Alexander Markovics

Con las actuales crisis que atenazan a los Estados europeos, muchos europeos con visión de futuro se preguntan también por el futuro geopolítico del continente. Como es sabido, Alexander Markovics defiende apasionadamente una fuerte alianza con Rusia. También es el caso del siguiente artículo, en el que explica los campos de lo social y de la geopolítica y sus respectivos polos opuestos.

Europa sufre por sus lazos con EE.UU. y la comunidad de valores occidentales. Ni en cuanto a su identidad (inmigración masiva, individualismo, política de género) ni en cuanto a su política económica y energética (sanciones a Rusia), los estrechos lazos con EEUU y el liberalismo ofrecen a Europa un futuro. Pero, ¿cómo puede ser una alternativa revolucionaria al "Nuevo Orden Mundial" y a la globalización? Con su libro Misión euroasiática, el filósofo ruso Alexander Dugin presenta una revolucionaria contrapropuesta al orden mundial occidental, que también promete un futuro esperanzador para Alemania y Europa. A continuación, se presentarán los pensamientos más importantes de Dugin en este libro y se determinará si el libro es también de interés para los patriotas en Alemania.

La misión euroasiática: una alternativa al transatlantismo

En la traducción ahora disponible en alemán de la obra ya publicada en inglés en 2014, Dugin describe, por un lado, el desarrollo de la idea euroasiática, empezando por el eurasismo en el periodo de entreguerras, pasando por el neo-eurasismo hacia el final de la Unión Soviética hasta la Cuarta Teoría Política a finales de la década de 2000, y, por otro lado, expone por qué ésta representa una alternativa al transatlantismo no sólo para Rusia sino también para las demás civilizaciones del mundo. Los textos recopilados para este libro abarcan un largo periodo que va desde principios de la década de 2000 (Manifiesto de la Alianza Revolucionaria Global), pasando por finales de la década de 2000 y principios de 2010 (Textos sobre la Cuarta Teoría Política, entrevista con Dugin poco antes de la reelección de Putin en 2012) hasta 2022 (véanse sus textos sobre la operación militar rusa en Ucrania). Además, la edición alemana contiene un prefacio de Peter Töpfer sobre el tema radical de Dugin, que hace referencia a su obra filosófica. Esto sólo se señala brevemente aquí, ya que esta explicación falta en la edición alemana. Al hacerlo, los textos también exploran una cuestión crucial: ¿Qué hace que el eurasismo y la cuarta teoría política sean una respuesta revolucionaria al liberalismo para Alemania y Europa?

Por la diversidad de los pueblos, contra el universalismo occidental

La naturaleza revolucionaria del eurasismo se revela en su rechazo al universalismo occidental en todas sus dimensiones. ¿Todos los pueblos deben vivir en una democracia al estilo occidental? ¿Todas las economías deben obedecer las leyes del libre mercado y del capitalismo? Estas son precisamente las ideas que los euroasiáticos rechazan radicalmente. Esto también tiene mucho que ver con su historia de desarrollo: Siguiendo a los eslavófilos, que rechazaron el liberalismo ya en el siglo XIX y proclamaron una civilización rusa independiente y distinta de la occidental, los euroasiáticos empezaron a pensar en el lugar de Rusia en el mundo en el exilio europeo de los años 20 tras el final de la Guerra Civil rusa. Fueron los principales representantes del eurasismo, como Nikolai Trubetzkoy[1], Petr Savitsky[2] y Lev Gumilyov[3], quienes rechazaron la exigencia occidental de ir espiritualmente de "Oriente a Occidente" e insistieron en su especial identidad ruso-euroasiática, que entendían explícitamente como una síntesis no sólo de la cultura eslava oriental y finlandesa, sino también de los modos de vida mongoles y turcos. Se concede una importancia especial al efecto pasional, que, según Gumilyov, conduce a un modo de vida activo e intenso (de los pueblos esteparios) y representa una mutación genética en la etnia que contribuye al nacimiento de los apasionados.

El mundo: no un universo, sino un pluriverso

Por analogía con el representante de la Revolución Conservadora, Oswald Spengler, acuñaron el concepto de civilización, por el que lo entienden no como una forma de cultura en decadencia, sino como un círculo cultural entre muchos, al que pueden unirse diferentes pueblos y culturas debido a los puntos comunes de su historia, cultura y religión. En contraste con los pensadores liberales occidentales del siglo XX, que afirmaban que sólo había una civilización occidental y que todos los demás pueblos eran bárbaros, los euroasiáticos proclamaban la pluralidad de civilizaciones y, por tanto, un pluriverso en contraste con la idea occidental de un universo cultural. Así, aunque rechazan la noción de un "Mundo Único" unificado, sostienen la opinión de que hay tantos mundos como pueblos en la mente de los humanos, cada uno creado por el lenguaje único de estos primeros en el pensamiento.

Tierra: El hábitat como influencia decisiva en la formación de los pueblos

Apoyándose en la disciplina de la geosofía, los eurasiáticos señalaron que no puede haber un patrón universal de desarrollo humano, ya que la multiplicidad de paisajes de la Tierra produce también una multiplicidad de culturas, cada una con sus propios ciclos, criterios internos y lógica. El hábitat define así a las personas que lo habitan, los pueblos se convierten en la expresión del paisaje en el que viven. En consecuencia, los euroasiáticos abogaron por analizar las civilizaciones también a lo largo de un eje espacial.

Los neo-euroasiáticos: eurasismo más tradicionalismo y geopolítica

Los neo-euroasiáticos, que empezaron a darse a conocer a finales de los años 80 y entre cuyos representantes más importantes se encuentra Alexander Dugin, retomaron las ideas de sus antepasados y las enriquecieron con el pensamiento de la revolución conservadora y la geopolítica. La aparición de este movimiento de pensamiento fue posible gracias a la erosión de la Unión Soviética, que tras el fin del estalinismo se vio atrapada en un conflicto político interno entre las fuerzas reformistas/socialdemócratas y los halcones de mentalidad conservadora. A la victoria de las fuerzas reformistas le siguió la desintegración de la URSS y el surgimiento de un Estado ruso cuya élite percibía la cultura rusa como algo ajeno que debía asimilarse a la cultura occidental. A su vez, los neo-eurásicos pudieron establecerse como una de las fuerzas de oposición más fuertes precisamente contra estas élites, por lo que el nacional-bolchevismo, surgido de la cooperación entre antiguos cuadros conservadores del PCUS y opositores conservadores-patrióticos, fue sólo un paso intermedio en el camino hacia el desarrollo posterior del neo-eurásico. Siguiendo a Carl Schmitt, entendieron la lucha entre Occidente y la civilización euroasiática como un conflicto entre potencias marítimas de mentalidad progresista-globalista y potencias terrestres de mentalidad conservadora-tradicionalista. En el contexto de este conflicto histórico-mundial entre la tierra y el mar, cada estado y grupo cultural podía elegir un bando. Los neo-euroasiáticos, como opositores al orden mundial unipolar y a la globalización, abogan en este punto por tomar partido por la potencia terrestre en la gran guerra de los continentes. Por último, también es de gran importancia para el neo-eurasianismo la escuela de pensamiento filosófico del tradicionalismo con sus representantes René Guenon, Julius Evola y Titus Burckhardt, ya que representa un ajuste de cuentas general no sólo con el liberalismo y el capitalismo, sino con toda la modernidad en sí, haciendo hincapié en la primacía de la idea y la religión. Por consiguiente, el neo-eurasianismo es una ideología antiimperialista, antimodernista y anticapitalista cuyo objetivo es restaurar el modo de vida y el pensamiento tradicionales de la civilización en cuestión.

El espacio y la civilización como nuevos actores de la geopolítica

Basándose también en Carl Schmitt, no ven al Estado-nación sino al espacio mayor en el sentido de la civilización como el actor de esta lucha. Dugin considera que el futuro del Estado-nación en la lucha contra la globalización se enfrenta a tres posibles opciones:

 

- La absorción en un futuro estado mundial
- Resistencia a la unipolaridad mientras se mantiene el orden del Estado-nación.
- La abolición del Estado-nación en una formación a gran escala.

 

Siguiendo a Carl Schmitt, Alexander Dugin aboga por la civilización y el gran espacio como la futura forma de organización de la geopolítica. Según su lógica, esto no corresponde al nacionalismo, que uniformiza y unifica a sus ciudadanos de pie en la matriz de pensamiento de la modernidad (véase, por ejemplo, la República Francesa o, en la historia alemana, el Tercer Reich), sino al del imperio, que siempre está formado por una multitud de pueblos y religiones y está dirigido por un pueblo imperial. Dugin constata aquí un pluriverso de civilizaciones en el que no sólo Rusia-Eurasia, China y el gran espacio islámico formado por varias civilizaciones, así como Sudamérica, tienen una oportunidad de emanciparse del universalismo occidental, sino también la propia Europa, que de momento sigue siendo vasalla[4] de EEUU.

Mayor espacio, autarquía, autonomía, soberanía

Para el área metropolitana son fundamentales las ideas de autosuficiencia y soberanía: como un Estado-nación por sí solo no puede hacer frente a la globalización, varios Estados-nación deben unir sus fuerzas y transferir su soberanía al nivel del área metropolitana. Dado que un solo Estado nación no es capaz de imponerse ante las sanciones y las políticas de bloqueo occidentales, varios deben unir sus fuerzas para garantizar su capacidad de actuación en caso de emergencia. Aquí es importante el concepto de autonomía, que va en contra de la idea moderna de centralismo: así, mientras que el nivel de civilización se hará cargo en el futuro de las decisiones importantes de política exterior, internamente los niveles inferiores del área metropolitana se encargarán de configurar de forma autónoma sus propias condiciones en el sentido del principio de subsidiariedad y de la idea de "E pluribus unum" (crear uno a partir de muchos), que también incluye la autonomía cultural. En este contexto, la autonomía abarca no sólo el nivel cultural, sino también las dimensiones religiosa, social, económica y étnica de la vida. En cuanto a la actividad económica de las grandes áreas, el Movimiento Euroasiático de Dugin aboga por cuatro zonas geoeconómicas. En contraste con los pensadores transatlánticos que proclaman sólo tres zonas y ven un agujero negro en Rusia-Eurasia, los euroasiáticos abogan por el establecimiento del cinturón continental euroasiático como una cuarta zona geoeconómica junto a las zonas geoeconómicas americana, euroafricana y del Pacífico. Mientras que en la zona geoeconómica americana abogan por una organización del área metropolitana centroamericana y latinoamericana, así como por una restricción de los EE.UU. a sí mismos, los euroasiáticos del cinturón europeo-africano consideran que una independencia de Europa respecto a los EE.UU. y una formación del África subsahariana como área metropolitana separada son importantes para el surgimiento de la multipolaridad. En el cinturón continental euroasiático, el área metropolitana de Rusia-Eurasia y el Islam continental aún no se han creado, mientras que India y China ya han constituido en gran medida las fronteras de su área metropolitana.

La cuarta teoría política: más allá del liberalismo, el fascismo y el marxismo

Dugin ve el último paso en el desarrollo del eurasismo en la Cuarta Teoría Política. Esto es lo que él llama el proyecto de una nueva teoría política que se centra en el Dasein según Martin Heidegger, por el que Dugin entiende al pueblo, y cuyo objetivo es la completa superación de la modernidad política. Dugin considera que el liberalismo es la primera teoría política, el marxismo la segunda y, finalmente, el fascismo/socialismo nacional la tercera teoría política[5]. En su deconstrucción de las ideologías, elimina sus elementos problemáticos -el capitalismo y el individualismo en el caso del liberalismo; el colectivismo, el pensamiento de clase y el materialismo en el caso del marxismo; y la manía racial y la lealtad al Estado en el caso del fascismo/socialismo nacional- para finalmente dar una nueva forma a los elementos de estas teorías que son positivos a sus ojos. En el caso del liberalismo, reconoce la "libertad de" como tal, en el caso del marxismo, la crítica del liberalismo, y en el caso del fascismo, finalmente, el etnocentrismo como elemento que merece la pena conservar. Así, además de una crítica demoledora de la modernidad -que también lleva a cabo recurriendo a las ideas del posmodernismo, ya que quiere combatir el problema en su raíz-, queda un fundamento positivo de la Cuarta Teoría Política, que cada nación y cada civilización pueden utilizar ahora para preservar/recuperar sus respectivas identidades, libres del pensamiento de la modernidad y de la compulsión de ir "de Oriente a Occidente", y al mismo tiempo establecer un orden político que lo refleje.

La primacía del espíritu: ir de Occidente a Oriente

Mientras que Dugin reconoce en la Nueva Derecha/Nouvelle Droite europea la manifestación europea de la Cuarta Teoría Política, ve en el neo-eurasismo la variante ruso-euroasiática de la Cuarta Teoría Política. En este nivel, sin embargo, el eurasismo significa alejarse del Occidente moderno y de su primacía del materialismo, hacia un camino "de Occidente a Oriente" que conduce a la primacía del espíritu, lo que presupone la participación en la noomaquia (la guerra del espíritu) y no la mera condición de espectador. El gobierno en el sentido del eurasismo es siempre una ideocracia, es decir, la impregnación del Estado con una idea que da sentido a toda la estructura de la política, no una oligarquía de multimillonarios enmascarada por una falsa democracia. Sin duda, esto supone un serio desafío para Occidente, que no sólo es el centro del mundo (antes) unipolar, sino también de la devastación espiritual que ha provocado. ¿Cómo se resucita después del Gran Reajuste? Los escritos de Dugin también proporcionan las primeras pistas al respecto en forma de posibles caminos para los Estados Unidos en el futuro.

¿Cómo puede Occidente superar la modernidad? Una cuestión de identidad

Dado que Occidente no se esfuerza por respetar las características y peculiaridades culturales de otras civilizaciones, sino que, por el contrario, se esfuerza por nivelarlas mediante el universalismo occidental -hoy en día, probablemente de forma más visible, a través del liberalismo "despierto" 2.0 del Gran Reajuste-, Dugin llama a un levantamiento de las civilizaciones y a un "Gran Despertar" contra la hegemonía occidental. Sin embargo, como se sabe por sus escritos sobre el Gran Reajuste y la Cuarta Teoría Política, para Dugin esto no va acompañado de un odio a la cultura occidental per se, sino que sólo significa un rechazo al Occidente moderno, mientras que respeta profundamente la tradición occidental-europea de la Edad Media y la Antigüedad, por ejemplo. Resulta interesante en este punto el modelo tripartito de identidad que el filósofo y etnosociólogo ruso presenta con respecto a los Estados Unidos: 1) La identidad difusa. Dugin entiende esto como un vago sentido de pertenencia común que es confuso, incierto y débil. La identidad difusa sólo surge en situaciones extremas, como las guerras, las revoluciones y las catástrofes naturales. 2) La identidad extrema. Representa una identidad arbitraria y artificial que se convierte en una ideología. Ejemplos de ello son el nacionalismo o la identidad de clase o cosmopolita. Aunque suele destacar algunos rasgos de la identidad difusa, deja otros por debajo de la mesa y representa una caricatura de la misma. 3) La identidad profunda que se encuentra debajo de la identidad difusa. Es lo que hace que un pueblo sea un pueblo y es su fundamento. El pueblo no consiste en el presente, sino que se mueve del pasado al futuro a nivel de su lengua, cultura y tradición. La identidad profunda representa el todo, que tiene lugar tanto en el tiempo como en el espacio; es el ser humano como existencia. Citando al etnólogo alemán Leo Frobenius, Dugin afirma en este punto que la cultura es la tierra manifestándose a través del hombre. Mientras que los europeos conservan su identidad profunda, los Estados Unidos se enfrentan al problema de que fueron creados originalmente sobre una tabula rasa cultural en Norteamérica para realizar la utopía de la modernidad. Los Estados Unidos se habían construido descuidando la tierra que realmente pertenecía a los indios. Así, desde el principio, los EE.UU. fueron una sociedad altamente móvil de nómadas que se movían en la superficie de un espacio casi inexistente. El sistema de partidos de demócratas y republicanos representa el resumen de su difusa identidad, que oscila en torno a los vectores de la libertad, el liberalismo, el individualismo y el progreso.

Tres vías para que los estadounidenses encuentren su identidad profunda

En consecuencia, Dugin ve tres posibilidades para EE.UU.: 1) Un retorno a la identidad europea. Al no tener suelo propio, los estadounidenses pueden descartar su identidad moderna y ver su situación en términos de otro campo existencial desde la perspectiva de la Madre Europa. Esto significaría para los estadounidenses nacidos en Europa la mayoría de edad de un auténtico Dasein en el sentido de Martin Heidegger. 2) El americano sigue siendo americano, pero busca su identidad en el sentido del logos americano individualista. Esto le lleva, en el sentido del protestantismo, a que el individuo, que carece de arraigo, busca sus raíces en el cielo en forma de su propio Dios individual, que debe crear para sí mismo libremente según Friedrich Nietzsche. Las numerosas sectas protestantes de EE.UU. pueden verse aquí como un ejemplo de la búsqueda individual de Dios. A través de ellas, el individuo adquiere profundidad en la era moderna. Y por último 3) El camino del existencialismo americano, la preocupación individual por la muerte, que es posible gracias a que la sociedad hace al individuo libre de todo, pero también libre para la nada. A través de esta preocupación por el propio fin, se puede despertar finalmente el contenido del propio ser.

Una lectura fascinante, importante para entender el eurasismo y el mundo multipolar.

En general, La misión euroasiática de Alexander Dugin es una lectura fascinante que permite comprender mejor el eurasismo y el emergente mundo multipolar. Dadas las perspectivas que el eurasismo ofrece también a Alemania y a Europa, es de esperar que se lea con frecuencia y se discuta aún más. Alemania y Europa necesitan alternativas al transatlántico que se derrumba; en este libro se puede encontrar una.

El libro está disponible en Arktos-Verlag ( https://arktos.com/product/eurasische-mission/ ).

[1]1890 - 1938, lingüista ruso, historiador y fundador de la morfofonología. Uno de los principales representantes del Movimiento Euroasiático, conocido por su libro "Europa y la Humanidad".

[2]1895 - 1968, cofundador del Movimiento Euroasiático, economista y geógrafo. Luchó en la guerra civil rusa del lado del general Wrangel contra el comunismo.

[3]1912 - 1992, historiador y etnólogo soviético. Rechazó la tesis del yugo mongol en relación con la historia rusa y, en cambio, valoró positivamente la simbiosis de los rusos y los pueblos turcos, como los mongoles.

[4] El término "vasallo" significaba originalmente la obligación voluntaria de un hombre de servir a su señor, su duque o príncipe, es decir, era una expresión de lealtad y apoyo mutuo, como el principio de soberanía. Hoy en día, el término "vasallaje" tiene un matiz más negativo y designa una especie de vínculo involuntario entre un país y otro más poderoso. (Nota del editor)

[5]El propio Dugin diferencia entre ambos conceptos y sus respectivos sujetos -el Estado en el caso del fascismo, la raza en el caso del nazismo-, pero reconoce su matriz ideológica común de nacionalismo, militarismo, colectivismo y culto al líder.

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS

¡NOVEDAD!

El Tiempo por Meteoblue