Libros Recomendados

Siete Comunidades Autónomas ya han levantado la voz contra los privilegios que el Gobierno incalificable de Mariano Rajoy pretende dar a las comunidades que no han hecho los deberes, con tal de contentar a las oligarquías neofeudales de dichos territorios.

Junto con la Comunidad de Madrid, Extremadura, La Rioja, Aragón, Galicia o Cantabria, Castilla y León ha sido la última en rechazar de plano el déficit a la carta catalán.

El consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno autonómico de Castilla León, José Antonio de Santiago-Juárez, ha afirmado que "Nosotros no estamos dispuestos a que los ciudadanos de Castilla y León tengan que pagar la televisión autonómica catalana, delirios independentistas, la policía autonómica o las embajadas». Declaraciones en respuesta a la reunión mantenida entre el gobierno de Mas y las delegaciones catalanas de sindicatos y patronales, en las que tanto los agentes como el gobierno catalán han aunado posiciones reclamando un mayor margen de déficit para Cataluña, que han fijado en un 2,1%.

En esta línea se manifestaba también el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, quién acusó a Artur Mas de «intentar cambiar dinero por independencia», algo que consideró «inaceptable» para añadir que el Ejecutivo madrileño ha demostrado ser «más sensato y solidario». Por su parte, el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, advirtió que no iba a permitir que Cataluña se beneficie a costa de las Comunidades cumplidoras con el objetivo del déficit y sostuvo que « la lealtad y el cumplimiento deben ser compensados». La consejera de Economía, Hacienda y Empleo de Cantabria, Cristina Mazas, se ha unido a las voces discordantes pronunciándose en este sentido: « que espera que, finalmente, si hay flexibilización del déficit, éste sea igual para todas las comunidades autónomas» porque, «no sería lógico que se premiara a aquellas que no han cumplido los objetivos de déficit en perjuicio de aquellas que han realizado esfuerzos para lograrlo».

En Galicia, Núñez Feijóo –remando para casa y buscando alguna migaja de los privilegios neofeudales- matizaba su opinión aceptando que pudiese actuarse con generosidad con las Comunidades que no cumplan el déficit, sin embargo, apuntaba que «Galicia debe recibir una discriminación positiva y tener prioridad» por haberlo cumplido.

La respuesta de Rajoy a las posturas de las Comunidades cumplidoras y más leales con el Estado no ha sorprendido a nadie: pidió calma hasta que se conozca con exactitud la fórmula a utilizar. Dicho en otras palabras… Mire Vd., como no sabemos qué vamos a hacer, nos callamos y ya si eso… ya…

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue