Libros Recomendados


El Yong Tong, granelero con 225 metros de eslora y 32 de manga, fue remolcado el viernes por Salvamento Marítimo tras encontrarse a la deriva a 1,2 millas al suroeste de la Isla de Tarifa debido a una avería en la máquina. Según explicó la sociedad dependiente del Ministerio de Fomento, el buque había partido desde el puerto de Gibraltar su travesía con destino a Nueva Orleans y a las 12:40, comunicó al Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo en Tarifa que estaba parado y a la deriva debido a una avería y que necesitaba la asistencia de un remolcador.

Salvamento Marítimo movilizó el remolcador Luz de Mar, así como el helicóptero Helimer 206, el buque María Zambrano y la salvamar Alkaid y le fue dando instrucciones para encontrar un lugar adecuado de fondeo y evitar que continuara a la deriva, lo que podía conllevar, por la trayectoria que estaba registrando, una embarrancada. Una vez fondeado, el Luz de Mar hizo firme el remolque y comenzó a tirar de la nave hacia Algeciras, donde llegó por la tarde. Desde entonces se encuentra realizando reparaciones en el dique exento de Isla Verde Exterior.

El capitán marítimo de Algeciras, Julio Berzosa, aseguró que el granelero con bandera de Hong Kong constaba en las bases de datos de la Agencia Europea de Seguridad Marítima con "prioridad máxima de inspección" por los datos que constaban en su historial. En ese examen se habrían podido detectar las graves deficiencias de mantenimiento que presentaba el barco que ocasionaron la avería en su máquina principal que puso en grave riesgo el litoral.

La Capitanía Marítima de Algeciras confirmaron a la publicación Europasur que ha impuesto medidas cautelares al Yong Tong tras el grave suceso frente al Parque Natural del Estrecho. Berzosa explicó que el granelero se encuentra detenido, deberá depositar una garantía de 42.000 euros en la Caja General de Depósitos de Hacienda y reparar las deficiencias detectadas antes de la reinspección cuyo resultado autorice su salida del puerto.

El capitán marítimo explicó que los recursos dispuestos por el Ministerio de Fomento evitaron una catástrofe medioambiental en el Estrecho de Gibraltar. El buque con bandera de Hong Kong derivaba a cuatro nudos hacia la costa durante un fuerte temporal de Poniente cuando, Salvamento Marítimo, siguiendo las instrucciones de la Dirección General de la Marina Mercante, logró fondear a apenas 30 metros de la costa frente Punta Olivares, en la zona de Guadalmesí, para ser remolcado por el Luz de Mar hacia Algeciras en una operación que siguió en todo momento el director general de la Marina Mercante, Rafael Rodríguez Valero.

El barco viajaba en lastre -sin carga-, aunque acababa de tomar combustible en el puerto de Gibraltar para viajar con destino a Nueva Orleans (Estados Unidos), por lo que una embarrancada en el Estrecho podría haber resultado fatal. Afortunadamente, Marina Mercante gestionó la crisis de manera que el buque fue remolcado con éxito hasta el puerto de Algeciras, donde quedó amarrado por la tarde.

Según informa Europasur, la Capitanía Marítima explicó que "Este buque debió haber sido inspeccionado en Gibraltar", quien aseguró que el programa informático de la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA) por el que se rigen todas las administraciones marítimas de Europa apuntaba al Yong Tong con "prioridad máxima de inspección" por el tipo de barco, su edad (es de 2001) y el tiempo transcurrido desde su última revisión. Si hubiera sido examinado en Gibraltar, como lo fue posteriormente en Algeciras, las deficiencias detectadas hubieran evitado la salida del puerto de la colonia.

A su llegada al dique exento de Isla Verde Exterior, tres inspectores de la Capitanía Marítima de Algeciras comprobaron que el buque denotaba una "falta prolongada de mantenimiento del sistema de propulsión", como explicó Berzosa. De hecho, vieron que cinco culatas del motor principal perdían agua para su refrigeración, lo que ocasionó la avería y posterior deriva frente a la Isla de Tarifa. Esta deficiencia grave y otras detectadas motivaron la detención y la imposición de 42.000 euros de garantía para hacer frente a los gastos del remolque y posibles sanciones.

Cada día que es más evidente que la colonia de Gibraltar es un peligro para la Seguridad Nacional de España.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue