Libros Recomendados


 

Por Viriato*

Tras leer el libro de Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta sobre las andanzas del Excmo. Sr. (con perdón) Urdangarín en el que se muestra con pelos y señales hasta qué punto se puede llegar a ser chorizo, no se puede salir del asombro si entramos en la página web de la Casa Real y contemplamos allí el nombre de este individuo con el tratamiento de Excmo. Sr… ni él se habría imaginado que habría podido llegar tan alto ni que tan bajo se haya degradado al Derecho Premial mandándolo de un puntapié a caer de boca sobre el lodo y la hez de la más mísera de las porqueras.

Al margen del libro hay evidencias claras de que este señor nunca fue trigo limpio. Todos sabemos que muchos mortales escogieron en su día, cuando era obligatoria la prestación del servicio militar, escaquearse por el procedimiento de la objeción de conveniencia, otros más sofisticados, por ejemplo, llegaban a la exención por mantener obligaciones familiares excepcionales como mantener a la madre aunque viviera en una lujosa urbanización y sin penurias económicas que valieran, pero claro para los ricos y/o poderosos está visto que en este país saltarse las normas está “chupao” aunque para el pueblo llano se le aplique a rajatabla el “reglamento vigente”. Hagamos la salvedad de que siempre hubo pueblo llano y gente de alta alcurnia que honraron el uniforme de soldado español incluso en aquellos momentos en el que finiquitaba el servicio militar y no dieron un paso atrás, se sintieron honrados de cumplir con su deber como hicieron sus antepasados.

Todos supimos con sorpresa a través de la prensa digital cómo Iñaki, permítanme que pase del Excmo. Sr., eludió de forma burda ese sagrado cumplimiento, pudiendo contemplar estupefactos su limpio expediente médico. Siendo deportista declarado como de “alto nivel” resultó exento por sordera bilateral irreversible formando parte de un equipo deportivo de élite en el que por tanto era necesario el sentido del oído, algo chusco y de chiste si no fuera por lo que implicaba de fraude. Se me hace difícil imaginar a no ser que se trate de un trepa irreductible que pudiera presentarse ante un cuñado, príncipe de sangre real, uniformado con los atributos de un alto grado de la jerarquía militar española, y no digamos ante su suegro, Jefe del Estado y nada menos que Capitán General de los Ejércitos de Tierra Mar y Aire, y es que ¿a nadie se le ocurrió preguntarle a este muchacho sobre este punto?, aunque fuera por simple cotilleo… ¿oye dónde hiciste la mili? … Mira que es amargo y tremendo irse a encontrar de yerno a un burdo falsario y mentiroso que eludió cobarde y/o cómodamente el cumplimiento que otros ejecutaron a su pesar y además llegar a convertirse  a pesar de la “trola” manifiesta en yerno del Jefe de los Ejércitos españoles.

Recordemos por un momento que el reconocimiento y el premio a los servicios prestados es una de las herramientas morales más importantes como acicate, agradecimiento y ejemplo social, es lo que constituye el derecho premial. No es algo nuevo, Alfonso X en la Segunda Partida, Título Veintisiete, ya hablaba de la manera de conceder galardones, e igualmente Alonso de Cartagena en el siglo XV en sus Tratados Militares. Muchos textos hablan de la Corona como fons honorum, no se entiende por ello, que la Institución además de lo vacía de contenido que la han dejado en este aspecto, al recibir ahora esa puñalada, si consideramos a S.M. el Rey como fuente del Derecho Premial que le asigna la Constitución Española en su artículo 62.f), no tome una medida urgente y radical ante el matrimonio Urdangarín y su situación respecto al resto de los españoles.

Y cuando vino, para más inri,  lo de Excmo Sr. a través de la Gran Cruz del Mérito Deportivo, imaginamos, sin que hubiera expediente contradictorio para conocer de la trayectoria personal del pájaro que pone a la altura del betún a tantos Excelentísimos Señores que lo son por mérito propio, esfuerzo y trabajo abnegado al servicio del pueblo español y de la Nación y a tantos premiados con condecoraciones y órdenes estatales que sienten que el premio recibido se convierte en chatarra infecta al ver que un botarate sin oficio ni beneficio, que sólo supo jugar a la pelota y/o con las pelotas, se convirtió por arte de birli birloque en Exmo. Sr. Gran Cruz.

Hace unos días pudimos ver cómo salía, con aspecto algo desmejorado, cara de miedo y preocupación de un vehículo cuando tuvo el atrevimiento de ir a ver a su suegro recién operado, arropándose de la forma más jeta en la Familia Real, esperando quizá verse perdonado y no sufrir un linchamiento público, cuando voluntariamente debería de haberse apartado ya de una vez, él y su esposa, de cualquier luz que ilumine a los miembros de la Familia Real.

El rey decidió despedir el año en su tradicional mensaje de Navidad haciendo una mención directa de la necesidad de comportamientos ejemplares. Lo hacía en plena ebullición del escándalo ligado al caso Palma Arena que afecta a su yerno, Iñaki Urdangarín.

SM el Rey inauguró 2012 insistiendo en la necesidad de dar "primacía a los principios éticos". En esta ocasión, el marco fue su mensaje a las Fuerzas Armadas y a la Guardia Civil con motivo de la Pascua Militar, y muchos lo consideramos ejemplar sabiendo que afirmaba esto cuando el pasado 29 de diciembre, el marido de la infanta Cristina fue imputado por corrupción después de que el juez que investiga la ramificación del Palma Arena levantara el secreto de sumario. La investigación del juez José Castro apuntaba a que Iñaki Urdangarin facturó a través de la ONG Instituto Nóos y su conglomerado de empresas más de 16 millones de euros. Casi el 40% de los ingresos totales salieron del erario público.

Todos tenemos en mente aquellas palabras de SM El Rey en la Pascua Militar hablando de que todos somos iguales ante la ley, "la Justicia es igual para todos" y refiriéndose a que es "natural" que la sociedad reaccione ante conductas no éticas, para luego el viernes siguiente optar por volver a poner sobre la mesa la necesidad de comportamientos basados en la ética. Pero lamentablemente todo quedó en agua de borrajas pues esperábamos que como cirujano preciso atajaría el mal que tanto daño estaba haciendo a la Institución y a nuestra España amada corroída por la pútrida corrupción, que esperábamos no hubiera atacado a la Corona, que imaginábamos baluarte ejemplar, y que ahora ha defraudado a tantos al ver con sorpresa cómo el tal Urdangarín con su título de Excelentísimo y su socia en los negocios aún se mantienen en la página web de la Casa Real.

Cada segundo que pasa sin que sean retirados de esa página y con lo que ello supone, se debe interpretar como signo de debilidad, complicidad y comprensión hacia lo que ha sido el ejercicio de algo no ejemplarizante… como poco, y ante lo que el pueblo debe esperar al menos lo que no hace ningún político corrupto… devolver el dinero y pagar la pena que le corresponda, vale ya de que en este país el delincuente de guante blanco  se vaya de rositas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue