Daniele Perra

El 25 de julio, Praga acogió la segunda conferencia del Foro de Naciones Libres de Rusia (la primera se celebró el 8 de mayo, también de este año, en Varsovia). Entre los protagonistas de la reunión se encontraban el ex ministro de Asuntos Exteriores ucraniano Pavlo Klimkin y el "primer ministro" del gobierno de la República chechena de Ikheria en el exilio (en Londres) Akhmed Zakayev (acusado repetidamente de terrorismo por Moscú).

Como se indica en la página web correspondiente (www.freenationsrf.org), las principales "áreas de interés" del Foro son: "desimperialización y descolonización; desputinización y desnazificación; desmilitarización y desnuclearización; cambios económicos y sociales". Además, dice: "El Foro de las Naciones Libres de Rusia es una plataforma para reunir a los líderes municipales y regionales, a los miembros de los movimientos de oposición de la Federación Rusa, a los representantes de los movimientos nacionales, a los activistas, a la comunidad de expertos y a todos los que son conscientes de la necesidad de una transformación inmediata de Rusia".

Esta transformación se identifica con la compartimentación del territorio ruso en un conjunto de innumerables estados nuevos, cuya independencia y soberanía deberían ser reconocidas inmediatamente por la "comunidad internacional". Está escrito: "Hacemos un llamamiento a los Estados miembros de la ONU para que presten la máxima asistencia a los gobiernos/administraciones nacionales de transición para alcanzar los objetivos de descolonización y paz. Así como reconocer oficialmente la independencia y la soberanía de los siguientes Estados de pueblos indígenas y regiones coloniales: Tatarstán, Ingria, Bashkortostán, Carelia, Buriatia, Kalmukia, la República Báltica (Prusia Oriental), Komi, Circasia, Siberia, la República de los Urales, Don, Tyva, Kuban, Dagestán, la Federación del Pacífico, la República de Moscú, Erzyan Mastor, Sakha, Pomorie, Chuvashia, Chernozern, Mordovia, Povolzhye, Khakassia, Udmurtia, Ingushetia y otros".

Los pueblos indígenas de estas regiones están invitados a unirse en masa en una forma de resistencia sistemática pacífica. Sin embargo, al mismo tiempo, también se pide la formación de milicias territoriales y se insta a los representantes de las fuerzas del orden a desertar y unirse a ellas.

Esta "planificación" (aunque más exagerada) parece seguir de cerca la propuesta por la llamada Comisión de Helsinki. Esta, una agencia del gobierno estadounidense que "promueve los derechos humanos y la seguridad militar en Europa", ha hablado de hecho de la "descolonización de Rusia" como un "imperativo moral y estratégico". El objetivo (no demasiado velado) es precisamente explotar los "nacionalismos" para desmantelar la Federación Rusa en diez o más estados[1].

La idea de dividir a Rusia según las líneas étnicas no es especialmente original. Tampoco es un producto de la geopolítica contemporánea. Ya a principios del siglo XX, el militar polaco Josef Piłsudski encabezó un proyecto ideológico y geopolítico que recibió el nombre de "prometeísmo". Este proyecto estaba orientado a la construcción de un bloque de Estados (dentro del cual Polonia debía desempeñar un papel importante) que, al situarse "inter maria", es decir, entre el mar Báltico y el mar Negro, debía formar una especie de "cordón sanitario" en las fronteras de Rusia. No sólo eso, el "movimiento prometeico" también pretendía despertar las conciencias de los pueblos no rusos del Imperio zarista primero y de la URSS después, para liberarlos del yugo de Moscú[2]. El nombre del proyecto deriva naturalmente del de Prometeo, el titán que, al dar a la humanidad el don del fuego robado a los dioses, debía simbolizar la idea de "iluminación" y de resistencia contra el poder despótico representado, según esta interpretación moderna del tema mitológico, por Zeus. Así, si los pueblos subyugados por Moscú eran los nuevos prometeos, Rusia representaba al despótico dios olímpico. Así escribió Edmund Charaskiewicz (uno de los principales colaboradores de Piłsudski): "El creador y el alma del concepto prometeico fue el mariscal Piłsudski, que ya en 1904, en un memorando enviado al gobierno japonés, destacó la necesidad de emplear en la lucha contra Rusia a las numerosas naciones no rusas que habitan las cuencas de los mares Báltico, Negro y Caspio, y subrayó el hecho de que la nación polaca, en virtud de su historia, su amor a la libertad y su resistencia intransigente contra los tres Imperios (alemán, ruso y austrohúngaro) que la habían desmantelado, debía desempeñar sin duda un papel de primer orden en la emancipación de las naciones oprimidas por los rusos"[3]. Y de nuevo: "La fuerza de Polonia y su importancia dentro de las partes constituyentes del Imperio Ruso nos permite desarrollar el objetivo de romper el estado ruso desde dentro a través de estas mismas partes emancipando a los países que fueron forzados a ello. Vemos esto no sólo como el cumplimiento de la lucha cultural de nuestro país por la independencia, sino también como una garantía de su existencia. Cuando la voluntad de conquista rusa se debilite, dejará de ser un enemigo peligroso"[4].

Antes de analizar el proyecto geopolítico en sí, será útil recordar que, en realidad, el significado del mito griego es bastante diferente. Como relata Claudio Mutti en su libro Testigos de la decadencia citando al erudito rumano Mircea Eliade, Prometeo, "lejos de ser un benefactor de la humanidad, es el responsable de su actual decadencia [...] Para Hesíodo, el mito de Prometeo explica la irrupción del 'mal' en el mundo; en última instancia representa la venganza de Zeus"[5]. En consecuencia, la interpretación "polaca" del tema mitológico parece el producto de una visión puramente moderna "democrática" y "progresista" que no tiene nada que ver con su significado original.

Ahora, el proyecto geopolítico de Piłsudski (que pretendía reconstituir el poderoso Estado polaco-lituano que protagonizó la historia europea en el cambio de los siglos XVI y XVIII) ha experimentado una nueva fortuna con la implosión del bloque socialista y el fin del Pacto de Varsovia. La Iniciativa de los Tres Mares (concebida durante la administración Obama y llevada a la práctica por Donald J. Trump), de hecho, pretende una vez más crear un "cordón sanitario" (bajo patrocinio atlántico) que se sitúe entre Europa Occidental y Rusia, para separar a los dos semigigantes (uno financiero-económico, el otro militar y rico en recursos naturales)[6]. Durante la séptima cumbre de la Iniciativa, celebrada en Riga los días 20 y 21 de junio de 2022, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky (que intervino por videoconferencia) instó a la adhesión de Kiev al proyecto, mientras que el actual secretario de Estado estadounidense Antony Blinken garantizó la ayuda financiera necesaria.

Hablando de Ucrania, es importante señalar que, en los últimos años, la idea "prometeica" ha experimentado una considerable fortuna dentro de sus fronteras gracias al trabajo intelectual de Olena Semenyaka (ideóloga y jefa de la secretaría internacional del Cuerpo Nacional, el ala política del movimiento azerbaiyano).

Nacido en 2014 a raíz de los acontecimientos de "Euromaidan", el grupo referente a Andriy Biletsky (y protegido por el ex ministro del Interior y oligarca Arsen Avakov, que trabajó para garantizar a Azov una especie de monopolio cultural-ideológico dentro de la extrema derecha ucraniana) representó una especie de verdadero cambio de paradigma en comparación con la retórica tradicional de partidos como Svoboda y Pravyi Sektor, que, anclados en la herencia del banderismo (de Stepan Bandera) de línea dura, eran los portadores de una forma anticuada de nacionalismo centrado en el Estado.

El protagonista del cambio de perspectiva, de nacional/regional a internacional (continental y global), fue Semenyaka. En concreto, el ideólogo (antiguo militante del mencionado Pravyi Sektor), también gracias a la editorial Plomin (llama), pudo construir una densa red de interconexiones con el extranjero que llevó a Azov a forjar vínculos con varios otros movimientos adscritos a la galaxia del extremismo de derechas, tanto en Europa como en Norteamérica (aquí sobre todo con grupos vinculados a la llamada "Alt-Right").

El pensamiento de Olena Semenyaka, por tanto, merece una breve elaboración. Autor de una tesis que analiza el pensamiento de Ernst Jünger y Martin Heidegger y traductor de las obras de Dominique Venner al ucraniano, Semenyaka (antiguo miembro del "Club Tradicionalista Ucraniano") mantuvo relaciones cordiales y de colaboración con el pensador ruso Aleksandr Dugin hasta 2014. Su perspectiva geopolítica cambió radicalmente con los mencionados acontecimientos del "Euromaidán". Estas, según su propia admisión, lejos de haber sido una verdadera "revolución" (como las presenta la propaganda occidental), despertaron el espíritu patriótico y la conciencia del "destino manifiesto" de la nación ucraniana.

En el proyecto geopolítico del que Semenyaka es portavoz, la visión "prometeica" de Piłsudski se reajusta para adaptarse a las necesidades ucranianas. Ucrania, de hecho, se representa como el puesto de avanzada para la "reconquista" (término utilizado por Semenyaka precisamente en español) de Europa del progresismo liberal. Sin embargo, esta "reconquista" requiere ante todo la construcción de un bloque de Estados, de nuevo un "intermarium" (otro término recurrente en la obra del ideólogo) entre los mares Báltico y Negro, capaz de actuar como freno al "neobolchevismo" putinista.

En concreto, Semenyaka adopta las teorías de la escuela geopolítica ucraniana vinculada a Yurii Lypa y Stanislav Dnistrianskyi para reconsiderar el "destino manifiesto" del país de Europa del Este a partir de sus sustratos históricos y geográficos. Se centra en particular en la polarización Norte-Sur, para oponerse a la dicotomía Oeste/Este (fundamental en la cultura rusa), con el fin de hacer de la geografía el vector clave de la identidad ucraniana. El eje Norte-Sur (en el que el espíritu norte-germánico se funde con el sur-griego), en su idea, habría sido el elegido por la Rus de Kiev y la dinastía Rurik, de la que los nacionalistas ucranianos se consideran herederos étnicos naturales.

Aquí, Semenyaka adopta las teorías de Dmytro Dontsov (1883-1973), a quien se considera generalmente como el padre de la espiritualidad ucraniana. De hecho, considerando a los rusos y a los bielorrusos como una especie de impostores étnicos (aunque pertenezcan al mismo tronco eslavo oriental que los ucranianos), habló abiertamente de la "mutación cultural mongola" en referencia a Rusia.

El bloque de Estados "intermarium" se sitúa, en esta perspectiva, en una especie de tercera posición y como epicentro de la "Nueva Europa" en la que, haciéndose eco de las tesis arqueofuturistas de Guillaume Faye (que, sin embargo, hablaba expresamente de "Eurosiberia"), se funden innovación y tradición. En este espacio que se extiende desde el mar Báltico hasta el mar Negro, las divisiones nacionales son superadas por la idea del "etnofuturismo": una especie de mestizaje total de los pueblos eslavos que lo habitan, que en cierto modo calca el mito mesiánico de la "Sarmacia de Europa" hecha suya por la aristocracia polaca de la mencionada Federación Polaco-Lituana.

Ahora bien, por mucho que sea comprensible que el proyecto del ideólogo ucraniano pueda fascinar a importantes sectores de la derecha antiliberal europea, hay que decir que el mencionado bloque "intermarium", en el plano geopolítico, al carecer de "orillas" (fronteras difíciles de cruzar) y de recursos naturales sustanciales, no tiene ningún valor real, teniendo que colocarse necesariamente bajo la dependencia del Extremo Occidente (Estados Unidos) para asegurar su supervivencia.

Por lo tanto, la idea prometedora de Azerbaiyán se reduce fácilmente a desempeñar el papel de una rama de los intereses atlantistas. En última instancia, la propia Semenyaka (que debería estar familiarizada con la crítica jüngeriana y heideggeriana del titanismo y el gigantismo), al abrazar el prometeanismo como sinónimo de lucha contra el despotismo dual neobolchevique y liberal-progresista, parece ignorar (como tantos otros exponentes del ámbito al que se refiere) la naturaleza puramente titánica de la sociedad actual. De hecho, parafraseando a Hesíodo, representa el regreso de la arrogancia titánica desde el exilio occidental ("una región oscura al final de la prodigiosa tierra") en el que fue confinada por los dioses olímpicos.

Notas

[1]Véase La descolonización de Rusia se debatirá en la próxima sesión informativa de la Comisión de Helsinki, www.csce.gov.

[2]R. Woytak, El movimiento prometeico en la Polonia de entreguerras, "East European Quarterly", vol. XVIII, nº 3 (septiembre de 1984), pp. 273-278.

[3]E. Charaskiewicz, Una colección de documentos del Tte. Coronel Edmund Charaskiewicz (editado por A. Grzywacs - M. Kwiecien - G. Mazur), Księgarnia Akademicka, Cracovia 2000, p. 56.

[4]Ibid.

[5]C. Mutti, Testimoni della decadenza, L'Arco e la Corte, Bari 2022, p. 11.

[6]C. Mutti, El cordón sanitario del Atlántico, "Eurasia. Revista de Estudios Geopolíticos" 4/2017.

Fuente

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS

¡NOVEDAD!

El Tiempo por Meteoblue