Portada - Últimas noticias

Los ministros de Relaciones Exteriores de Turquía, Finlandia y Suecia firmaron este martes un memorando de entendimiento que confirma el apoyo de Ankara a los dos aspirantes a la membresía en la OTAN, según ha comunicado el presidente finlandés, Sauli Niinisto.

El acuerdo, que fue precedido por la reunión de los presidentes de los tres países, prevé que los firmantes se brindarán "apoyo mutuo contra las amenazas a la seguridad de los demás". Después de la unión de las dos naciones a la Alianza, "este compromiso se fortalecerá aún más", indicó el mandatario.

En relación a las acusaciones de Ankara de que Suecia y Finlandia han acogido a militantes considerados terroristas por las autoridades turcas, el presidente finlandés aseguró que Helsinki "condena el terrorismo en todas sus formas", pero "seguirá actuando de conformidad con su propia legislación nacional".

"Los pasos concretos para nuestra adhesión a la OTAN se acordarán entre los aliados de la OTAN durante los próximos dos días, pero esa decisión ahora es inminente", indicó el mandatario.

Minutos después, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, confirmó la reunión y el acuerdo de los representantes de los tres países, y precisó que el memorando tiene que ver con dos asuntos: la venta de armas y la lucha contra el terrorismo.

"Me complace anunciar que ahora tenemos un acuerdo que allana el camino para que Finlandia y Suecia se unan a la OTAN. Turquía, Finlandia y Suecia firmaron un memorando que aborda las preocupaciones de Turquía, incluidas aquellas relacionadas con la exportación de armas y la lucha contra el terrorismo", dijo Stoltenberg.

"Como aliados de la OTAN, Finlandia y Suecia se comprometen a apoyar plenamente a Turquía contra las amenazas a su seguridad nacional. Esto incluye seguir modificando la legislación nacional, tomar medidas enérgicas contra las actividades del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y llegar a un acuerdo de extradición con Turquía", manifestó.

El secretario general de la OTAN comunicó que los líderes de la Alianza invitarán oficialmente a ambos países nórdicos a unirse al bloque este miércoles.

El pasado mes de mayo, Finlandia y Suecia solicitaron formalmente unirse a la OTAN, impulsados por el desarrollo del conflicto en Ucrania, que empezó el pasado 24 de febrero. El anuncio de los dos países nórdicos fue respaldado por casi todos los miembros de la Alianza. Sin embargo, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, manifestó que su Gobierno no apoyará la adhesión.

Turquía acusa a Suecia y Finlandia de estar en contacto con las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) y del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), entidades que Ankara considera terroristas.

Además, Ankara demanda la extradición desde dichos países de individuos que considera terroristas y el cese de los embargos armamentísticos impuestos por las dos naciones nórdicas tras el inicio de la incursión turca en el norte de Siria en 2019.

Suecia se niega a extraditar a sus ciudadanos a Turquía

MOSCÚ (Sputnik) — Suecia no extraditará a sus ciudadanos a Turquía, declaró la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, en relación con la solicitud Ankara de deportación de varios miembros del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

"Turquía solicita la extradición, pero al igual que antes, aquí, en Suecia, cuando se trata de una extradición, sin duda alguna seguimos la legislación sueca y los convenios internacionales (...). Lo dejé muy claro hoy: nunca extraditaremos a los que son ciudadanos suecos", dijo Andersson al canal televisivo CNN.

Agregó que los nacionales suecos que no están vinculados al terrorismo no tienen nada de qué preocuparse.

Más temprano, el ministro de Justicia turco, Bekir Bozdag, anunció que Ankara está esperando la extradición de 33 miembros del PKK y del FETO —organización del predicador islámico Fethullah Gulen— desde Finlandia y Suecia.

Suecia, Finlandia y Turquía firmaron la víspera un memorando de seguridad que desbloqueó el inicio de las conversaciones para la adhesión de ambos países a la Alianza del Atlántico Norte.

Los países acordaron reforzar la cooperación en materia de lucha contra el terrorismo, incluidas las medidas contra el PKK, el intercambio de información y un acuerdo de extradición.

Turquía obstaculizó anteriormente el inicio del proceso de adhesión de estos países a la OTAN, expresando su temor por el apoyo de Estocolmo y Helsinki al PKK, reconocido por Ankara como organización terrorista.

En marzo de 2016, varias organizaciones kurdas del territorio controlado por Damasco en el norte de Siria, cerca de la frontera con Turquía, proclamaron la creación de la Federación del Norte de Siria (Rojava). Damasco no ha reconocido su creación.

Putin afirma que si la infraestructura militar de la OTAN es desplegada en Finlandia y Suecia, Rusia tendrá que responder de manera recíproca

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha advertido este miércoles que, si la infraestructura militar de la OTAN es desplegada en Finlandia y Suecia, su país tendrá que responder de manera recíproca.

Al mismo tiempo, el mandatario señaló que Moscú no tiene ningún problema con Estocolmo y Helsinki, en el caso de que formaran parte de la Alianza.

"No tenemos con Suecia y Finlandia aquellos problemas que lamentablemente sí tenemos con Ucrania. No tenemos cuestiones ni disputas territoriales, no tenemos nada que nos pueda preocupar desde el punto de vista de la membresía de Finlandia y Suecia en la OTAN", aseguró el líder ruso.

"Si quieren [unirse a la OTAN], adelante, pero ahora deben entender de forma clara y precisa [...], que en el caso de despliegue ahí de contingentes militares e infraestructura, nos veremos obligados a responder de manera recíproca y crear las mismas amenazas para aquellos territorios desde donde se crean las amenazas para nosotros. Son cosas obvias", dijo Putin durante una rueda de prensa celebrada durante su visita a Turkmenistán.

Volviendo a la comparación entre la adhesión al bloque de los dos países nórdicos y Ucrania, el presidente señaló que esta última fue utilizada por Occidente como una cabeza de puente para empeorar la posición de Rusia.

"Comenzaron a convertir a Ucrania en una 'anti-Rusia', una cabeza de puente para tratar de sacudir de alguna manera a la propia Rusia, comenzaron a luchar contra la cultura rusa, el idioma ruso, comenzaron a perseguir a las personas que se sentían parte del mundo ruso.", declaró. "No hay nada semejante ni en Finlandia ni en Suecia, es una situación muy diferente", subrayó.

De acuerdo a sus palabras, la postura de Moscú respecto a la OTAN consiste en que la alianza es solo una herramienta política de EE.UU. En este contexto, Putin afirmó que Occidente persigue sus propios intereses al incitar a Kiev a continuar el conflicto.

El regateo atlántico de Turquía, Suecia y Finlandia

Anna Búrova

MOSCÚ (Sputnik) — La Alianza Atlántica dio comienzo a la adhesión de dos países europeos tradicionalmente neutros, Finlandia y Suecia, lo que, sin duda, modificará para siempre el equilibrio de fuerzas del Viejo Continente.

Ahora Alemania insiste en acelerar la ratificación de la entrada de Estocolmo y Helsinki, mientras Ankara, el principal obstáculo para su ingreso, recuerda que el proceso de momento no ha concluido.

Un triunfo, para Turquía

Turquía fue la única de los 30 miembros de la Alianza Atlántica que se opuso inicialmente a la solicitud, el 18 de mayo, de los dos países nórdicos, porque les acusó de albergar a miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, proscrito en Turquía, la Unión Europea y otros países como terrorista).

Sin embargo, el 28 de junio y tras numerosos "no", el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que se reunió con los líderes de la OTAN, Suecia y Finlandia en Madrid, cambió de postura.

Según el memorando tripartito, no publicado pero filtrado por el periodista de Middle East Eye Ragip Soylu, Turquía avala la invitación para la adhesión de Finlandia y Suecia que, a cambio, se comprometen a no apoyar al PKK, así como a la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG) y el movimiento islámico transnacional Fethullah Gulen (FETO), los tres considerados grupos armados terroristas por Ankara.

Además, las naciones europeas cooperarán en la lucha contra las mencionadas organizaciones y pondrán fin a su embargo de armas contra Turquía.

El 28 de junio también Turquía dejó entender que estima que Finlandia y Suecia cedieron a sus condiciones.

Regateo político, para los nórdicos

Mientras, si el memorando establece que Suecia asume el compromiso de endurecer su legislación referente al terrorismo, Finlandia se escuda en las enmiendas vigentes a partir de este 1 enero, que extienden la noción de participación en actividad terrorista.

Asimismo, después de la firma del memorando, el presidente finlandés, Sauli Niinisto, señaló que su país dejará sin cambios su política de lucha antiterrorista y de extradición de los sospechosos de terrorismo. Tampoco dio detalles sobre la promesa de levantar el embargo de ventas de armas.

Estas palabras parecen buscar un cierto margen de maniobra para eludir las condiciones de Ankara que intenta aprovechar la compleja situación geopolítica para promover sus intereses e incluso declaró el 1 de junio que empezaba una operación antiterrorista en la frontera con Siria, en los territorios kurdos.

Según la Directora de Investigación del Instituto Kurdo de la Paz, Meghan Bodette, desde que el Gobierno turco dejara de negociar con los kurdos, busca aprovechar las crisis internacionales, como, en 2021 la retirada de los estadounidenses de Afganistán, para evitar la responsabilidad por su propia agresión militar. La situación actual, según la experta, se ajusta a esa lógica.

Divergencias implícitas

Las discrepancias parecen estar resueltas y la entrada de Finlandia y Suecia, como señaló el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, será la más rápida de la historia del bloque.

Sin embargo, persisten varias preguntas respecto a la colaboración antiterrorista futura entre Ankara, Estocolmo y Helsinki.

La primera surgió el 29 de junio. El ministro de Justicia turco, Bekir Bozdag, declaró que su país vuelve a exigir a Finlandia y Suecia la extradición de 33 miembros del PKK y el FETO, algo que negaron en reiteradas ocasiones.

Hasta ahora, su reclamo no obtuvo respuesta. Queda por ver si Turquía logra establecer la tan deseada cooperación antiterrorista y tal y como la entiende. Sin embargo, no cabe duda que hará todo para aprovechar al máximo el memorando.

El pacto entre Turquía, Suecia y Finlandia, ¿un obstáculo para las relaciones entre Ankara y Moscú?

Turquía prometió apoyar el ingreso de Finlandia y Suecia a la OTAN y firmó un memorándum de varios puntos con los dos países. Un politólogo turco explica si esta medida es capaz de afectar las relaciones entre Ankara y Moscú.

El politólogo Onur Sinan Guzaltan, de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, opina que el acuerdo que firmó Ankara con Helsinki y Estocolmo no es más que un resultado de las políticas equilibradas de las autoridades de Turquía que por el momento entran en la carrera electoral. De esta manera, Ankara simplemente intenta "aliviar la presión por parte de Occidente".

Pero, ¿es posible que esta medida afecte las relaciones entre Turquía y Rusia? Cabe recordar que Ankara en su momento se negó a unirse a las sanciones antirrusas impuestas por los países aliados de Washington en respuesta a la operación militar especial en Ucrania.

"Por el momento, las relaciones entre Turquía y Rusia son bastante fuertes, por lo que no creo que dicho acuerdo pueda dar lugar a una ruptura", opina Guzaltan.

El interlocutor de Sputnik subraya que la expansión de la OTAN "amenaza a los intereses nacionales de Turquía" y que "no hay garantías de que en el futuro, Suecia, Finlandia u otro Estado miembro de la OTAN no comience a apoyar a las organizaciones terroristas antiturcas". Recuerda que EEUU "ha apoyado durante varios años" las estructuras que representan una amenaza para la seguridad de Turquía.

"Al fin y al cabo, el memorándum no es más que una solución temporal, mientras que los caminos de Turquía y la OTAN —que tienen distintos intereses geopolíticos— se van a separar tarde o temprano", concluye el politólogo.

El acuerdo de Turkiye con Finlandia y Suecia no equivale a apuñalar a Rusia por la espalda

Andrew Korybko

Turkiye acordó un memorando con Finlandia y Suecia el martes para garantizar los intereses de seguridad nacional del primero mencionado con respecto a los grupos kurdos que considera terroristas a cambio de aprobar la solicitud de esos dos para unirse a la OTAN. El momento coincide con la Cumbre de la OTAN en Madrid y, por lo tanto, inevitablemente se convertirán en miembros de pleno derecho más temprano que tarde. Algunos observadores han comentado sarcásticamente en las redes sociales que Turkiye estaba "volviendo a sus viejos trucos" y había "apuñalado por la espalda previsiblemente" a Rusia, aunque esta es una interpretación retorcida de la realidad que debe aclararse urgentemente para evitar engañar a más personas de las que se cree. ya tiene.

Para empezar, las relaciones ruso-turcas a veces son tensas, pero siempre han superado los obstáculos en el camino de su asociación estratégica debido al deseo compartido de sus líderes de regular responsablemente su rivalidad . La objeción inicial de Ankara a las solicitudes de OTAN de Finlandia y Suecia tomó por sorpresa a muchos que no habían esperado una resistencia tan feroz en defensa de lo que considera sus líneas rojas de seguridad nacional en este tema delicado. No tuvo absolutamente nada que ver con los lazos de Turkiye con Rusia a pesar de que esta disputa sirvió para promover indirectamente los objetivos de poder blando de Moscú en la medida en que destaca los intereses divergentes de los miembros de esa alianza hostil en contra de las afirmaciones de sus funcionarios.

Dado que nunca se dio por sentado, y mucho menos esperado, que esta disputa surgiría, no hay razón para que Rusia o sus partidarios se sientan decepcionados de que finalmente se haya resuelto. Esto lleva el análisis al segundo punto, que es que existen terceras fuerzas hostiles que constantemente intentan manipular las percepciones populares en ambos países con el fin de dividirlos y gobernarlos en beneficio de los demás. Están operando con toda su fuerza en las 24 horas desde que se publicó la noticia del memorando trilateral para fabricar la narrativa falsa de que Turkiye "apuñaló por la espalda" a Rusia, que los simpatizantes de su asociación estratégica deben conocer y estar preparados para activamente. encimera.

El tercer punto es que los países verdaderamente multipolares y soberanos como Turkiye siempre persiguen lo que sus líderes consideran sus intereses nacionales objetivos, incluso si estos a veces pueden entrar en conflicto con los de otros, incluidos socios como Rusia, aunque la segunda observación no significa que sea lo que sea pudo haber sido fue motivado con esa intención en mente. En este caso, Turkiye vio una oportunidad invaluable de resolver políticamente un problema de seguridad nacional de larga data con esos dos países, lo que inmediatamente trató de hacer jugando duro con sus solicitudes de la OTAN. Este fue un movimiento sensato y pragmático por parte de ese país que se alinea completamente con sus intereses tal como sus líderes los entienden.

Avanzando, el cuarto punto que prueba que Turkiye no "apuñaló por la espalda" a Rusia es que incluso el ex presidente de este último y actual subsecretario del Consejo de Seguridad, Medvedev, reafirmó a principios de este mes que "la membresía de Suecia y Finlandia en la OTAN, al menos en la forma que se había anunciado, presenta una amenaza menor para Rusia que la admisión de Ucrania”. Agregó apenas ayer que “No tenemos disputas territoriales con estos países actualmente y no anticipamos ninguna, no hay razones para ello en absoluto. Si se sienten mejor y más seguros al unirse a la alianza, que lo hagan”. Dicho esto, otros funcionarios confirmaron cambios en la postura de la fuerza si Finlandia cambia la suya primero.

El último punto a destacar es que Rusia y Turkiye objetivamente tienen intereses diferentes a veces, pero hasta ahora siempre han podido superarlos para continuar con su cooperación de beneficio mutuo debido al deseo compartido de sus líderes de hacerlo. No hay nada relacionado con este último desarrollo que sugiera seriamente que esta tendencia se detendrá pronto. Aquellos que predicen tanto no son conscientes del cuarto punto anterior relacionado con que Rusia ya acepta que esos dos países se unirán a la OTAN o están siendo deliberadamente deshonestos para engañar a su audiencia. El precedente demuestra que este obstáculo, si es que se puede llamar así, en las relaciones ruso-turcas también será superado.

Para juntarlo todo, no hay ninguna razón creíble para creer que Turkiye "apuñaló por la espalda" a Rusia y, por lo tanto, predice que sus lazos pronto empeorarán como resultado de que Ankara llegue a un acuerdo con Finlandia y Suecia sobre las ofertas de miembros de la OTAN de esos dos. Incluso el secretario general de la OTAN, Stoltenberg, se sorprendió por la feroz resistencia de Turkiye a que se unieran hasta que cumplieran con sus demandas de seguridad nacional, por lo que ni Rusia ni sus seguidores deberían haber esperado esta última disputa, y mucho menos que persistiría indefinidamente o que se estaba haciendo como algún favor a Moscú. El resultado final es que los lazos ruso-turcos seguirán fortaleciéndose.

Análisis: El ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN precede a un inevitable colapso financiero del actual sistema internacional

Guilherme Wilbert

La entrada de los nórdicos en la OTAN, en plena guerra, es claramente un acto que no ayuda a las negociaciones de paz que pudieran estar en marcha, sino que actúa al contrario, echando más leña al fuego para medidas “técnico-militares” (para parafraseando a Shoigu, ministro de Defensa ruso que utiliza el término cuando habla de responder a las provocaciones occidentales).

Con la entrada de Finlandia y Suecia bloqueada inicialmente por Turquía, muestra que incluso un miembro de la OTAN se preocupa por los enemigos de sus intereses nacionales. En el caso de Turquía con el PKK, que es una organización política kurda vista como terrorista por Ankara y algunos países, sin embargo (hasta entonces) operaba libremente en los países nórdicos con miembros activos del partido oficial del Kurdistán realizando protestas en plazas públicas en Helsinki. y Estocolmo.

Solo por nivel de conocimiento, Kurdistán es una región que sería el hogar de la etnia kurda, ocupando parte del territorio turco hasta el norte de Irán, lo que explica la preocupación de Erdogan por una posible desintegración del territorio turco si los kurdos ganaran protagonismo. en los campos de batalla (que en datos reales sería muy difícil ya que el ejército turco es el más fuerte de la OTAN, por ejemplo).

Pero esta provocación, que seguramente será respondida por Moscú, demuestra la preocupación de los belicistas por las continuas disputas y guerras en todo el mundo, utilizando a Ucrania, que es el caso más reciente por el momento, como una especie de proxy para debilitar a Rusia, sirviendo solo como punta de lanza del objetivo estadounidense, ya que el mismo Zelensky y su gabinete reconocen que nunca ingresarán a la OTAN y posiblemente ni siquiera a la Unión Europea, si se considera y se hace un paralelo con el caso de la propia Turquía, que se espera desde 1999 para una resolución sobre si unirse al bloque o no.

Entonces, la entrada de los nórdicos en la OTAN no ayuda en nada a Ucrania e incluso puede empeorar la situación con medidas técnico-militares aplicadas por las Fuerzas Armadas rusas quizás en los centros de decisión de Bruselas o en el Báltico, lo que nos llevaría a una catástrofe nuclear ya que los países mencionados (Bélgica y los países bálticos por ejemplo) son miembros de la OTAN y podrían invocar el artículo 5 de ayuda mutua en caso de “agresión” (Vea que la agresión aquí es interpretada por los occidentales (en un ejercicio de deducción) como solo después de la medida técnico-militar, desconociendo lo que provocó la decisión de hacerlo).

Unido a la desesperación por provocar más guerras, los líderes occidentales se pierden en el verdadero objetivo global: la integración económica y la lucha contra el hambre

Si bien se ve una gran preocupación con la OTAN, ya que los diplomáticos han usado el término "OTAN global" algunas veces, algunos objetivos principales y más básicos de las naciones miembros de la organización se dejan de lado para agregar más gasolina al fuego.

Los casos recientes de inflación en Europa occidental o incluso en los EE. UU. preceden a un colapso financiero global que tiene varias causas, con algunos analistas citando las sanciones a Rusia, pero va más allá y citaría todos los últimos 10 años.

La economía, a diferencia de algunas ciencias, no es como si pudiera recibir argumentos y opiniones, las teorías son muy claras y explicativas: al imprimir demasiado de su moneda, la devalúa. Pero seguramente los economistas estadounidenses lo saben y también saben que el colapso que se avecina afectaría a todo el mundo porque, lamentablemente, después de la Segunda Guerra Mundial, la hegemonía estadounidense también fue monetaria, con países que hasta el día de hoy utilizan el dólar como reserva internacional. En otras palabras, además de la sobreimpresión y devaluación nacional de la moneda en territorio americano, también se devalúa en las arcas de los países que la utilizan como reserva y esto provocará un efecto cascada que obligará aún más a la realpolitik a jugar y provocar más prisa en los países emergentes por deshacerse de la bomba que se avecina.

Desafortunadamente, los líderes occidentales hambrientos de guerra están ciegos ante lo que viene y ya está sucediendo en algunas partes del mundo, ya sea por sanciones irresponsables o por el curso natural de la secuencia misma de errores económicos estadounidenses. Porque es muy diferente sancionar a Rusia que sancionar a Irán, por ejemplo. Y esto no quiere decir que Irán merezca ser sancionado de ninguna manera, porque creo que todo país debería tener derecho a su programa nuclear, al menos con fines pacíficos, y esto no puede ser utilizado como pretexto para sanciones que aplastan a los ya pequeños economías, como el ejemplo de Irán.

En el caso de Rusia la conversación es diferente por numerosas razones, ya sean militares a nivel nuclear o a nivel económico, porque Rusia es parte de una cadena productiva global que actúa como un actor activo en el escenario macroeconómico. Por ejemplo, la materia prima llamada antimonio, que se utiliza en la industria de defensa mundial para equipos militares de diversos tipos, se encuentra en exceso en Rusia y partes de Asia. Esto es para citar un ejemplo sencillo de un elemento que no está en la mesa del ciudadano medio, por ejemplo. Además de las muchas producciones importantes de las que Rusia es responsable.

Entonces, dados los acontecimientos recientes y la inferencia de un futuro desastroso, el escenario internacional para el Sur Global los obliga hacia soluciones a largo plazo de desdolarización y descolonización estadounidenses en las diversas formas, ya sea por ONG estadounidenses que operan en varios países o por la Tecnologías muy estadounidenses exportadoras de cultura que funcionan como pequeños feudos del pensamiento, el caso de Facebook por ejemplo. Pero esto último es un poco más difícil de lograr porque involucra un pensamiento social colectivo que requeriría una unidad nacional para el desarrollo de las culturas regionales.

Habiendo dicho eso, un acuerdo de paz entre Ucrania y Rusia con la pérdida de Ucrania de los territorios que componen la Nueva Rusia debe ocurrir y las sanciones contra cualquier país deben levantarse por el bien de la multipolaridad.

El mundo no puede ser guiado por un solo cuerpo diplomático y un solo gobierno porque el escenario internacional no es una película de un actor, sino de varios, con múltiples potencialidades a desarrollar en diferentes partes del Globo.

* licenciado en derecho brasileño