Pierre-Antoine Plaquevent

"El combate espiritual es tan brutal como la batalla de los hombres; pero la visión de la justicia es el placer de Dios solamente". Arthur Rimbaud

Como suele ocurrir cuando un ser querido se va de repente, tenemos esa impresión de irrealidad, nos cuesta darnos cuenta de lo inevitable. Deambulamos como en un mundo flotante, habitados por esta extraña sensación de que aún podremos hablar con nuestra amada, de que incluso podremos discutir juntos las asombrosas noticias que se están produciendo y que le conciernen directamente.

Las dos Darias que conocí: la pública y la privada, y esta pequeña persona, tan infantil y a la vez tan valiente para estar en el corazón de la guerra global y escatológica en curso, se están extendiendo aquí.

Recuerdo una conversación telefónica con ella al comienzo de la operación militar rusa, recuerdo claramente sus palabras:

"Escucha Pierre-Antoine, estamos viviendo momentos históricos. A partir de ahora, Rusia se verá obligada a hacer su propio camino, que es lo que siempre hemos dicho".

Y sobre todo esta frase, que aún resuena en mis oídos:

"Puede que nos maten a todos aquí en Moscú, pero ahora ha comenzado la verdadera lucha".

Todo esto lo dijo en el tono alegre y jovial que siempre fue el suyo. Por fin estaba ocurriendo algo importante. No la trágica guerra fratricida entre europeos, que terminará bien algún día, si Dios quiere, sino la ruptura vital entre el Estado-nación ruso y el imperialismo globalista; la ruptura entre la Tercera Roma y el pantano global de la subversión cosmopolítica.

En otra conversación también me explicó que nunca hay que desesperar sino cultivar un "optimismo escatológico". Estas son sus palabras exactas. Creo que también dio una conferencia sobre este tema. Cómo resuenan hoy estas palabras.

En realidad, me resulta bastante difícil hablar de Daria, a la que consideraba realmente una amiga, además de una activista metapolítica ejemplar y, sobre todo, una filósofa de élite. Una filósofa en el sentido antiguo y clásico, que llevaba en su interior una obra teórica aún por realizar en acto, pero una obra que ya vivía en ella en potencia. En potencia: como el árbol antiguo y vigoroso ya existe en la semilla, el río o el océano en el fino manantial de la montaña, la estrella más ardiente en el fotón más invisible e infinitesimal. Para tomar conciencia de ello le invito a volver a ver esta entrevista con Daria hace exactamente siete años, en agosto de 2015. Escuche el nivel intelectual de esta joven, que aborda aquí conceptos neoplatónicos y teopolíticos que muy pocos comprenden realmente hoy en día, y ello en un francés de gran calidad. Una presentación realizada con una increíble naturalidad y frescura.

Compararse en Francia con el odio, la incoherencia y la fealdad moral de sofistas mediáticos impuestos como Enthoven o Lévy, que actualmente agitan el odio contra la memoria de nuestra querida Daria y contra la obra de su padre. Esto es por celos viscerales de la verdadera contemplación a la que no pueden acceder desde su bajeza espiritual. Nuestra cultura nacional está muriendo porque personas como Enthoven y Lévy impiden la creación de puentes y vínculos vitales y espirituales entre las élites de la juventud europea, de las que Daria era una destacada representante.

La búsqueda del conocimiento filosófico era la sangre vital de Daria Dugin y el eje existencial en torno al cual se coordinaban todas sus acciones y pensamientos. Su constante compromiso metapolítico era una manifestación externa de la idea que llevaba dentro y a la que era fiel. Había heredado esta llama de sus padres, que se la transmitieron desde la infancia, y esto de una manera tanto existencial como teórica. Daria llevaba esta orgullosa llama en alto con gracia y sobre todo con sencillez. Impulsada por esta visión interior (theoria), avanzó en la vida y le dedicó todo su ser y todas sus acciones. En ella, como en las grandes figuras históricas, la acción y la teoría no eran más que dos caras de la misma moneda, dos piezas de un mismo símbolo que el verdadero sabio sabe unir (symballein) en una síntesis viva de acción y contemplación. Y lo que empezó aquí seguramente encaja perfectamente con lo que le espera al otro lado. Toda su vida fue extrema y radicalmente coherente, haciéndose eco de la visión del mundo que la animaba. Y con eso, fue juguetona, sencilla y femenina. Trabajadora, seria y una joven de verdad.

Daria Dugin era una personalidad "diferenciada", como habría dicho Julius Evola, pero no desvinculada de su condición femenina, que encarnaba plenamente. Era soleada y, naturalmente, irradiaba su interior a los que la rodeaban. Esto sólo podría generar celos diabólicos en las filas del Maligno y entre ciertas brujas a su servicio. En vida, y sin entenderlo bien, entramos en contacto con una Hipatia de nuestro tiempo que quedará en la historia (o lo que quede de ella antes del verdadero Fin...).

Daria era una verdadera platónica, seguramente la más platónica de todas. Nunca abandonó la lucha ni la búsqueda del conocimiento (que es lo mismo para personas como nosotros). Dio su vida por la idea y la visión del mundo que la animaba, y estoy aturdido. Estoy aturdido, como si estuviera contra las cuerdas en un combate de boxeo. Aturdido, tanto por el dolor y la rabia que siento como por la constatación de la realidad de la misión terrenal de Daria Dugin que conocía.

Es un orgullo reconfortante poder decir: ¡conocí a Daria Dugin! La tristeza mundana y temporal que siento se disipa un poco cuando pongo su partida y su misión en su verdadera perspectiva espiritual y metapolítica. Debemos comprender y aceptar su papel providencial en los acontecimientos actuales y sentirnos honrados de haber estado con una mártir y una figura ya histórica durante su vida. Aquí tocamos lo que aprendimos en los libros mientras tratábamos de formarnos y educarnos contra el fango y la blandura de nuestro tiempo: el espíritu de milicia y de sacrificio. ¡Y es una joven la que nos lo enseña! ¡Qué lección para todas las brujas del feminismo globalista!

Los eurasistas rusos contemporáneos (independientemente de lo que se piense de su doctrina o de sus puntos de vista) están en primera línea del choque geosófico global de nuestro tiempo y están pagando el precio de la sangre. Daria Dugin, que era un eje insustituible de las redes metapolíticas euroasiáticas-tradicionalistas rusas, no ha sido por nada blanco de las fuerzas ocultas de nuestro tiempo. Además de intentar eliminar a Daria (y quebrar a sus padres por el dolor), nuestros enemigos también querían traumatizar a nuestras filas y destituir a una personalidad que, de alguna manera, era insustituible por la variedad y el alcance de sus tareas de guerra de la información. Daria Dugin fue una profesional autodidacta de la metapolítica y la guerra de la información, dos disciplinas afines que dominaba en todas sus dimensiones como pocas y a las que dio sus credenciales. Fue una verdadera guerrera metapolítica de nuestro tiempo.

Su asesinato político demuestra una vez más que la metapolítica es una guerra real con beligerantes reales y muertes reales. Lo que hacía Daria, al igual que lo que hacemos cada uno de nosotros a nuestro nivel, fue escudriñado y analizado en profundidad por nuestros enemigos. Todo jugador serio en la guerra de la información contemporánea vive con esta espada de Damocles colgando sobre su cuerpo físico (pero no sobre su alma, que es inmortal e indestructible).

El trabajo de Daria, su labor, su lucha, se llevaron a cabo con naturalidad y alegría, de forma artística y diligente, como una niña dotada que quiere hacer lo que su padre le enseñó. La Providencia quiso que esta joven fuera un mártir y un símbolo vivo que siguiera guiando a todos los que luchan en el mundo contra la hegemonía globalista y por el retorno de la superioridad del Espíritu sobre la materia.

Se dice que se necesitan treinta años para formar a una persona, y Daria fue elegida por la Providencia a una edad en la que se suelen llevar las grandes figuras históricas, a los treinta años, cuando empieza a llegar la madurez y cuando, tras el ciclo de la juventud, comienza el de la virilidad o la feminidad. Daria vivía sola y aún no tenía familia. Era una presa fácil y expuesta para quien quiera golpear para traumatizar nuestro campo.

También recuerdo que un día me dijo: "Sabes, he estudiado mucho, pero es ahora cuando empiezo a entender que no sé nada y, por tanto, a comprender lo que estoy estudiando". Empezaba a adquirir ese socrático "yo sé que no sé nada", que es el inicio del acceso a esa forma de intuición intelectual supra-nacional y apofática, que es la verdadera puerta a la sabiduría espiritual. Un conocimiento que transforma a la persona desde dentro y le hace comprender su vanidad frente a la Verdad, pero que también le da a cambio una voluntad indestructible regenerada por la experiencia del vacío interior total, un vacío que se experimenta y se supera. Daria tenía una voluntad supra-racional. Una voluntad inaccesible a la sola razón discursiva, pero que no se basa en el instinto o los sentimientos, sino en un conocimiento superior intuitivo y suprasensible. Decir esto es considerarse una locura en la modernidad. Eso está muy bien, hay una locura y una idiotez sagrada que nos protege de la locura del siglo y del mundo.

Daria, que estaba madurando su obra teórica en el silencio de su corazón, acabaría encarnándola por completo para asombro del mundo en el resplandor de su compromiso total.

Su alma volvió a Dios entre la fiesta de la Transfiguración y la fiesta de la Dormición de la Madre de Dios, dos fiestas cardinales del calendario litúrgico ortodoxo. El icono que se venera durante la liturgia de la Dormición es aquel en el que se representa a la Santísima Virgen como un niño en brazos de su propio Hijo, que aparece como adulto.

Por analogía, y manteniendo una estricta línea de demarcación entre el platonismo y el dogma cristiano, esta imagen del Hijo llevando en brazos a su santísima Madre como un niño, evoca la idea de que nuestra pequeña hermana Daria es de alguna manera ahora nuestra madre en el camino que hemos elegido: el de la lucha metapolítica.

La metapolítica es aquí santificada por el martirio político, la metapolítica es, en efecto, una "vía" aristocrática y bélica contemporánea adaptada a las condiciones externas de nuestro tiempo.

Daria es ahora una estrella polar que sigue guiándonos, su alma brilla en lo alto de la "llanura de la verdad" mientras espera el glorioso día de la resurrección universal en el que todos nos reuniremos de nuevo.

Una vez más me gustaría expresar mis condolencias a los padres de Daria, Alexander Gelievich y Natalya Viktorovna Dugin.

Detrás de cada muerte hay un misterio insondable para los vivos y la oración es nuestro único recurso. La oración es el cordón umbilical entre nuestro Creador y la nada de nuestra condición humana caída. Por eso debemos rezar sin cesar, incluso y sobre todo cuando no podamos hacerlo, cuando nuestra garganta y nuestro espíritu estén como anudados por el dolor, y repetir sin cesar esas palabras sagradas que pueden hacerlo todo:

"Señor Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí, un pecador".

Dios ha dado, Dios ha quitado. Memoria eterna.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS

¡NOVEDAD!

El Tiempo por Meteoblue