Libros Recomendados

Noticias

El Frente Polisario, que desde hace cuarenta años  lucha por la independencia del Sahara Occidental, quiere que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, viaje a la región para conocer de primera mano la situación que se vive en el territorio que ocupa militarmente Marruecos y en el que, señala, se reprimen continuamente y con dureza los Derechos Humanos. 

Redacción

El pasado 10 de mayo, dábamos noticia de que la compañía Instalaza, fabricante de las granadas de mortero MAT-120 catalogadas como “bombas de racimo”, había decidido acudir a los tribunales de Justicia para reclamar al Gobierno una indemnización de 40 millones de euros en concepto de “daño emergente y lucro cesante”, derivada de la prohibición del uso, el desarrollo, la fabricación, la adquisición y el almacenamiento de ese tipo de bombas en España, consumada en el Tratado de Oslo (diciembre de 2008).

Redacción

"Crítica, autocrítica, reflexión y análisis político", así define Alfonso Guerra sus últimas memorias "Una página difícil de arrancar", editado por Planeta. El dirigente socialista analiza su vida desde 1991, cuando sale del gobierno, a la actualidad, aunque también menciona algunas anécdotas anteriores como una conversación inédita entre Adolfo Suárez y el general Tejero durante el 23-F. En total, 642 páginas en las que como es habitual en Alfonso Guerra, no deja a nadie sin lanzarle un dardo envenenado.

Redacción

La compañía Instalaza, fundada en 1943 y cuya tecnología de vanguardia en la fabricación de material bélico para la Infantería es conocida y reconocida por las Fuerzas Armadas de muchos países, ha incorporado en su página web una nota aclaratoria sobre su granada de mortero MAT-120 (bomba de racimo), directamente conectada con la noticia publicada en esta web el pasado 10 de mayo, titulada “El Gobierno debe aclarar el papel de Morenés en el “caso Instalaza”.

Redacción

Han ido taimando una mala gestión para desembocar en un plan de venta con la excusa de la supervivencia. No se acumularon stocks de combustible a buen precio, se potenciaron los gastos de mandos, ejecutiva y representación y se regalaron millones de vuelos a familia de directivos y personal. No se hicieron ofertas competitivas que permitieran captar más público y se inventaron un clickair de low cost que tampoco supieron gestionar para minar la empresa mater Iberia. La catalana Spanair y Vueling por su parte hicieron la misma gestión, en el caso de Spanair con cargo a los presupuestos públicos de la Generalitat al ser subvencionada, y que evidentemente paga España al usarse los fondos del FLA que inventó Montoro -el que iba a exigir un techo de gasto-. Todo una falsedad y gran montaje contable para arruinar y entregar la aviación comercial española y sus infraestructuras.

Redacción

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue