La Justicia española decidió dejar en libertad provisional al informático italo-francés Hervé Falciani, quien durante el tiempo que trabajó en el banco HSBC en Suiza recopiló datos de presuntos evasores fiscales de países como España, Francia, Grecia e Italia y luego los entregó al gobierno francés.

Falciani fue detenido el 1 de julio en Barcelona y la Audiencia Nacional lo envió a prisión preventiva en una cárcel de Madrid, acusado de un delito de revelación de secretos bancarios. Suiza pide su extradición por ese cargo y mientras ésta se tramita, la Audiencia Nacional española decidió dejarlo en libertad provisional con la obligación de presentarse cada tres días ante la policía y bajo la prohibición de salir de España.

El informático copió presuntamente en su computadora personal listados de unos 130.000 defraudadores cuando trabajaba en Ginebra para el HSBC, entre 1997 y 2007. Después los entregó a la entonces ministra de Finanzas de Francia, Christine Lagarde, hoy directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), quien luego compartió la lista con sus homólogos europeos. Ésta incluía a más de 650 presuntos evasores españoles, entre ellos la familia del presidente del Banco Santander, Emilio Botín.

La Justicia española archivó en mayo de este año una causa contra ellos por presunto fraude fiscal, derivada de esa lista, porque ya habían regularizado la situación con las autoridades tributarias. Falciani está colaborando con diversos países de la Unión Europea (UE) en investigaciones financieras y tributarias, uno de los argumentos que esgrimió la fiscalía española para pedir a la Audiencia Nacional su puesta en libertad provisional. Gracias a los datos entregados por Falciani a Lagarde, Francia identificó a unos 3.000 evasores fiscales en el país. DPA.

Lo cierto es que algunas fuentes hablan que las cuentas de esos 600 “españoles ilustres” que evaden impuestos a través de cuentas en Suiza pueden acumular más de 100.000 millones de euros en dinero negro. Las mismas fuentes señalan que Falciani está bajo custodia de los GEOS de la Policía desde que abandonó la prisión de Valdemoro.

Este ingeniero informático nacido a medio camino entre Niza y Montecarlo descubrió como miles de empresas evaden dinero al fisco en Suiza

Hervé Falciani cuenta así su historia:

“Cuando llegué a Ginebra en el año 2000 me pidieron que desarrollase los sistemas informáticos del banco y me puse manos a la obra”. “Existe un sistema informático diferente para cada operación bancaria y los precios de este rompecabezas son distintos en los diversos países que forman parte de la misma red. Trabajé con el sistema Hexagon, que permite hacer desplazamientos internos de una cuenta a otra sin que quede constancia. También trabajé con el sistema Forex para gestionar las transacciones entre monedas extranjeras. Son sólo dos ejemplos. Pero cuanto más me metía en ellos, más claro iba teniendo que los sistemas de seguridad no se respetaban en absoluto”.

Así pues, en HSBC, por medio de los sistemas informáticos, Falciani observa silenciosamente movimientos y operaciones financieras, pero sobre todo recuerda que todo pasa a través de sociedades domiciliadas en paraísos fiscales. Manifiesta también que no se trata de casos esporádicos, sino que este sistema ha asumido dimensiones industriales. Es una auténtica catedral, una especie de neofordismo financiero realizado a través del instrumento de las empresas tapaderas, y añade:

“Digamos que soy un empresario que vende plátanos en Italia a cuatro euros el kilo. Los compro en Costa Rica a 1, pero lo hago a través de una empresa mía en Suiza, que llamamos Tapadera 1. Ésta revende los plátanos a 2 euros a otra empresa, siempre mía, con sede en la isla de Jersey, un paraíso fiscal, y que llamamos Tapadera 2. En Tapadera 1 queda ya un euro de ganancia. La empresa de Jersey vende los plátanos a 3 euros el kilo a mi empresa de Italia, ganando otro euro que se queda en Jersey. Ante el fisco italiano resulta que he comprado los plátanos a tres euros para venderlos a cuatro. La ganancia oficial es, pues, de un euro el kilo y sobre esa cifra pago los impuestos. Pero lo que no sabe el fisco italiano es que, mientras tanto, he puesto a buen recaudo un euro de ganancia en Suiza y otro en Jersey, que son beneficios netos y ocultos.

Miles de millones de dólares se trasladan hacia Hong Kong, Singapur o Kuala Lumpur. Dinero que es reinvertido en Asia y, por lo tanto sustraído a la economía real. He comprobado que por cada mil millones que quedan en Ginebra hay otros tres mil millones que van a Hong Kong y esto está contribuyendo a la crisis de liquidez. Estamos vaciando Europa de su riqueza”.

Gracias al cruce de datos entre Francia y España, se calcula que unos 6,000 mil millones de euros en impuestos han sido defraudados

Gracias a las 3.000 cuentas enviadas por Francia, Hacienda pudo identificar a 659 supuestos evasores con fondos en el HSBC de Ginebra. El dinero que sale a la luz, según fuentes no oficiales, supera los 6.000 millones de euros. En la lista aparecen hombres poderosos, como Emilio Botín, presidente del Santander, y algunos miembros de su familia, como su hija Ana Patricia. El juez Fernando Andreu archivó poco después el caso tras comprobar que el banquero había abonado lo que debía: 200 millones de euros.

Como indica Falciani:

“En el banco se hablaba del triángulo de las Bermudas: Islas Vírgenes, Panamá y Bahamas. Bastaba con crear tres empresas tapaderas en estos paraísos fiscales para hacer desaparecer cualquier rastro. Los magistrados tardan diez años en las comisiones rogatorias y, mientras tanto, se pueden cerrar las empresas y abrirlas en otra parte en menos de un mes. Las Islas Vírgenes son el paraíso más difícil para la Justicia: para obtener su colaboración hay que presentar pruebas de que existe un delito”.

El caso es que lo que Falciani ha visto se lo está contando a los organismos internacionales que luchan contra la evasión fiscal. ”Si los Estados ayudasen a las personas que quieran ayudar y testimoniar, como hice yo, en menos de un año los paraísos fiscales tendrían que cerrar”, dice totalmente convencido.

La suerte de este hombre está en manos de la Audiencia Nacional. Si decide extraditarlo, cosa probable, Falciani se enfrenta a la cárcel, eso si no cae en manos de las mafias y lo eliminan. Por otra parte, sus abogados recuerdan que ese delito no existe en España. Al contrario. La ley obliga a denunciar todo indicio de blanqueo de dinero.

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS

¡NOVEDAD!

El Tiempo por Meteoblue