Según publica el digital Diálogo Libre, la organización de municipios soberanistas Decidim.cat se ha dedicado a contar cuántos ayuntamientos catalanes tienen la bandera española ondeando en sus fachadas, tal y como dicta la ley. Según sus datos, unos 600 consistorios no la tienen, del total de 947 que hay en Cataluña.

La casta política caciquil catalanista utiliza roda clase de trucos y triquiñuelas para incumplir la Ley de Banderas. Algunos ayuntamientos se limitan descaradamente a tener la únicamente la señera catalana; otros no tienen nada con tal de no poner la bandera de España, y otros utilizan la táctica de no colocar ningún símbolo en la fachada pero, un poco apartado del edificio consistorial han levantado un mástil con la bandera catalana. En solitario o junto a la europea, incluso la estelada separatista.

El presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, Josep Maria Vila d'Abadal, ha reconocido que "la mayoría de los consistorios catalanes no la tienen (la bandera española), es cierto. Pero es que éste es un tema absurdo, que busca un problema donde no hay ninguno". Como señala Diálogo Libre, en el colmo del cinismo, el también alcalde de Vic ha dicho que el problema surgiría si se colocase la rojigualda en la fachada de su ayuntamiento (ver la imagen), porque podría haber actos de vandalismo: "no quiero pensar qué pasaría si estuviese" (porque no ha estado nunca).

Al parecer, solo hay una heroína en toda esta historia, la delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, que ha comenzado a enviar requerimientos para que todos los ayuntamientos catalanes hagan ondear la bandera española en sus fachadas. Incluso a Corbera de Llobregat (Barcelona) le ha exigido que la coloque en todos los edificios públicos ya que, al parecer, estos artistas no colocan la bandera de España en ningún sitio. Además, ha denunciado a Gerona y Figueras por alquilar trenes para que la gente bajase a Barcelona a la manifestación de la Diada (¿se acuerda el lector aquello que se decía de que en las manifestaciones de la dictadura te llevaban y te daban un bocadillo?) y a otros municipios por haberse declarado 'territori nacional lliure'. Todas estas medidas la están convirtiendo en el 'enemigo público nº1' de los separatistas.