Libros Recomendados

 

altLa cumbre de la Asociación Oriental no ha justificado las expectativas de sus organizadores. Kiev no firmó el acuerdo de asociación con la Unión Europea. No obstante, Occidente sigue ejerciendo una presión sin precedente sobre Ucrania.

Y las declaraciones de los políticos en esta batalla son tan solo la punta del iceberg: la verdadera guerra se libra en la red global. ¿Cómo se utilizan las modernas tecnologías para manipular los ánimos de la sociedad? ¿Qué instrumentos psicológicos tienen en su poder los servicios virtuales especiales? Le damos las respuestas en la entrevista exclusiva ofrecida a La Voz de Rusia por expertos del Laboratorio ruso de Proyectos Prometedores.

La excitación generada en Ucrania en torno al acuerdo de asociación con la UE es simplemente un ejemplo más de “batalla en la red”. Las tecnologías de la lucha virtual por los ánimos de la sociedad se prueban tanto tiempo cuanto existe internet. Se puede juzgar de su eficacia aunque sea por los sucesos registrados en la “primavera árabe”. Antes de la aparición de internet se necesitaban meses enteros de trabajo meticuloso y conspiración para ir contra alguien, mientras que ahora se lo hace con varios clic con el ratón. Un llamamiento hecho a través de la red social puede agrandarse como una bola de nieve y sacar a las calles a miles de manifestantes, tal como ocurrió dos años atrás en Túnez, Egipto y otros países.

Internet es un instrumento que permite llevar la información al usuario. Su principal ventaja es la velocidad, señala el director del Departamento de Guerras Informáticas del Laboratorio de Proyectos Prometedores, Ígor Nezhdánov:

La información se difunde de forma instantánea, en el momento mismo de la publicación, y puede ser leída por una enorme cantidad de personas. Por otra parte, lo importante es que no existen fronteras. Uno puede publicar la información en cualquier parte del mundo y puede ser leída en cualquier otra parte del globo. Además, es muy simple crear las llamadas personalidades virtuales. Usted puede ocultarse en internet bajo infinidad de máscaras. Puede crear la ilusión de que el usuario se comunica con miles de personas, pero, en realidad, usted es el único.

Todas estas peculiaridades de internet permiten que la información llegue al instante al público objetivo. Y para que sea acogida tal cual la necesita el cliente se utilizan métodos probados por el tiempo, prosigue Ígor Nezhdánov:

Son los mismos que antes se utilizaban en los medios, para hacer propaganda y publicidad. Por ejemplo, la socialización de la información. Esto significa que la gente es cada vez más proclive a creer en lo que dicen otras personas. Y esto es lo que más necesitan las redes sociales. Al entrar en ellas los usuarios suponen que las personas se comunican entre sí y expresan algunas opiniones. Y usted confía en ellas más que en las que emiten las fuentes oficiales. Entra en acción el efecto gregario. Cuanto más son los usuarios que dicen la misma cosa (en realidad pueden ser personalidades virtuales manejadas por una sola persona) tanto más rápidamente cree usted en ello. Existe asimismo el llamado efecto del “primer amor”: la gente cree más en aquella información que ellos son los primeros en escuchar. Estos efectos en combinación permiten abarcar a prácticamente todas las personas que le interesan, que, por supuesto, deben estar en la red.

Como consecuencia, quien utilice con mayor eficiencia estas peculiaridades de la red global en combinación con las peculiaridades de la psicología humana triunfará en la guerra informática. Más fácil le resulta manipular a su público objetivo e incitarle a realizar algunas acciones o permanecer inactivo.

Estas tecnologías que, en general, son bien conocidas y están muy bien estudiadas, hace mucho que se aplican en Occidente. Claro que las conocen sobre todo los especialistas. Pero la mayoría de los usuarios de internet, lamentablemente, ni siquiera sospechan que un inofensivo, a primera vista, video corto pueda provocarles un estado de ánimo determinado, dice el tocayo completo de nuestro anterior experto, el especialista en diagnóstico psicológico, Ígor Nezhdánov:

Los métodos más simples son los envíos de virus. Pueden ser videos cortos graciosos, chistes, que de por sí son interesantes y emocionantes. Pero, al mismo tiempo, pueden contener cierta información, que quiere hacerle llegar tal o cual remitente. Más que nada se trata de cierto interés comercial de las compañías que se valen de ello. Y en una serie de casos son juegos políticos con la intención de crear cierta situación política en la sociedad. Hay tecnologías que se basan en ciertas figuras influyentes en internet. Puede ser un bloguero muy conocido que, realmente, influye en el ánimo de la gente. También han variantes en que se producen envíos masivos por bot (aféresis de robot), que imita el comportamiento de un humano, por ejemplo, puede llenar de comentarios a alguna figura.

Difícilmente haya alguna persona en el mundo a quien le resulte grato tomar conciencia en algún momento de que sus ideales son un conjunto de estereotipos impuestos por alguien. Para no llegar a semejante comprensión desagradable hay que seguir algunas simples recomendaciones. No dejarse persuadir por el efecto del “primer amor”, buscar la confirmación de las informaciones en fuentes merecedoras de la mayor confianza. Un análisis juicioso de la situación por ahora tampoco ha incomodado a nadie. Y no hay que lanzarse, tras el primer llamado, a las barricadas virtuales. Siempre hay un minuto para la reflexión.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue