Libros Recomendados

 

altLa decisión de Rusia de hacer pública la conversación telefónica entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente de Siria, Bashar al Assad, es muy significativa. Ella muestra que Putin se mantiene al lado de Siria, e incluso al lado de Assad en persona. Dos días después de su entrevista telefónica, el liderazgo sirio tomó la decisión de lanzar la batalla de Qalamún, que se ha saldado con la victoria del Ejército sirio.

En este contexto, un diplomático de la Liga Árabe afirmó que era difícil, sin embargo, que Arabia Saudí acepte su derrota en Siria.

La ecuación cambiará aún más después de que Turquía esté definitivamente convencida de que la postura estadounidense-atlantista discurre a favor de un compromiso. Ankara parece ya convencida de esta realidad. La prueba son los gestos turcos de apertura hacia Iraq e Irán, incluyendo una visita reciente del ministro de Exteriores turco a Bagdad y a Nayaf donde se reunió con líderes religiosos shiíes, algo que parece improbable sin una aprobación iraní.

El ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Yawad Zarif, habría, según varios observadores, dado luz verde a la visita de Ahmet Davutoglu a Iraq que fue seguida de la del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, a Washington. Las posiciones de EEUU e Irán en relación a Iraq convergen.

El cambio de postura de Turquía está ligado a la posición de Irán y la de Rusia y los avances de las negociaciones en relación a Siria y el programa nuclear de Irán.

El director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, Yokia Amano, ha afirmado que “desde la llegada a la presidencia de Hassan Rohani, Irán ha ralentizado el enriquecimiento de uranio, lo que constituye un desarrollo positivo”. El presidente Obama exhaló un suspiro de alivio tras obtener así un argumento de la agencia para convencer al Congreso de EEUU de que no apruebe más sanciones contra Irán y acepte la suavización de las ya existentes.

El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, ha acudido a Francia y su presidente, François Hollande, en tanto que reemplazo provisional de los norteamericanos para intentar sabotear un acuerdo con Irán. Sin embargo, es dudoso que el primer ministro israelí pueda frenar el curso de los acontecimientos.

Un acuerdo entre Irán y los países occidentales cambiará el rostro de la región. La conferencia de Ginebra se celebrará en presencia de Irán y todo el mundo se plegará a los deseos ruso-estadounidenses. La lucha contra el terrorismo en Siria proseguirá con la participación de Hezbolá.

Por contra, si Israel con la ayuda de Francia lograr sabotear el acuerdo nuclear, la región de será arrastrada hacia lo desconocido por un período indeterminado.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue