Libros Recomendados

altlos últimos años, la relación entre las autoridades gibraltareñas y los pescadores de la zona han pasado por distinta fases de tranquilidad y tensión. En el verano de 1998, por ejemplo, una escalada de tensión entre pesqueros españoles y patrulleras de la Roca impidieron faenar a los primeros entre La Línea de la Concepción y Gibraltar.

El conflicto resurgió en marzo de 2012, por la prohibición de las autoridades gibraltareñas de faenar a los barcos españoles en un perímetro de tres millas, tras denunciar que algunas embarcaciones incumplían el acuerdo de 1999. Desde entonces, el primer ministro de Gibraltar, Fabián Picardo, ha protagonizado varias salidas de tono en sus manifestaciones públicas.

En su último desatino, Picardo amenazó a los buques españoles con posibles disparos. Lo que sigue es una selección de las declaraciones más desafortunadas del primer ministro del Peñón:

«Ni un grano». En julio de 2012, se presentó ante la prensa extranjera acreditada en el Reino Unido. En una entrevista, afirmó que no iba a ceder en el asunto de la soberanía del Peñón: «Mi Gobierno nunca aceptará que a España o a nadie se le entregue ni un grano de arena, ni una gota de agua de Gibraltar, ni un aliento de nuestro aire. Nunca nos movemos de donde estamos. Gibraltar es de los gibraltareños y es británico».

«Abran los ojos». Julio de 2012. Picardo acude al Comité de Descolonización de la ONU. «Abran los ojos, Gibraltar jamás será español», señaló el primer ministro del Peñón alzando la voz y dirigiéndose a España durante su intervención. «Gibraltar se siente atacado y hostigado constantemente por España. Es el precio de que el (Gobierno del) Partido Popular decidiera abandonar el proceso trilateral de diálogo», dijo anteriormente, en declaraciones a Efe.

«Atacada y hostigada».Ante el Príncipe Eduardo de Inglaterra, Picardo dijo que la colonia británica se siente «atacada y hostigada» por España. El dirigente gibraltareño criticó que la Guardia Civil «entre en aguas de Gibraltar como si fueran suyas», en referencia al conflicto con los pescadores españoles.

Como Corea del Norte.Agosto de 2013. Gibraltar arrojó un mes antes en aguas españolas 70 grandes bloques de hormigón con pinchos, para crear un arrecife artificial con el fin de impedir faenar a los pescadores españoles. España respondió con un anuncio de medidas restrictivas con respecto a Gibraltar. «Este fin de semana hemos sido testigos de ruido de sables, un ruido que no habíamos oído desde hace tiempo. Las cosas que ha dicho Margallo recuerdan al tipo de declaraciones que esperas oír de Corea del Norte, no de un socio de la UE», afirmó Picardo.

«El infierno se congelaría». El Gobierno español exige a Gibraltar que retire los bloques de hormigón y Picardo da un paso más en su guerra dialéctica: «El infierno se congelaría antes de que el gobierno gibraltareño remueva alguno de esos bloques».

«Molinos de viento». Picardo acude en octubre al Comité de la Asamblea General de la ONU. El PP denunció que se pasó «siete pueblos» con sus acusaciones. Esto es lo que dijo: «Salvo por unos cortos periodos de lucidez, la cara de España que estamos viendo en estos momentos no es muy diferente de la que vimos cuando el dictador Franco ostentó el poder en España» / «Que España afronte los problemas reales y deje de perseguir quijotescos molinos de viento» / «Hay sanciones económicas, restricciones físicas en la frontera, invasiones policiales y militares de las aguas territoriales de Gibraltar, disparos a gibraltareños inocentes e incendios y daños contra las propiedades de gibraltareños en España».

El Ministerio británico de Exteriores prefirió no censurar estas acusaciones: «No nos corresponde comentar las observaciones del ministro principal en Naciones Unidas. El señor Picardo hizo una declaración en calidad de ministro principal del Gobierno de Gibraltar, en representación del pueblo de Gibraltar». El ministro de Defensa, Pedro Morenés, opinó que la de Picardo es una «táctica» para lograr presencia en los medios de comunicación.

«Buques disparados». Picardo, esta misma semana, amenazó a los buques españoles con recibir posibles disparos. En concreto, alertó del riesgo para las patrulleras españolas que sigan «entrando en las aguas territoriales británicas de Gibraltar sin avisar, y que vengan a contraluz, no siendo visibles para quienes están realizando operaciones de repostaje o aprovisionamiento a barcos británicos o estadounidenses. «Podrían encontrarse con que les disparan porque no se les identifica como un barco de un país amigo aun cuando la embarcación estuviese haciendo algo contrario al Derecho internacional. Podrían confundirles con terroristas».

Londres convocó al embajador español por una "grave incursión" en aguas de Gibraltar y sigue hostigando a nuestros barcos

El Gobierno británico convocó al embajador español en Londres, Federico Trillo, para protestar por una "grave incursión" de un buque del Instituto Oceánico Español en las aguas que rodean Gibraltar, y cuya soberanía se disputan ambos países.

El subsecretario permanente del Foreign Office, Matthew Rycroft, ha sido el encargado de convocar al embajador español para "subrayar ante él la preocupación seria del Gobierno británico" ante esta nueva "incursión" realizada por el buque Ramón Margalef, del Instituto Oceanográfico Español, dependiente del Ministerio de Economía, informa el Foreign Office.

El secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, se ha quejado de que "a pesar de repetidas protestas diplomáticas" ante España en "meses recientes" por otras "incursiones" de buques españoles en las aguas que rodean el Peñón, el Ramón Margalef desplegara entre ayer y hoy una "actividad significativa" en "las aguas territoriales británicas de Gibraltar por más de 20 horas".

"Cuando se les dio el alto por radio, el barco respondió que estaba llevando a cabo un estudio con el permiso de las autoridades españolas y de interés para la comunidad europea", relata Lidington en una nota del Foreign Office.

Esta nueva "incursión", añade el responsable británico, "se produce solo dos semanas después de que un barco de la Guardia Civil realizase maniobras peligrosas en las inmediaciones de buques de la Royal Navy en aguas británicas, poniendo vidas en peligro y teniendo como resultado una colisión menor".

DE 5 A 40 "INCURSIONES" POR MES

Lidington ha subrayado que "según la Convención de la Ley del Mar de Naciones Unidas, las aguas que rodean Gibraltar son indiscutiblemente aguas territoriales británicas (...) en las que solo el Reino Unido tiene derecho a ejercer jurisdicción". Aunque España es parte de esa convención, se queja Lidington, "en los últimos dos años ha aumentado el número de incursiones ilegales de unas 5 a 40 por mes".

Tras condenar "enérgicamente" esta última incursión "provocadora", ha urgido al Gobierno español a "que se asegure de que no se vuelve a repetir". "Seguimos dispuestos a hacer lo que sea necesario para proteger la soberanía, economía y seguridad de Gibraltar", ha avisado.

"Creemos que es del interés de España, Gibraltar y Reino Unido evitar incidentes como éste que dañan las posibilidades de establecer un diálogo y una cooperación", concluye Lidington.

Gibraltar hostiga al barco español que investiga los bloques de hormigón

El Instituto Español de Oceanografía (IEO) está realizando una investigación en las aguas cercanas al Peñón de Gibraltar para determinar los efectos de los vertidos de bloques de hormigón efectuados al mar desde la colonia británica por orden de la Fiscalía General del Estado, a través de la Fiscalía de Medio Ambiente.

Según han informado fuentes del IEO, se trata de la campaña de investigación científica VIATAR 11/13 sobre la situación medioambiental marina en el entorno del Peñon de Gibraltar.

La campaña se ha encargado al instituto de investigación a través de la Fiscalía General para que se realicen las acciones necesarias desde el punto de vista científico-ambiental con el objetivo de valorar la incidencia medioambiental de los vertidos de bloques de hormigón y piedras de cantera.

Concretamente, se están estudiando los habitat submarinos de los lugares donde se han efectuado estos vertidos para conocer la estabilidad y la sostenibilidad de estos ecosistemas.

El IEO ha precisado que la campaña se realiza en la parte cercana al Peñon en la Zona Especial de Conservación (ZEC) del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) ES6120032 Estrecho Oriental, de la región biogeofráfica mediterránea de la Red Natura 2000 de la Unión Europea. Esto significa que se trata de una zona altamente protegida por parte de la legislación europea por sus valores ambientales especiales.

El barco Ramón Margalef trabajó este lunes y este martes en estas aguas aunque a raíz de la aparición de algunas patrulleras gibraltareñas, se ha tomado la decisión de volver a puerto. En este momento, el buque de investigación oceanográfica está atracado en Algeciras.

Por su parte, este martes el gobierno de Gibraltar ha denunciado que el buque oceanográfico español Ramón Margalef, dependiente del Ministerio de Economía, ha navegado a menos de 250 metros de distancia del puerto del Peñón, en las aguas cuya soberanía se disputan España y Reino Unido.

España no reconoce a Reino Unido más aguas que las del interior del puerto de Gibraltar, dado que el Tratado de Utrecht de 1713 por el que cedió la ciudad de Gibraltar, junto a su castillo, puerto, defensas y fortaleza, a la Corona británica no incluía las aguas que rodean el Peñón.

Reino Unido, sin embargo, viene reclamando hasta tres millas náuticas de mar territorial basándose en la Convención del Mar de Naciones Unidas, que no existía cuando se firmó el Tratado de Utrecht.

En un comunicado, el Ejecutivo de Fabian Picardo ha condenado la última "incursión" del buque Ramón Margalef que, a diferencia de lo que venía siendo habitual en las entradas de buques españoles en las aguas en disputa, ha permanecido en las aguas en disputa por "unas 21 horas". Para Picardo, se trata de otra "escalada en la campaña de España contra Gibraltar por tierra y por mar".

Fuente: ABC y otros

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue