Lidia Undiemi

Mientras que el debate sobre el trabajo continúa rápidamente en cuestiones insignificantes, la realidad corre mucho más rápido hacia una distorsión inexorable de la capacidad de los trabajadores para producir ingresos, para sí mismos y para sus familias.

Hasta hace poco vivíamos en el mito del trabajo asalariado “estable” capaz de garantizar el bienestar económico, sin demasiadas pretensiones.

Ahora estamos en la fase de aturdimiento, aquella en la que todos, para bien o para mal, nos hemos dado cuenta de que el trabajo dependiente está perdiendo gradualmente sus dos atributos de "estabilidad" y "bienestar".

Sin entender por qué es inútil discutir cuál es la alternativa.

Como explico en detalle en la investigación realizada en el libro “ La lucha de clases en el siglo XXI ”, las razones están sustancialmente ligadas a la deriva del sistema capitalista globalista, que conduce inevitablemente a conflictos entre superpotencias, de los cuales hoy podemos empezamos a captar las consecuencias con el peligroso aumento del coste de la vida debido a la guerra energética.

El regreso al trabajo tecnológico al estilo fordista

En cuanto a la tecnología, sin duda esta ha mejorado en muchos aspectos ciertos procesos de trabajo y la calidad de vida en general, pero por otro lado está causando graves perjuicios al bienestar de los trabajadores, replanteando modelos de organización del trabajo que son cada vez más parecidas a las cadenas de montaje 800 y 900: tiempos de trabajo marcados de forma estandarizada por máquinas "virtuales", resultados cada vez más basados ​​en la mera capacidad de los trabajadores para procesar prácticas en el menor tiempo posible sin un aporte significativo de conocimiento, que en cambio son incorporado directamente en el software de las máquinas en uso.

Muchos las llaman apps, en contextos más técnicos se definen más genéricamente como software o aplicaciones, que no son más que engranajes de una compleja infraestructura tecnológica a través de la cual es posible procesar de forma estandarizada y altamente controlable las actuaciones realizadas por los empleados, que están llamados a realizar tareas cada vez más repetitivas, que por lo tanto tienden a requerir menos conocimientos técnicos que en el pasado, que en cambio son “adquiridos” por las máquinas, o más bien por el gran cerebro “virtual”, del cual el trabajador representa el último eslabón de la cadena.

Esta es la cruda verdad: la tecnología dejada al uso y consumo del capital ha hecho que los trabajadores sean altamente sustituibles, incluso con trabajadores extranjeros que pagan una décima parte en comparación con los autóctonos.

Sin ir demasiado lejos, la intercambiabilidad también puede darse sin traspasar las fronteras nacionales, poniendo en competencia a los trabajadores contratados por las empresas de tercerización, que son capaces de garantizar una reducción del costo de la mano de obra rápida y con poca conflictividad.

En los albores del siglo XXI se pensaba que esta forma de inseguridad inducida por la tecnología era un fenómeno limitado a determinados trabajos considerados marginales, como los que se realizan en los call centers.

En verdad, casi todos los trabajos de hoy se caracterizan por esta deriva en la relación entre trabajo, tecnología y capital.

La consecuencia inevitable de esta involución es que el poder de negociación de los trabajadores es cada vez menor.

“La flexibilidad, traducida en precariedad en nombre de la tecnología y la renovación del mercado, sí ha sido probada masivamente en sectores como el de la atención al cliente, que hoy representa un gran negocio a nivel mundial. En la ilusión de que sentarse frente a un monitor en lugar de una hoja de papel hubiera significado algún tipo de función, los trabajadores pioneros de esta nueva realidad pronto se dieron cuenta de que se trataba de algo así como las cadenas de montaje de las grandes industrias que producen bienes materiales. Tiempos de trabajo marcados por sistemas de aplicación, métodos de ejecución de trabajo estrictamente predeterminados y altamente estandarizados, etc. para toda la jornada laboral y para las siguientes.

(cit. La lucha de clases en el siglo XXI).

La política ha destruido las normas en defensa del trabajo para satisfacer las necesidades de lucro de las grandes empresas

No se trata solo de tecnología y sistemas organizativos, el trabajo ya no es lo que era, también porque la política no ha hecho más que destruir las leyes para proteger el trabajo, que precisamente por la reactivación del trabajo de fábrica "virtual", podrían haber continuado. jugar un papel muy efectivo contra las pretensiones del capitalismo global.

El ataque se dio en dos frentes: el de las normas que sancionan los derechos individuales de los trabajadores, como las normas sobre despidos, y el de la negociación colectiva. Las consignas eran, y siguen siendo, competitividad y productividad. Términos utilizados con tanta despreocupación, detrás de los cuales se esconde la arbitrariedad del gran capital en poder reducir a su antojo el coste de la mano de obra, con sistemas de control antes ni siquiera imaginables. Por eso he definido el capitalismo del siglo XXI como la apoteosis del capitalismo del siglo XIX. Marx, después de todo, nos había advertido.

“La importancia del tiempo de trabajo aumenta cuanto más la organización de la producción, gracias a la tecnología, es capaz de crear sistemas estandarizados de gestión del trabajo controlados en tiempo real por las máquinas que transmiten los insumos al jefe de turno encargado de controlar a los trabajadores, amplificando lo dicho por Marx argumentó en la relación entre los empleados y los medios de producción: “Ya no es el trabajador quien utiliza los medios de producción; son los medios de producción que utiliza el trabajador”

(cit. La lucha de clases en el siglo XXI).

La energía cara y el aumento exponencial del costo de vida son una advertencia

Ahora bien, no hace falta que el experto venga a decirnos que el poder adquisitivo de los trabajadores y jubilados está a punto de verse seriamente comprometido. Por lo tanto, lo que debemos preguntarnos ahora es cuánto durará y hasta dónde llegará.

Desafortunadamente no es posible hacer predicciones más o menos precisas. Depende de las relaciones con Rusia, de lo bueno que sea el próximo gobierno en la gestión de esta crisis, del posible compromiso energético con Rusia y con otros países proveedores.

Es claro que cuanto más se prolongue esta situación, mayor será el perjuicio para empleadores y trabajadores.

Si bien ya existen formas de indexación salarial, que en todo caso siguen siendo una miseria, actualmente no existen propuestas en la materia capaces de cerrar la brecha entre el crecimiento salarial y la inflación.

Con la pesadilla de la espiral inflacionaria de los años 70, probablemente optes por soluciones improvisadas, como bonos, un mes extra de salario y luego ves y cosas como limosnas, con la esperanza de que la crisis energética se revierta en poco tiempo. (Ciertamente no puede resolverlo quién lo generó).

En cualquier caso, no habrá una cobertura efectiva de este vacío, por lo que la pérdida de poder adquisitivo debe considerarse como un hecho cierto, solo queda cuantificar el daño (también difícil por las razones de incertidumbre expuestas anteriormente), que obviamente no será igual para todos, sino que dependerá del tipo de contrato, el tipo de negocio y otros factores.

Todo esto debe ser considerado como una advertencia, un anticipo de lo que nos espera: el hambre y la privación de derechos fundamentales.

Al parecer, de hecho, alguien ha lanzado la hipótesis de otros confinamientos (léase toque de queda) para permitir el ahorro energético, como cerrar las salas de noche a las 23 horas, reducir el alumbrado público, etc.

A estas alturas, el sistema se está derrumbando, fuentes autorizadas están discutiendo el fin de la globalización desde muchos lugares, por lo que es solo una pérdida de tiempo precioso pensar que una vez que termine esta crisis energética (si termina) todo volverá a ser como antes. Nada volverá a ser igual, y cualquier cambio solo será negativo. Al racionamiento energético le podría seguir el racionamiento de alimentos (que la gente ya empieza a hacer de forma independiente con el aumento de los precios), y quién sabe qué más.

Reacciona y no esperes

Hemos vivido décadas con el privilegio de la espera, de la ilusión del salvador de la patria. Ahora tenemos que reaccionar. La crisis laboral está íntimamente ligada a la expansión descontrolada del capitalismo globalizado. La única forma de evitar lo peor es tomar acciones concretas de contraste, primero social y luego político.

El regreso al conflicto es inevitable.

EL MANIFIESTO DE LA LUCHA DE CLASES EN EL SIGLO XXI

(extracto del libro La lucha de clases en el siglo XXI)

Lucha. La capacidad de lucha de los hombres es un patrimonio de la humanidad, siempre ha sido el medio utilizado por el ser humano para evolucionar, para mejorar. Desgraciadamente, el valor de la lucha ha sido desvirtuado y degradado al punto de quedar preso en la idea de la violencia, de la violencia como fin en sí mismo.

  1. Abandonando la lógica de la postideología. El primer paso es el abandono de la postideología, es decir, el vacío ideológico por el abandono de las ideologías, que es el alma del engaño de la paz social: como ya no hay conflicto entre capital y trabajo, ya no hay necesidad de ideas, la post-ideología de hecho.
  2. Re-proponiendo el conflicto como elemento clave del orden democrático y constitucional. Se ha olvidado, pero todo el sistema democrático y constitucional, en Italia y en muchas partes del mundo, se ha construido sobre el valor del conflicto como elemento clave para garantizar el equilibrio entre los más fuertes y los más débiles. El reconocimiento del derecho de huelga en los ordenamientos constitucionales es la máxima expresión de ello.
  3. Superar la idea falsificada de un estado mínimo procapitalista y un estado de bienestar neoliberal. Muchas veces se piensa erróneamente que el capital quiere eliminar los derechos sociales, de cualquier orden y naturaleza, en verdad necesita un mínimo de estado de bienestar para poder mantener un equilibrio sostenible y evitar la rebelión de las masas. Entonces, debemos apuntar a un verdadero estado social que no sea para el uso y consumo de capital.
  4. Conciencia política de la existencia de un orden legal de mercado. Esta es una de las mayores ilusiones de los últimos tiempos tras las que se ha atrincherado la política. No existe un orden natural del mercado, las reglas económicas son las establecidas por el hombre a través de las leyes, es por tanto escogiendo éstas que se crea una economía, una crisis o un crecimiento, por lo que la responsabilidad siempre es de la política.
  5. Reorganización de la comunidad internacional en clave antineoliberal y respetuosa de la soberanía y democracia interna de los estados. Los Estados deben revolucionar las relaciones con los organismos internacionales, no es posible, no es democrático que hoy sean los organismos económicos internacionales los que decidan reformas, que sometan a poblaciones enteras a lógicas de poder económico y financiero.
  6. Redefinición de las relaciones entre política e interlocutores sociales y cuestionamiento del interés superior. Aunque históricamente ha sido la idea detrás de los regímenes totalitarios, el interés superior de la nación o de Europa -a veces es una crisis económica, otras veces una emergencia sanitaria- sigue representando hoy la clave ideológica para silenciar la disidencia y reprimir la protesta. Debemos preocuparnos cuando la política muestra el mejor interés, hoy como en el pasado, el mismo método.
  7. Intervención aguas arriba para una redistribución más equitativa de la riqueza. Otro cambio de paradigma debe referirse a la forma de redistribuir la riqueza. El tan discutido método del capital, que actúa aguas abajo del sistema de producción, y donde la gente no tiene control porque necesita el filtro de la política, que le quita acciones marginales al gran capital, con la promesa de redistribuirlas a las masas. En cambio, habría que replantearse la idea de una redistribución aguas arriba, mediante un aumento del poder de negociación y económico de los trabajadores, de modo que el aumento de los salarios vaya inmediatamente a favor de los trabajadores, quienes de esta forma tendrían también una mayor y más eficacia redistributiva generalizada.
  8. Reorganización interna del sindicato y su reposicionamiento ideológico. En esta revolución de las ideas, el gremio es, o debería ser, el sujeto colectivo más importante, que necesariamente debe abandonar la propensión a aceptar el interés superior para reabrir la temporada del conflicto.
  9. Relanzamiento y fortalecimiento de la obligatoriedad de la negociación colectiva a nivel nacional. Uno de los elementos clave a través del cual se ha debilitado el poder de los trabajadores ha sido la expansión de los poderes de las empresas para decidir a nivel local e individual una reducción peyorativa de los derechos de los trabajadores.
  10. Contraste con la arbitrariedad del criterio de productividad en la definición de salarios. En términos concretos, la idea del mejor interés de la nación o de Europa ha tomado por enganchar la posibilidad de reducir los salarios al interés superior de la productividad de las empresas, un juego demasiado fácil para el capital ya que tiene tantas maneras de poder desvincularlo artificialmente de los salarios.
  11. Reconocimiento del grupo empresarial como única entidad empresarial con la que negociar las condiciones de trabajo. Es necesario oponerse al método de desarrollo de las multinacionales, a través del cual logran tomar todo y dar solo lo que creen que es correcto dar. En este sentido, la tercerización es una de las principales estrategias utilizadas por las grandes empresas y multinacionales para reducir los salarios, que hoy representa quizás la mayor máquina de desigualdad social del mundo.
  12. Luchar contra el uso de falsos trabajos por cuenta propia en la economía digital. El lado oscuro de la tecnología ha llegado a considerar posible que absolutamente los empleados de las grandes empresas puedan ser considerados autónomos, lo que supone una ganancia para el capital ya que un autónomo cuesta menos que un empleado.
  13. Reorganización interna de los partidos en consonancia con el retorno al reconocimiento del conflicto. Los partidos, especialmente los de izquierda, deben cerrar la temporada de la paz social para devolver la dignidad política al conflicto que nos ha llevado a la era de los derechos.
  14. Desafiando la globalización y el capitalismo moderno en su forma actual por medio de investigaciones específicas en el campo. Contrariamente a la creencia popular, la globalización puede ser un proceso reversible, pero es necesario tener ideas para implementarlo.
  15. Investigaciones dirigidas al impacto real de la tecnología en las condiciones de trabajo. Para cuestionar la globalización del uso y consumo del capital, debemos admitir que la tecnología se ha convertido en un instrumento de explotación del trabajo que está haciendo retroceder las manos de la historia.
  16. Reconocimiento del papel del poder judicial en la investigación del capitalismo actual. El poder judicial en Italia y en todo el mundo está jugando un papel muy importante en revelar las estrategias del capital.
  17. Otras propuestas tendían a regular la globalización, incluyendo por tanto la expansión de las multinacionales, dentro de límites democráticos y constitucionales. Las ideas, las pesquisas, las pesquisas realizadas en el campo deben luego materializarse en las reglas para volver a colocar a las multinacionales en los rangos constitucionales y democráticos. Propongo una nueva teoría económica sobre la expansión de las multinacionales, para regular un fenómeno que genera desigualdad.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS

¡NOVEDAD!

El Tiempo por Meteoblue