Libros Recomendados

altEl mundo sigue con preocupación el curso de la batalla presupuestaria entre la Casa Blanca y el Congreso para lograr el aumento del tope de la deuda estatal de EEUU. El enfrentamiento entre republicanos y demócratas es comparado por los analistas del otro lado del Atlántico con el juego de la “ruleta rusa”. En el peor de los casos, un disparo en la cabeza de América se convertiría en un golpe contra la economía mundial.

El periódico británico The Financial Times hace una comparación de este absurdo comportamiento de los políticos norteamericanos con resultados fatales, En el año 2011, nos recuerda esta publicación, EEUU llegó a un acuerdo sobre el límite de la deuda estatal antes de la bajada del rango crediticio que asigna Standard & Poor's. Sin embargo, esto no se reflejó significativamente en los pagos que debe afrontar EEUU en el pago de su deuda.

En la situación actual, la élite norteamericana pone en tensión los nervios de los inversionistas ya por segunda vez en tres años, destaca el director del departamento analítico del grupo de inversiones North Capital, Vladímir Rozhankovski. Todavía a finales de septiembre, la agencia Fitch Ratings Fitch emitió una especie de memorando, explicando su posición sobre los factores que pudieran llevar a una nueva disminución de la clasificación de la deuda soberana de EEUU. Sobre los debates presupuestarios no se decía ni una palabra. El acento principal se le daba al aumento del techo de la deuda estatal a tiempo.

Evidentemente este memorando deben haberlo estudiado tanto en el Congreso como en la administración de Obama, y recordando los sucesos del año 2011, sería raro que estén tratando de enredarse con los mismos arbustos espinosos, nos dice Rozhankovski a La Voz de Rusia:

—Probablemente se discutirá en primer lugar el tema del aumento del techo de deuda. El aumento es necesario hacerlo lo mínimo posible, es decir, cerca de doscientos mil millones de dólares. Esta suma es suficiente para que en el momento de la aprobación del presupuesto para el año próximo, en su lectura final, funcione la actual situación financiera y la Reserva Federal y el Ministerio de Hacienda tengan la posibilidad de pagar sus deudas usando sus instrumentos propios. En cuanto al presupuesto, lo más probable, se aprobará una variante intermedia, que permitiría financiar a las instituciones gubernamentales, y en este contexto se discutiría el techo de la deuda como el objetivo más importante si lo comparamos con el presupuesto.

A diferencia del presupuesto norteamericano, destaca el experto, el límite de la deuda estatal de EEUU es un tema muy sensible para Rusia, la cual tiene el principal volumen de sus reservas de divisas invertidas en bonos del gobierno de EEUU. Por todo esto, si como resultado del impago o del retraso del próximo pago se derrumbara el valor de los bonos de EEUU, habría que recalcular las reservas de divisas rusas y en este caso podrían “adelgazar” fuertemente.

En general, los expertos constatan que en todo el mundo relacionado con EEUU impera un estado de ánimo inestable. Si incluso las personas cercanas a Washington no pueden comentar unánimemente la situación, entonces tiene menos sentido pedir a los poseedores de las letras de deuda de otras zonas que predigan cómo terminará el juego de los norteamericanos a la ruleta rusa con los dólares. The Financial Times, por ejemplo, nos da la suposición del analista Gevin Davies, que propone un escenario en el cual los republicanos y los demócratas no se ponen de acuerdo en el límite de la deuda estatal. La Casa Blanca no se decide a declarar el impago de sus obligaciones de deuda, pero va hacia una reducción drástica del presupuesto, lo que implica fuertes medidas de austeridad, este tipo de medidas han provocado la recesión en una serie de países europeos. Considerando el papel que juega EEUU en la economía global, se puede solo tratar de adivinar cuan gravemente se reflejará en el resto del mundo la situación en Norteamérica. Esta indefinición afecta tanto a Rusia, como a Japón y China.

El secuestro de América es un resultado perfectamente lógico que tendrá un impacto en el resto de la economía mundial, supone el director del Centro de investigaciones de Rusia adjunto a la Universidad pedagógica de China Oriental, Feng Shao Lei. “Especialmente fuerte se podría reflejar esta situación en varios países de la zona euro en los cuales hay problemas” destaca Feng Shao Lei a La Voz de Rusia. Y aunque en la economía de China este secuestro no influye gravemente, igual lo hará. En opinión del experto, China tendría que desarrollar activamente las relaciones con otros socios, sobre todo, con Rusia.

La actual crisis presupuestaria de EEUU no es determinante ni para el mundo ni para la misma Norteamérica, este es el convencimiento de la economista Natalia Kárpova. Pero en el caso más negativo del juego, puede ser que precisamente empiece a jugar China, ya que Pekín ha acumulado la mayor reserva de dólares del mundo:

—Si de pronto ocurre realmente esta profunda crisis, pienso que los chinos sencillamente lanzarán su moneda al mercado mundial. Aunque por ahora a ellos no les sea muy beneficioso todavía. Pero si todo esto ocurriera, la misma crisis les llevará a hacerlo.

Dicho sea de paso, en estos momentos no existe ningún experto que se atreva a garantizar sus pronósticos o las equivocaciones de los otros. En opinión de Vladímir Rozhankovski, lo único que queda hacer es esperar a quien será elegido como mediador por la Casa Blanca y el Congreso, porque este es el momento en que debería ya llegar.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue