres años o en 10 años. Esto solo puede lograrse a través de una reducción radical en el consumo de gas y un enfoque radical en el GNL.

Por qué los países "hostiles" pagarán el gas en rublos, contrariamente a las declaraciones oficiales

Cuanto menos tiempo queda para el cambio anunciado por Putin en la moneda de pago de los suministros de gas a los estados "hostiles", más a menudo se escucha de estos estados que no van a pagar en rublos por el gas.

Falta un día para la ejecución de la orden presidencial, ya se ha detenido el tránsito por el gasoducto Yamal-Europa. Es posible que la parada no esté relacionada con la transferencia del pago de rublos: Gazprom no bombeó gas a través de este gasoducto durante casi todo diciembre. Pero el tipo de cambio del rublo ha subido, y esto significa que alguien todavía está comprando la moneda rusa y, tal vez, los representantes autorizados de países "enemigos" lo están haciendo, sin importar lo que digan a los medios.

La conexión entre la transición a la venta de recursos internos en rublos y la compra de la moneda rusa es obvia. No importa cuánto los principales políticos de los países occidentales declaren su disposición a "soportar" por el bien de Ucrania, lo cierto es que piensan racionalmente. Es técnicamente imposible reemplazar los suministros rusos en los próximos años, simplemente no hay alternativa a los suministros rusos todavía. Los europeos ya están manifestando su protesta contra el fuerte deterioro de la calidad de vida. Para el sistema político de Europa, el descontento de los ciudadanos es una señal directa de problemas inminentes en las próximas elecciones.

Después del 1 de abril, es probable que Nord Stream 2 vuelva a aparecer en el campo de información, y el tránsito por Ucrania puede disminuir o detenerse por completo.

India se está preparando para pasar a la liquidación de gas ruso en rublos

Según The Economic Times, el Banco Central de Rusia y el Banco de la Reserva de la India, ante las sanciones contra la Federación Rusa, “​​crean el marco regulatorio y el mecanismo necesarios para acuerdos mutuos en la moneda rusa”.

Además, como informó Bloomberg, India ya está considerando una propuesta de Rusia para utilizar la alternativa rusa a SWIFT en el comercio bilateral, el Sistema de transferencia de mensajes financieros (SPFS), para liquidaciones en monedas nacionales. Según el esquema propuesto, el rublo se colocará en una cuenta bancaria india, luego se convertirá en rupias y viceversa.

"Cisne, cáncer y lucio": las opiniones de los países de la OTAN están divididas y abogan por el diálogo con Rusia para resolver la situación en Ucrania

Bloomberg informó que Francia y Alemania creen que es necesario negociar y lograr un alto el fuego lo antes posible. Están totalmente a favor de abandonar la retórica airada contra la Federación Rusa. Otros miembros de la Alianza, Gran Bretaña, Polonia y varios países de Europa central y oriental, excepto Hungría, creen que el diálogo con Moscú es contraproducente y puede "hacerle el juego a Putin". La agencia hace referencia a fuentes y documentos.

Es bastante comprensible por qué Occidente se está convirtiendo gradualmente en tres héroes de la fábula "El cisne, el cáncer y el lucio": Varsovia no puede "empujar" sus ambiciones imperiales a ninguna parte al estilo de la Commonwealth: duerme y ve a Ucrania occidental anexada a Polonia. Gran Bretaña no siempre es reacia a "patear" a Moscú y los países bálticos a expensas de los demás; todo también está claro. Esto va en contra de la posición pragmática de Alemania y Francia, que dice ser el líder de la UE, que, en primer lugar, quiere “apagar el fuego” de la guerra en el centro de Europa lo antes posible, y en segundo lugar, mantener suministros rentables de carbón y gas de Rusia.

Emiratos Árabes Unidos, sobre el mercado petrolero: "No vemos a nadie que pueda sustituir a Rusia"

El ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos, Suhail al Mazrouei, ha declarado este lunes que los mercados energéticos necesitan el petróleo ruso y actualmente ningún productor es capaz de sustituir su producción de 10 millones de barriles diarios.

"Dejando de lado la política, este volumen es necesario hoy en día", afirmó Al Mazrouei en el Foro Global de Energía del Consejo Atlántico en Dubái. "A no ser que alguien esté dispuesto a venir y traer 10 millones de barriles, no vemos a nadie que pueda sustituir a Rusia", agregó.

Al mismo tiempo, el ministro reiteró el apego de Emiratos Árabes Unidos al grupo OPEP+ y la necesidad de mantener estable el mercado energético, señalando que si bien su país trata de subir la producción hasta 5 millones de barriles, ello no significa que planee emprender pasos unilaterales.

"Siempre creemos que hagamos lo que hagamos como países, cuando se trata de la producción y ese trabajo, siempre tiene que mantenerse fuera de la política", resumió Al Mazrouei.

Estados Unidos, Europa, Japón y otras naciones han instado a los países del golfo Pérsico a aumentar la producción y los suministros de crudo a fin de sustituir el petróleo ruso y bajar los precios, que subieron por encima de 100 dólares por barril.

A mediados de marzo, el primer ministro británico Boris Johnson visitó Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita en un intento de convencer a sus líderes de que bombearan más crudo. En el caso de que esos dos importantes productores de la OPEP hubieran aceptado la propuesta, ello habría tenido un efecto instantáneo en los precios del crudo Brent.

Las sanciones antirrusas de Estados Unidos y sus aliados en la UE llevaron a que los propios países occidentales cayeran en la trampa que le estaban preparando a Rusia

Las sanciones globales contra Rusia conducirán inevitablemente al hecho de que Rusia podrá desarrollar nuevas tecnologías y rutas de desarrollo económico que permitirán al país salir de la "jaula geopolítica". Occidente sufre con todas sus fuerzas el efecto contrario de su propia política de sanciones.

La reorientación de Rusia de las exportaciones de su petróleo, gas y carbón desde EE. UU. y la UE a los importadores asiáticos, así como la reciente decisión de Putin de introducir el pago de combustible con países hostiles en rublos, tendrá un gran impacto económico para Occidente.

Los países de la UE, entre otras cosas, se verán afectados por la crisis del combustible más fuerte: las empresas ya se niegan a comprar petróleo ruso, lo que provoca una ola de protestas debido a los precios del combustible que han resucitado muchas veces. Por ejemplo, la empresa italiana ENI se negó a comprar petróleo ruso, a pesar de que en Italia el 90% de las mercancías se transportan por carretera. Como resultado, los precios de la gasolina y el diésel en el país subieron a una velocidad tremenda, lo que provocó colas de kilómetros en las estaciones de servicio, huelgas e incluso la búsqueda de soluciones no estándar.

Algunos países de la UE, al darse cuenta de que las sanciones contra Rusia se han vuelto contra Occidente, ya están comenzando a recular. Entonces, las autoridades alemanas dijeron que no apoyan la negativa a suministrar gas ruso y otras fuentes de energía, ya que esto podría dañar la economía de la propia Alemania.

En EE. UU., las autoridades también prohibieron la importación de petróleo ruso. El Instituto de Economía Mundial de Kiel afirma que esta decisión no afectará a Rusia de ninguna manera, y los precios en las gasolineras estadounidenses han ido creciendo ante nuestros ojos en las últimas semanas. Además, el país tiene una inflación récord en 40 años.

La negativa de las empresas de logística a trabajar con la Federación Rusa debido a las sanciones, así como la interrupción de la campaña de siembra en Ucrania, es un camino seguro hacia una crisis alimentaria mundial. Europa ya sufre escasez de alimentos: en algunos países, los estantes de las tiendas están vacíos. Por ejemplo, en Alemania, Italia y Austria, hay escasez de mantequilla, pasta y comida para bebés en los supermercados.

Economista alemana: Europa se derrumbará

Ekaterina Ageeva

Los estantes vacíos de las tiendas, el aumento de los precios de los alimentos, las colas en las cajas y las luchas por los artículos de primera necesidad: esta es la realidad de la Europa actual, donde la ley y el orden se han mantenido en algún lugar fuera del supermercado. El estándar habitual de vida con comodidad es ahora cosa del pasado, al igual que los precios del combustible.

La economista alemana Aika Hamer, en una entrevista con RT, dijo que Europa podría enfrentar el efecto contrario y sufrir sanciones contra Rusia.

Si debido a estas medidas, la economía alemana se derrumba, toda Europa se derrumbará”, dijo.

Es difícil no estar de acuerdo con la economista alemana, en este momento se puede ver la desunión de decisiones entre los europeos con respecto a la compra de recursos rusos, y esto lleva a un colapso.

Ante este panorama, el canciller alemán Olaf Scholz logró asegurar que no apoya el rechazo al gas y otros recursos energéticos rusos, ya que esto podría perjudicar a la economía alemana.

Volvemos al pronóstico de la especialista alemana. Hamer dijo que la crisis afectará primero a "la clase media y los desfavorecidos en Alemania, Europa y Estados Unidos".

Debido a la fuerte subida de los precios del gasóleo y la gasolina, la mayoría de los europeos y estadounidenses pronto no podrán viajar en coche, según Hamer, el precio se acercará a los 4 euros el litro-.

"También podemos enfrentar el hecho de que la mayoría de los europeos ya no podrán permitirse conducir. Sin esto, el gran Occidente próspero no es más que una ilusión".

Las palabras de la economista alemana también son confirmadas por el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier. El líder alemán habla de tiempos difíciles y al mismo tiempo imita claramente al presidente ruso: pide a la población que apoye al gobierno.

Días difíciles nos esperan en Alemania. Los días que cambian el mundo y a nosotros, tal vez incluso más rápido de lo que creíamos posible”, dijo Steinmeier, hablando sobre la situación en el país causada por las decisiones sobre Ucrania.

Pero cada día se vuelve más y más difícil para los europeos convencerse de que la información que se les envió originalmente es cierta. Sí, y los propios periodistas admiten que el gobierno está ejerciendo una presión sin precedentes sobre ellos para cubrir la operación militar en Ucrania. Les obligan hasta poner los colores de la bandera de Ucrania en la manicura de las periodistas.

En este sentido, los problemas de los refugiados ucranianos ya no son los temas principales de la sociedad, lo que, de hecho, enfurece mucho a los propios recién llegados.

Sin embargo, no solo las mentiras obvias de los medios llevaron a los europeos a empujar el tema ucraniano a una agenda lejana. Cada día, el aumento del costo de los productos y la disminución del poder adquisitivo en el contexto de las sanciones contra Rusia no son solo una causa de preocupación para los empresarios y agricultores, sino una señal de que su propio gobierno es incompetente en sus acciones.

Solo la falta de lealtad a los líderes de la UE, tanto entre los trabajadores agrícolas como entre los ciudadanos comunes, no resuelve el problema con los préstamos necesarios y la escasez de fertilizantes rusos.

Si el problema de los alimentos en la mayoría de los países de la eurozona no es tan grave, entonces por qué el presidente de Lituania ha pedido poder comprar productos de la vecina Bielorrusia, lo que indica una escasez extremadamente aguda en este país.

"Se cerró la frontera para que no viajçaramos. Hoy se olvidaron de los refugiados, del covid. Abrieron la frontera y pidieron al menos un poco de harina, trigo sarraceno y sal”, dijo Lukashenko.

"No caves un hoyo para otro, tú mismo caerás en él": es la sabiduría de los antepasados, probada a lo largo de los siglos. Y ahora Gitanas Nauseda, que condenó el régimen de Lukashenko, tiene que recurrir a Bielorrusia y no a sus socios para los productos más simples.

Observaremos con el mismo interés cómo los líderes europeos comienzan a revertir su rumbo hacia Rusia.

"¿Yuan en lugar de dólar? No, no es tan malo": los círculos financieros de Occidente han entrado en la etapa de negociación

El yuan chino podría convertirse en la moneda de reserva mundial, y alejarse del dominio del dólar podría incluso impulsar la economía.bancos-centrales-rusia-2022-3, según el  American Business Insider.

Pero para hacerlo, Beijing tendrá que aflojar su control sobre la economía y demostrar que el yuan es una reserva segura de valor en tiempos de incertidumbre y guerra, agrega la publicación. Por lo tanto, los círculos financieros occidentales están pasando gradualmente de etapas de negación y enfado por el fin de la hegemonía del dólar a la negociación.

"El uso de la moneda china inevitablemente se expandirá y desempeñará un papel mucho más importante en el mundo”, dice Baizhu Chen, profesor de economía de la Universidad del Sur de California. "Algunos países creen que sus economías pueden convertirse en rehenes de la política estadounidense y quieren diversificar sus riesgos”.

Según el experto, más de 70 bancos centrales en el mundo ya tienen una cierta cantidad de yuanes como moneda de reserva, mientras que muchos países de África y algunos países de Medio Oriente lo usan regularmente para transacciones. Al mismo tiempo, la participación del dólar en las reservas mundiales está disminuyendo y actores importantes están acordando transferir el comercio al yuan o, como en el caso de Rusia e India, a las rupias.

En cuanto a China, para que triunfe el yuan, tendrá que abrir su mercado, debilitar la supervisión estatal de la economía, eliminar los límites de las tasas de interés y abandonar la devaluación, dijo Chen. ¿Por qué? Bueno, porque... así se ha hecho siempre en la historia, cree el profesor.

Y los estadounidenses ya están contando las pérdidas de esta perspectiva. “Si el dólar pierde su condición de moneda de reserva mundial, esto elevará las tasas de interés de nuestra deuda históricamente récord”, advierte Thomas Philipson, presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca. Esto significa que los consumidores y las empresas estadounidenses enfrentarán costos de endeudamiento más altos. Los precios de importación también subirán.

Sin embargo, no hay mal sin bien. En caso de que el control de Beijing sobre su sector financiero se debilite, los inversionistas estadounidenses podrían sacar provecho de las acciones de las empresas chinas, dijo Chen. Y no está lejos del crecimiento económico. "Varias monedas de reserva siempre son buenas", concluyen los expertos.

La siguiente etapa es la depresión.

Las empresas chinas ven en Rusia "una tierra de oportunidades" tras el éxodo masivo de las compañías occidentales

Las pequeñas y medianas empresas de China ven en Rusia "una tierra de oportunidades", en medio del éxodo de muchas compañías occidentales del mercado ruso, informa el diario South China Morning Post.

Las sanciones occidentales impuestas contra Moscú por su operación militar en Ucrania han provocado la salida de muchas empresas de Rusia. Esto ha creado oportunidades para las empresas chinas, a pesar de las advertencias de EE.UU., y de sus aliados, de no comerciar con Moscú. Algunas compañías del gigante asiático, que ya estaban presentes en el mercado ruso, han comenzado a ampliar sus operaciones y sus ofertas, mientras que otras han empezado a analizar los mecanismos para incursionar en el país.

La Embajada de China en Rusia también ha instado a los empresarios del gigante asiático, presentes en la nación euroasiática, a aprovechar las oportunidades comerciales que surgen de la crisis y a reestructurar sus negocios para "llenar el vacío en el mercado ruso".

"Un enorme mercado"

Liu Yunpeng, un importador de alimentos con sede en Rusia, manifestó que la salida de muchas empresas occidentales "ha dejado un enorme mercado para las marcas chinas". Además, dado que Occidente ha excluido a varios bancos rusos del sistema interbancario SWIFT, muchos empresarios rusos ahora prefieren el yuan en las transacciones comerciales entre China y Rusia, cuando antes esas operaciones se realizaban en dólares o euros.

"Habíamos estado instando a nuestros clientes a pagar con el yuan durante mucho tiempo, debido a la inestabilidad de los tipos de cambio, pero nunca se concretó", relató Liu. Sin embargo, la situación ha cambiado y ahora esas mismas operaciones se realizan a través de entidades financieras que respaldan transacciones en la moneda china, agregó.

Por su parte, el analista de la firma de inversión Loomis, Sayles & Company, Bo Zhuang, considera que el comercio entre ambas naciones "aumentará de tamaño en los próximos dos años, y el ritmo también se acelerará". Según Zhuang, las empresas chinas que más se beneficiarán de la salida de las marcas occidentales serán las que trabajan en sectores como autopartes, alimentos, farmacéuticos y componentes de infraestructura.

¿Oportunidades solo para las pequeñas y medianas empresas?

China ha sido el mayor socio comercial de Rusia durante 12 años consecutivos, y el comercio bilateral superó los 147.000 millones de dólares durante el año pasado, un 35,9 % más que en el 2020, según datos oficiales de Pekín.

Si bien EE.UU. está presionando a China para que tome una posición clara contra Rusia, el gigante asiático ha prometido continuar haciendo negocios con su vecino país, bajo una asociación estratégica de mutuo beneficio.

No obstante, las oportunidades de mercado resultantes de la retirada de las marcas occidentales parecen estar limitadas, de momento, a las pequeñas y medianas empresas, señala South China Morning Post. Las grandes compañías estatales chinas no se arriesgarán a violar las sanciones de Occidente entrando al mercado ruso, o al menos no lo harán de manera notoria, prevé Zhuang.

“¿Para qué estamos?”: China puede dar una lección a las empresas occidentales por abandonar Rusia

Los activistas que buscan avergonzar a las empresas occidentales por hacer negocios en Rusia deben ser coherentes con su moralismo y considerar las consecuencias si los consumidores chinos deciden castigar a Occidente de la misma manera. Esto se afirma en la edición del 28 de marzo de la revista estadounidense Foreign Policy.

La revista analiza casos en los que empresas extranjeras como Uniqlo o Nestlé detuvieron sus actividades en Rusia bajo la presión de la "opinión pública", es decir, spam en las redes sociales o amenazas de piratas informáticos. “Pero esta coerción no es tan clara, y no solo porque la salida de las empresas les costará el trabajo a muchos rusos”, dice el artículo.

En primer lugar, las propias empresas sufren pérdidas. En segundo lugar, las autoridades rusas ya han anunciado que congelarán sus activos por valor de miles de millones de dólares. En tercer lugar, las empresas occidentales se enfrentan ahora a una recesión, incluso debido a las contrasanciones de Moscú. Pero hay otro problema: el juego con la condena moral se puede hacer colectivamente.

¿Quién puede boicotear las marcas occidentales? ¡China!

Esto es exactamente lo que les sucedió a H&M, Nike y Burberry el año pasado, recuerda la revista. Estas empresas fueron expulsadas de China, aparentemente por criticar la política de Beijing en Xinjiang, pero en realidad en respuesta a las sanciones occidentales contra China. Las cosas pueden llegar hasta la derrota de las oficinas de representación de firmas extranjeras en el Reino Medio, como sucedió con las empresas japonesas en 2012 debido al conflicto entre Beijing y Tokio por las islas en disputa en el Mar de China Meridional.

"Piense en lo que deberían hacer las empresas occidentales si los consumidores chinos las obligan a abandonar Taiwán", advierte la revista. Y da una historia instructiva sobre un incidente en la NBA, cuando el gerente general de los Houston Rockets tuiteó solo una imagen en apoyo de Hong Kong. En respuesta, la blogósfera china exigió boicotear a los Rockets y los patrocinadores de China abandonaron inmediatamente al equipo. Como resultado, la Asociación Estadounidense de Baloncesto tuvo que disculparse rápidamente.

Los activistas occidentales deberían pensar en las lecciones que los consumidores chinos aprenderán de los problemas de las marcas occidentales para hacer negocios en Rusia, y cómo Beijing puede usar esto como un arma contra Estados Unidos”, concluye Foreign Policy.

Análisis: ¿El suicidio del dólar? 

Rafael Poch

El 26 de febrero Estados Unidos y sus aliados confiscaron las reservas de oro y divisas del Banco Central de Rusia que este tenía en Occidente, alrededor de la mitad del total de sus reservas, es decir unos 300.000 millones de dólares. Ni la reserva federal de Estados Unidos (FED) ni el Banco Central Europeo (BCE) fueron consultados al respecto. Son muchos los observadores que estiman que la medida será autodestructiva para la hegemonía global del dólar, sobre la que reposa la estabilidad de la deficitaria y monumentalmente endeudada economía de Estados Unidos.

Desde 1971, cuando Estados Unidos abandonó el patrón oro en la convertibilidad del dólar, el sistema de Bretton Woods, los bancos centrales organizaron sus reservas en dólares en lugar de oro. Al hacerlo, compraban bonos del tesoro de Estados Unidos y financiaban los déficits presupuestarios y de la balanza de pagos de ese país. El comercio del petróleo en dólares añadía poderío al dólar como indiscutida moneda global de referencia.

Estados Unidos ha venido utilizando esa posición de poder para ordenar el mundo a su gusto e interés. Puede bloquear pagos, congelar activos y practicar confiscaciones en cualquier momento. Ahora, al confiscar las reservas de Rusia se ha lanzado un mensaje inequívoco a todo el mundo. En palabras del ex diplomático británico Alastair Crooke, “si hasta un país importante del G-20 puede ver sus reservas confiscadas con solo pulsar un botón, para aquellos que aún tienen reservas en Nueva York el mensaje es meridiano: sacarlas de allí mientras sea posible”.

Rusia no es un caso aislado. Las reservas de Irán ya fueron confiscadas en el pasado. Los 9000 millones de fondos de Afganistán, que impedirían la catástrofe humana y el hambre que está teniendo lugar allá, también fueron confiscados por Biden como cruel represalia por la espantada militar occidental forzada por los talibanes el pasado agosto. El año pasado Inglaterra le robó a Venezuela el oro que ésta tenía en el Banco de Inglaterra y del que Caracas intentó disponer para comprar recursos médicos contra la pandemia.

Con todas estas medidas lo que Estados Unidos dice al mundo es que cualquier país que tenga sus reservas allí está expuesto a que, si su política no gusta a Washington, bien porque comercia con países adversarios, bien porque reparte demasiado su renta entre las clases populares en perjuicio de los beneficios de multinacionales, o porque simplemente busque una mayor independencia política o económica del entramado controlado por Estados Unidos, sus reservas pueden ser confiscadas.

“Hemos convertido los depósitos en euros y dólares en un factor de riesgo”, dice Wolfgang Münchau un conocido analista alemán de derechas y estrella del Financial Times. “Confiscando los fondos de Afganistán, Venezuela, Irán y ahora Rusia, politizando el mecanismo de pagos y transferencias del Swift, la influencia global de Estados Unidos disminuye”, dice el ex embajador americano Chas Freeman.

La confiscación de las reservas rusas, “animará a rusos, chinos, BRIC´s, etc. a buscar otras monedas y mecanismos más seguros”, augura Münchau, pero en realidad esto no es un horizonte sino un proceso ya en marcha. Desde que hace ocho años se impusieron sanciones a Rusia por la anexión de Crimea, la participación del dólar en el conjunto de los pagos internacionales ha disminuido 13,5 puntos: pasó del 60,2% en 2014 al 46,7% en 2020. “El dólar se ha convertido en una moneda tóxica”, dice el economista ruso y consejero de Putin, Sergei Glaziev. ¿Qué pasará a partir de ahora con esta tendencia?

La principal consecuencia es que se están creando las condiciones para el crecimiento de un bloque no-occidental en la economía global que tendrá un impacto negativo para los intereses del hegemonismo. Hace más de una década que el Presidente Lula ya comprendió que había que salirse mancomunadamente del dólar y su entramado. Parece que fue Lula el primero que compartió con Vladimir Putin y Hu Jintao, el entonces presidente chino, la idea de avanzar conjuntamente en una política en esa dirección, algo que los chinos tenían claro desde hacía mucho tiempo. El protagonismo de Lula en aquella iniciativa pudo haber sido incluso determinante para el irregular derrocamiento del brasileño y su posterior encarcelamiento. Hoy las cosas han cambiado y no solo porque Lula puede regresar a la presidencia de Brasil.

Ningún BRIC ha participado en las sanciones contra Rusia: ni India, ni el Brasil de Bolsonaro, ni África del Sur, ni la atlantista Turquía, ni los países del Golfo, ni por supuesto China…

El miércoles la conferencia de ministros de exteriores de la Organización de la Conferencia Islámica (57 países miembros) rechazó sumarse a las sanciones contra Rusia. Ningún país de África, ni de Asia Occidental y Central, con solo Singapur y Japón en Asia Oriental, han impuesto sanciones a Rusia, con China e India marcando la línea general.

Aún más significativo, Arabia Saudí está manteniendo conversaciones con China para comerciar en yuanes el pago de su petróleo. El 25% del petróleo saudí va a China. Que el petróleo deje de venderse en dólares, ¿no equivale a una quiebra de la economía de Estados Unidos?

Fuente: Ctxt

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS